Ra­món Navarro

LA CRU­ZA­DA DEL SUR­FIS­TA

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR JO­SÉ MI­GUEL JA­QUE

Son las 10 de la ma­ña­na del sábado. Unos 25 sur­fis­tas afi­cio­na­dos lle­gan al mi­ra­dor de Pun­ta de Lo­bos, en Pi­chi­le­mu, pa­ra par­ti­ci­par en una ac­ti­vi­dad de lim­pie­za del lu­gar, que tie­ne la me­jor vis­ta de los al­re­de­do­res y al que mu­cha gen­te va pa­ra to­mar­se fo­tos y ver a los sur­fis­tas en ac­ción. Con una ca­ja de car­tón ba­jo el bra­zo y guan­tes de plás­ti­co por si en­cuen­tran al­gu­na sor­pre­sa des­agra­da­ble, los vo­lun­ta­rios se dis­per­san en­tre los tu­ris­tas por los ca­mi­nos y las ro­cas re­co­gien­do co­li­llas de ci­ga­rros, bo­te­llas y mu­cho des­per­di­cio de plás­ti­co, co­mo bol­sas y en­vol­to­rios de dul­ces. El pri­me­ro que des­apa­re­ce por los acan­ti­la­dos es Ra­món Navarro.

El plás­ti­co que lle­ga al mar es uno de los te­mas que le qui­tan el sue­ño al má­xi­mo ex­po­nen­te del surf na­cio­nal, de 38 años. Anual­men­te, ocho mi­llo­nes de to­ne­la­das de es­te ma­te­rial lle­gan al océano afec­tan­do a las es­pe­cies de los eco­sis­te­mas ma­ri­nos. “Cuan­do sal­go del agua veo que es­tá lleno de plás­ti­co, ca­mino por el bor­de cos­te­ro y es un ver­te­de­ro, y los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles son las per­so­nas”, di­ce Navarro, pa­ra quien el pro­ble­ma es re­fle­jo de la fal­ta de cul­tu­ra: “La gen­te tie­ne que en­ten­der que si de­jas plás­ti­co en la pla­ya se lo pue­de co­mer un pez o una tor­tu­ga, que lo con­fun­den con me­du­sas, y al fi­nal ese ci­clo ter­mi­na en uno mis­mo”, ase­gu­ra.

Es­te ti­po de con­ta­mi­na­ción no só­lo afec­ta a las es­pe­cies más chi­cas. Re­cuer­da una vez que los pes­ca­do­res le avi­sa­ron que cer­ca de su bote ha­bía una ba­lle­na en­re­da­da en ma­llas de pes­ca. Tra­ta­ron de ayu­dar­la pe­ro te­mían que el ce­tá­ceo les die­ra vuel­ta el bote. Navarro par­tió con un cu­chi­llo en la mano. Co­mo sa­be bu­cear des­de ni­ño y lo hi­zo va­rias ve­ces al la­do de ba­lle­nas, no tu­vo una piz­ca de mie­do. Cuan­do es­ta­ba a me­tros de la so­ga sa­có el cu­chi­llo pa­ra cor­tar­la, pe­ro la ba­lle­na dio un co­le­ta­zo y se hun­dió. Des­co­lo­ca­do por esa reac­ción, lo in­ten­tó otra vez, pe­ro el ani­mal no se de­jó ayu­dar. Frus­tra­do, desis­tió. Cuan­do lle­gó a su ca­sa bus­có vi­deos de res­ca­te de ba­lle­nas en la mis­ma si­tua­ción. “Tie­nes que te­ner un pa­lo lar­go con un cu­chi­llo en la pun­ta, y cuan­do cor­tas dos so­gas ella en­tien- de que la quie­res ayu­dar”, di­ce co­mo un ni­ño emo­cio­na­do por apren­der al­go nue­vo. Esa vez, su aventura con­tra el plás­ti­co no tu­vo el exi­to que es­pe­ra­ba, pe­ro la vi­da da re­van­chas.

