ES­TA SE­MA­NA SE HA­BLÓ

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR Tany Pal­ma

PER­DÓN NOT PER­DÓN. El Pa­pa fue el gran pro­ta­go­nis­ta de los úl­ti­mos días pe­ro su pa­so de­jó sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. Por una par­te, se­gún los pe­rio­dis­tas que lo acom­pa­ñan ha­bi­tual­men­te en es­tas vi­si­tas, en Chi­le hu­bo me­nos en­tu­sias­mo que en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos an­te su pre­sen­cia. Por otra, las de­nun­cias de abu­so se­xual que ha en­fren­ta­do la Igle­sia fue­ron te­ma per­ma­nen­te. En su pri­me­ra ac­ti­vi­dad en La Mo­ne­da el pon­tí­fi­ce sor­pren­dió a to­dos con una de­cla­ra­ción que fue aplau­di­da por los asis­ten­tes: “No pue­do de­jar de ex­pre­sar el do­lor y la ver­güen­za por el da­ño irre­pa­ra­ble cau­sa­do a ni­ños por par­te de mi­nis­tros de la Igle­sia. Es jus­to pe­dir per­dón”. Dos ho­ras más tar­de, su pri­me­ra ac­ti­vi­dad ma­si­va en el Par­que O’Hig­gins, tu­vo un in­vi­ta­do es­pe­cial: el obis­po de Osorno, Juan Ba­rros, ob­je­ta­do por va­rios sec­to­res por­que era muy cer­cano a Fer­nan­do Ka­ra­di­ma. “El Pa­pa me dio pa­la­bras de áni­mo. Fue­ron de apo­yo y ca­ri­ño”, ex­pli­có él a los me­dios a la par que Juan Car­los Cruz de­nun­cia­ba que el obis­po fue tes­ti­go de los abu­sos de lo que él fue víc­ti­ma. Lue­go se su­po que Ber­go­glio se ha­bía reuni­do con al­gu­nas víc­ti­mas pri­va­da­men­te, un ges­to que fue va­lo­ra­do, pe­ro po­co an­tes de par­tir a Pe­rú el Pa­pa vol­vió a in­cen­diar la pra­de­ra al de­fen­der a Ba­rros: “No hay una so­la prue­ba en con­tra, to­do es ca­lum­nia”, di­jo.

LLA­MA­DO DE EMER­GEN­CIA. Fo­tos­fa­mi­lia­res, de sus hi­jos dis­fra­za­dos o en si­tua­cio­nes do­més­ti­cas pu­bli­ca­ban se­ma­nal­men­te Da­vid Tur­pin y Loui­se, su mu­jer, en Fa­ce­book. Na­die en el ba­rrio ubi­ca­do en Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia, ima­gi­nó que la pa­re­ja, que ha­bla­ba con ca­ri­ño so­bre sus hi­jos cuan­do se los en­con­tra­ban en la ca­lle, te­nía a los 13 ni­ños se­cues­tra­dos en su pro­pia ca­sa. Una de las hi­jas, de 17 años, lo­gró ac­ce­der a un te­lé­fono y de­nun­ciar­los. El ca­so tie­ne va­rias ver­sio­nes que se com­par­ten en Twit­ter con es­tu­por e in­cre­du­li­dad. “Es­ta his­to­ria es ra­rí­si­ma y no cua­dra na­da de lo que pu­bli­can los me­dios”, di­jo uno de los usua­rios ci­tan­do la no­ta que es­cri­bió

El País de Es­pa­ña.

NO ES LO QUE PA­RE­CE. Ni las trans­mi­sio­nes pa­pa­les inin­te­rrum­pi­das fue­ron su­fi­cien­te pa­ra apa­gar la te­le­se­rie de la se­ma­na, que se pro­du­jo en lu­gar me­nos pen­sa­do: el Ban­co Mun­dial. Paul Ro­mer, el eco­no­mis­ta je­fe de ese or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, di­jo que el ran­king de com­pe­ti­ti­vi­dad de la ins­ti­tu­ción ha­bía per­ju­di­ca­do de­li­be­ra­da­men­te a Chi­le y no des­car­tó que hu­bie­ra in­ten­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca. La pre­si­den­ta Ba­che­let di­jo al res­pec­to que la re­ve­la­ción da­ña la cre­di­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción, Ra­fael Co­rrea, ex pre­si­den­te de Ecua­dor, es­cri­bió que la no­ti­cia era “muy gra­ve”, y el dia­rio El País lle­vó la no­ti­cia en por­ta­da ba­jo el tí­tu­lo “Ban­co Mun­dial ad­mi­te que al­te­ró da­tos con­tra el go­bierno de Ba­che­let”. Días des­pués, y una vez que el or­ga­nis­mo lo des­min­tie­ra a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, Ro­mer se arre­pin­tió a tra­vés de una mi­si­va pu­bli­ca­da en su blog que de­cía, en uno de sus pá­rra­fos, que que­ría dis­cul­par­se “per­so­nal­men­te con Chi­le y cual­quier otro país don­de ha­ya­mos trans­mi­ti­do una im­pre­sión equi­vo­ca­da”. Pe­se a que fue in­ter­pe­la­do en las re­des so­cia­les, el fu­tu­ro pre­si­den­te, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, no se pro­nun­ció has­ta que Ro­mer se des­di­jo, y a tra­vés de su cuen­ta en Twit­ter el pre­si­den­te elec­to cri­ti­có la irres­pon­sa­bi­li­dad del eco­no­mis­ta je­fe y pi­dió san­ción del Ban­co Mun­dial.

CHISTOSITOS. Otro he­cho que pro­vo­có con­mo­ción fue la re­pen­ti­na muer­te de la vo­ca­lis­ta de la ban­da ir­lan­de­sa The Cran­be­rries Do­lo­res O’Rior­dan –to­da­vía se in­ves­ti­gan los mo­ti­vos-, a sus 46 años. El dia­rio Me­xi­cano Me­tro, de­di­ca­do a cu­brir te­mas de farándula y cró­ni­ca ro­ja de su país, qui­so des­ta­car la la­men­ta­ble no­ti­cia en su por­ta­da ba­jo el ti­tu­lar “Ya es Zom­bie”, ha­cien­do re­fe­ren­cia a una de las can­cio­nes más co­no­ci­das de la ban­da. La por­ta­da re­co­rrió el mun­do y fue con­si­de­ra­da “una fal­ta de res­pe­to” y “des­ubi­ca­da”, se­gún se­ña­la­ron in­dig­na­dos los fa­ná­ti­cos en re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.