En oc­tu­bre pa­sa­do, el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Mar­ce­lo Me­na, lo lla­mó pa­ra con­tar­le que la ce­re­mo­nia en que la Pre­si­den­ta Ba­che­let fir­ma­ría el pro­yec­to de ley que prohí­be las bol­sas plás­ti­cas en las 102 co­mu­nas cos­te­ras se­ría en el mi­ra­dor de Pun­ta de Lo­bos co­mo una for­ma de re­co­no­cer el tra­ba­jo que él ha li­de­ra­do ahí. “Que­dé pa­ra aden­tro”, di­ce. “Que eli­gie­ran Pun­ta de Lo­bos sin ha­ber he­cho nin­gún

lobby es un or­gu­llo gi­gan­te y ha­bla muy bien de lo que es­ta­mos ha­cien­do”. Esa día, Navarro dio un dis­cur­so y fue el an­fi­trión.

“Fue un sue­ño he­cho reali­dad por lo que sig­ni­fi­ca Pun­ta de Lo­bos pa­ra mí. Apar­te del surf, de las olas y del lu­gar mis­mo, acá es­tán mis raí­ces”. Su pa­pá y su abue­lo se ins­ta­la­ron co­mo pes­ca­do­res en ese lu­gar en los años 60 y mu­cho an­tes que eso, la fa­mi­lia de su ma­má ya tra­ba­ja­ba en el con­ven­to de mon­jes que se cons­tru­yó en ese lu­gar por 1920. “Los pri­me­ros re­cuer­dos que ten­go son de Pun­ta de Lo­bos”, di­ce, y por eso es­tá em­pe­ña­do en pro­te­ger­lo.

En esa ta­rea ha tra­ba­ja­do en los úl­ti­mos años y en no­viem­bre pa­sa­do, la Fun­da­ción Pun­ta de Lo­bos, de la cual es uno de los directores, ce­le­bró la com­pra a pri­va­dos de más de dos hec­tá­reas en el mi­ra­dor pa­ra evi­tar que se ins­ta­len pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios y pre­ser­var el bor­de cos­te­ro del acan­ti­la­do. Navarro ase­gu­ra que la cons­truc­ción de seis ca­ba­ñas con es­ta­cio­na­mien­tos sub­te­rrá­neos en ese lu­gar era inminente. Des­pués de bus­car apo­yo por to­dos la­dos sin te­ner res­pues­ta, un mi­nis­tro le dio un con­se­jo: “No hay una fi­gu­ra le­gal que te sir­va por­que es pri­va­do. Si quie­res pro­te­ger­lo, cóm­pra­lo”.

Él mis­mo con­tac­tó a Yvon Choui­nard, el em­pre­sa­rio am­bien­ta­lis­ta due­ño de la mar­ca Pa­ta­go­nia –de la cual se con­vir­tió en em­ba­ja­dor tiem­po des­pués-, pa­ra pe­dir­le que se in­vo­lu­cra­ra. El do­cu­men­tal El hi­jo del pes­ca­dor, que re­la­ta su vi­da, fue par­te de la es­tra­te­gia pa­ra dar a co­no­cer el pro­ble­ma y re­cau­dar fon­dos. Pa­ta­go­nia apor­tó ca­si la mi­tad de los 600 mi­llo­nes de pe­sos que cos­tó el te­rreno y el res­to de los fon­dos vi­nie­ron de do­na­cio­nes. En­tre los in­vi­ta­dos a esa ce­re­mo­nia es­tu­vo el can­tau­tor y sur­fis­ta ha­waiano Jack John­son, a quien co­no­ció

sur­fean­do y hoy es su ami­go.

¿Te re­co­no­ces co­mo un lí­der me­dioam­bien­tal?

No... no creo. Soy apa­sio­na­do por el me­dioam­bien­te, pe­ro no sé si un lí­der. No he es­tu­dia­do, no me sé las le­yes; has­ta el mo­men­to he he­cho las co­sas por con­vic­ción y he ido apren­dien­do en el ca­mino. Soy un de­por­tis­ta que al­za su voz por lo que cree.

Pe­ro hay gen­te que sí lo ve co­mo un lí­der. Por ejem­plo, Navarro es em­ba­ja­dor de Sa­ve the Wa­ves, ONG in­ter­na­cio­nal que bus­ca pro­te­ger las olas en dis­tin­tas par­tes del mun­do y que el surf sea un ins­tru­men­to pa­ra la con­ser­va­ción cos­te­ra. Su­ma­do a eso, en 2016 fue re­co­no­ci­do por la co­mu­ni­dad mun­dial del surf co­mo el “am­bien­ta­lis­ta del año” por su cam­pa­ña en Pun­ta de Lo­bos. Y Ja­son McCaf­frey, di­rec­tor de Surf de Pa­ta­go­nia, di­ce de él: “Ra­món re­pre­sen­ta los va­lo­res que nos es­for­za­mos por pro­mo­ver. Es una per­so­na con un com­pro­mi­so in­que­bran­ta­ble por la pro­tec­ción de las cos­tas chi­le­nas y es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de lo que ha lo­gra­do en Pun­ta de Lo­bos”.

Res­pon­de Navarro: “Pue­de ser que el res­to lo vea y yo no. Es que ha si­do tan di­fí­cil pe­lear por te­mas me­dioam­bien­ta­les

en Chi­le, sobre to­do en Pi­chi­le­mu, que cues­ta creér­se­la”. ¿Por qué fue tan di­fí­cil?

Ha­bía gen­te del pue­blo que no creía que es­tá­ba­mos jun­tan­do pla­ta pa­ra com­prar un te­rreno pa­ra des­pués do­nar­lo. “Es­tás lo­co, eso no exis­te”, te di­cen y creen que te vas a de­jar la pla­ta pa­ra ti. Sí, exis­te y eso es­ta­mos ha­cien­do. El pri­mer día que em­pe­cé a tra­ba­jar en la Fun­da­ción di­je que no que­ría un pe­so.

En es­tas pe­leas por el me­dioam­bien­te, ¿has ga­na­do más ami­gos o enemi­gos?

Más y bue­nos ami­gos. Kris­ti­ne Tomp­kins es una. Ella me de­cía: “Nun­ca pien­ses que lo es­tás ha­cien­do por la gen­te, haz­lo por­que de ver­dad quie­res ha­cer­lo y no es­pe­res re­co­no­ci­mien­to”. Ellos lo pa­sa­ron muy mal cuan­do hi­cie­ron su pro­yec­to en Pu­ma­lín. Otro ami­go es Yvon Choui­nard, fun­da­dor y due­ño de Pa­ta­go­nia. Si lo co­no­cie­ras te da­ría or­gu­llo ver a un em­pre­sa­rio así. El vie­jo tie­ne un au­to ca­rre­tea­do, an­da con una chom­ba to­da ro­ta y su pa­sión es pes­car, sur­fear, es­ca­lar y tra­tar de ha­cer en­ten­der al mun­do las cau­sas me­dioam­bien­ta­les. ¿Te ves re­fle­ja­do en él?

Mu­cho. Ese es­ti­lo de vi­da es im­pre­sio­nan­te. De­be ser de las per­so­nas más ricas de Es­ta­dos Uni­dos y vi­ve en una ca­sa su­per pio­la, con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos, tie­ne una cha­cri­ta, su huer­ta y le in­tere­sa vi­vir la vi­da, go­zar­la y ayu­dar a cau­sas me­dioam­bien­ta­les. ¿Qué has apren­di­do des­de que te in­vo­lu­cras­te en es­tos te­mas?

Que la res­pon­sa­bi­li­dad y el cam­bio tie­nen que par­tir con uno. La edu­ca­ción es cla­ve. Ca­da vez que ten­go la opor­tu­ni­dad de ha­cer char­las a los ni­ños, los en­gan­cho con el te­ma del surf y des­pués les di­go “ya, va­mos a lim­piar la pla­ya”. Ahí les co­men­to el te­ma del plás­ti­co.

Vi­vir del mar Ra­món es de una fa­mi­lia de pes­ca­do­res, bu­zos y al­gue­ros, y en sus re­cuer­dos de in­fan­cia se ve acom­pa­ñan­do a su pa­pá a pes­car dur­mien­do en ru­cos, que son re­fu­gios de ma­de­ra im­pro­vi­sa­dos. “La vi­da del pes­ca­dor ar­te­sa­nal te en­se­ña el res­pe­to al mar, que el mar po­ne los lí­mi­tes, no tú. Lo mis­mo pa­sa en el surf”, di­ce él.

Cuan­do era chi­co que­ría ser bu­zo y pes­ca­dor, igual que su pa­pá, pe­ro él le re­pe­tía que era un tra­ba­jo muy

sa­cri­fi­ca­do y ya en esos años le ad­ver­tía que los re­cur­sos ma­ri­nos se es­ta­ban ago­tan­do. Su pa­pá, co­mo cual­quie­ra de esa épo­ca, so­ña­ba a su hi­jo con un tí­tu­lo ba­jo el bra­zo y tra­ba­jan­do en San­tia­go con terno y cor­ba­ta. Él le res­pon­día: “Vie­jo, no hay una vi­da me­jor que la que tie­nes tú pes­can­do, bu­cean­do y sa­can­do co­cha­yu­yo; co­nec­ta­do con la na­tu­ra­le­za. Eso no me lo va a dar una ca­rre­ra”. Su ren­di­mien­to es­co­lar tam­po­co ayu­da­ba a cum­plir el des­tino que que­ría su pa­dre. “Era un ni­ño pro­ble­ma, co­mo di­cen en los co­le­gios”, re­cuer­da. In­quie­to y ener­gé­ti­co, lo echa­ron de tres co­le­gios has­ta que co­no­ció el surf y em­pe­zó a le­van­tar­se a las seis de la ma­ña­na pa­ra ir a me­ter­se al mar. A las ocho y cuar­to es­ta­ba en el co­le­gio con el pe­lo sa­la­do, pe­ro sin ener­gía pa­ra por­tar­se mal.

Ra­món em­pe­zó a sur­fear a los 13 años cuan­do ese de­por­te era un pa­sa­tiem­po de grin­gos y de cui­cos san­tia­gui­nos, y no go­za­ba de bue­na repu­tación en Pi­chi­le­mu, un pue­blo de pes­ca­do­res que veía lle­gar a jó­ve­nes a ca­rre­tear y fu­mar ma­rihua­na. Que su pa­pá le com­pra­ra una ta­bla pa­ra sur­fear era una uto­pía, pe­ro se las in­ge­nió con la de ami­gos y un pri­mo que se que­da­ba en su ca­sa. ¿Qué te gus­tó del surf?

Que te des­co­nec­tas to­tal­men­te. Tie­nes que en­ten­der el mar o te sa­ca no­más, y co­mo me crié en el agua lo en­ten­día bien. Me acuer­do has­ta el día de hoy de la pri­me­ra vez que me pa­ré en una ola y vi el agua pa­san­do por el la­do... que­dé lo­co.

Re­cuer­da que una vez la di­rec­to­ra de un co­le­gio le di­jo: “Vas a ter­mi­nar sien­do un bo­rra­cho de las es­qui­nas co­mo tus tíos, es­tás pu­ro per­dien­do el tiem­po con el surf”. Hoy, fa­mo­so y rea­li­za­do, no tie­ne ga­nas de man­dar­le re­ca­dos. “Uno no pue­de cul­par a al­guien si su vi­sión del mun­do lle­ga has­ta ahí no­más. Pa­ra ha­cer cam­bios y rom­per ba­rre­ras tie­nes que ser vi­sio­na­rio y ca­be­za du­ra. Es ver­dad que en ese tiem­po el surf, co­mo de­por­te al que de­di­car­se, no exis­tía, pe­ro si me que­da­ba só­lo con las co­sas que me ti­ra­ban pa­ra aba­jo nun­ca hu­bie­ra lle­ga­do has­ta acá. Yo le de­cía a mi vie­jo que que­ría ser sur­fis­ta pro­fe­sio­nal por­que lo ha­bía vis­to en Ha­wái, y él me de­cía: ‘Ya, pe­ro co­mo quién quie­res ser en Chi­le, nóm­bra­me uno’. Yo le res­pon­día que no ha­bía nin­guno, pe­ro que yo iba a ser el pri­me­ro”.

¿Qué pien­sas de eso hoy?

Sien­to or­gu­llo de ha­ber si­do un ca­be­za du­ra y de creer en mis idea­les pa­ra lle­gar don­de es­toy. Na­die vi­vía del surf, pe­ro in­ven­té una ca­rre­ra que no exis­tía, vi­vo de mi pa­sión y man­ten­go a mi fa­mi­lia con es­to. Hoy pue­do de­cir: la hi­ce.

¿De qué ma­ne­ra el surf pue­de ser un vehícu­lo pa­ra cui­dar el pla­ne­ta?

El surf es uno de los po­cos deportes que te co­nec­ta con la na­tu­ra­le­za de ma­ne­ra tan per­so­nal. Cuan­do es­tás en el agua es el mar, las olas, las co­rrien­tes y tú. Tie­nes que apren­der bien có­mo se for­ma una ola o qué su­ce­de pa­ra eso, uno tie­ne que lle­gar a una lec­tu­ra su­per pro­fun­da del mar pa­ra aga­rrar una ola. Son años de ex­pe­rien­cia y de co­no­ci­mien­to que te lle­van a amar el mar.

Ra­món le dio en el gus­to a su pa­pá y es­tu­dió co­ci­na in­ter­na­cio­nal pen­san­do en que si no le re­sul­ta­ba con el surf po­día com­ple­men­tar su pa­sión con su tra­ba­jo. Es­tá em­pa­re­ja­do des­de ha­ce 11 años con Pa­lo­ma Bal­ma­ce­da y con ella son pa­dres de Inti, de sie­te años, ener­gé­ti­co co­mo su pa­pá. Jun­tos van a sur­fear, a bu­cear y a pes­car. “Él sa­be más que yo de re­ci­cla­je, de ca­len­ta­mien­to glo­bal, de ba­lle­nas...”.

Su con­cien­cia me­dioam­bien­tal des­per­tó con los pri­me­ros via­jes a Ha­wái a sur­fear. “Allá en­tien­den que cui­dar el en­torno es un apor­te a la economía”, di­ce. Esa is­la es es­pe­cial pa­ra él por­que en 2009 pa­só a la his­to­ria par­ti­ci­pan­do en la mí­ti­ca com­pe­ti­ción Ed­die Ai­kau al to­mar una ola de 10 me­tros, la más gran­de del cer­ta­men.

La pri­me­ra pe­lea en ese ám­bi­to la dio ha­ce 10 años por la cons­truc­ción de un desagüe que ver­te­ría aguas ser­vi­das en el sec­tor de La Pun­ti­lla, el fo­co del surf en Pi­chi­le­mu. “Nos iba a afec­tar co­mo ciu­da­da­nos, no só­lo a los sur­fis­tas, tam­bién a los pes­ca­do­res y a los tu­ris­tas. Hoy es co­sa de bus­car en Goo­gle pa­ra sa­ber có­mo ha­cer una plan­ta de tra­ta­mien­to de agua. No es des­cu­brir la rue­da ni pe­lear por cual­quier co­sa, es ver pa­ra dón­de va el mun­do”.

Ra­món di­ce que las cos­tas de la Sex­ta Re­gión aún es­tán fue­ra de la ame­na­za de in­dus­trias con­ta­mi­nan­tes, co­mo la mi­ne­ría o la ce­lu­lo­sa, pe­ro le mo­les­tan las res­tric­cio­nes pa­ra ac­ce­der a las pla­yas de la zona. Ex­pli­ca que a los pes­ca­do­res se les ha­ce ca­da vez más di­fí­cil lle­gar a lu­ga­res don­de tra­ba­ja­ron to­da su vi­da.

“Hay mu­chos sec­to­res de Chi­le don­de tie­nen que es­tar men­di­gan­do que los de­jen pa­sar por­que la ma­yor par­te de la cos­ta es pri­va­da”.

Ha­cien­do un ma­pa ima­gi­na­rio con sus ma­nos, di­ce que des­de Cahuil has­ta Bu­ca­le­mu no hay nin­gún ac­ce­so público a las pla­yas, lo mis­mo des­de Pun­ta de Lo­bos has­ta Li­tue­che, y só­lo ha­ce un par de se­ma­nas la gen­te de esa lo­ca­li­dad ga­nó un jui­cio pa­ra que se abrie­ra el ac­ce­so al bor­de cos­te­ro de To­po­cal­ma. Si bien exis­te una nor­ma­ti­va que ga­ran­ti­za el ac­ce­so a pla­yas, és­ta “no di­ce có­mo, en­ton­ces, te po­nen un por­tón diez kilómetros arri­ba y te di­cen ‘cla­ro, pa­se, ca­mi­ne a la pla­ya, pe­ro no pue­de en­trar en au­to’. Un pes­ca­dor no pue­de ca­mi­nar 10 kilómetros con un sa­co de ma­ris­cos o de co­cha­yu­yo, y el pro­ble­ma no es só­lo en es­ta re­gión. La ley se pi­sa la co­la”. ¿Qué te pa­re­ce la re­la­ción de los chi­le­nos con el mar?

Nu­la. Irres­pon­sa­ble. Creo que no hay una cul­tu­ra de mar en Chi­le y sal­vo los pes­ca­do­res y la gen­te de pue­blo, el res­to mira el mar só­lo en el ve­rano pa­ra ir a la pla­ya. El mar en Chi­le es un ba­su­re­ro o una fuen­te de pro­ve­cho eco­nó­mi­co. ¿Qué se­ría pa­ra ti te­ner una cul­tu­ra de mar?

Com­pren­der que si de­jas plás­ti­co en la pla­ya se lo pue­de co­mer un pez. En­ten­der y res­pe­tar el mar. Un ejem­plo que siem­pre pon­go es el tsu­na­mi del 2010, que des­tru­yó to­do aun­que no fue tan fuer­te co­mo ha pa­sa­do en otros lu­ga­res. A los me­ses des­pués se vol­vió a cons­truir en el mis­mo lu­gar por don­de pa­só el tsu­na­mi. Eso te di­ce que hay ce­ro res­pe­to al mar y ce­ro apren­di­za­je. Oja­lá al­gún día la gen­te en­tien­da lo im­por­tan­te que es cui­dar­lo y res­pe­tar­lo.

Son las 11 y me­dia de la ma­ña­na y el mi­ra­dor de Pun­ta de Lo­bos es­tá más lim­pio que una ho­ra an­tes. Dos bol­sas ama­ri­llas re­ple­tas de ba­su­ra re­sul­ta­ron de la ope­ra­ción lim­pie­za. Ra­món agra­de­ce la par­ti­ci­pa­ción a los sur­fis­tas y les re­cuer­da que hay que cui­dar el mar, mien­tras al­gu­nos co­men­tan las co­chi­na­das con las que se to­pa­ron. Él, en cam­bio, sa­ca de su bol­si­llo al­go que en­con­tró en­tre las ro­cas pa­ra mos­trar­lo. Es un bi­lle­te de mil pe­sos al­go gas­ta­do. Ra­món son­ríe por la re­com­pen­sa del mar.T

Soy apa­sio­na­do por el me­dioam­bien­te, pe­ro no sé si un lí­der. No he es­tu­dia­do, no me sé las le­yes; has­ta el mo­men­to he he­cho las co­sas por con­vic­ción y he ido apren­dien­do en el ca­mino”.

EL CAN­TAU­TOR Y SUR­FIS­TA JACK JOHN­SON PAR­TI­CI­PÓ

EN LA CE­RE­MO­NIA DE EN­TRE­GA DE TIE­RRAS DEL MI­RA­DOR EN PUN­TA DE LO­BOS.

NAVARRO LLE­VA MÁS DE 20 AÑOS COM­PI­TIEN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.