EL HOM­BRE IN­COM­BUS­TI­BLE

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR An­drés Benítez

Vi­si­ta con fre­cuen­cia Chi­le. Pe­ro en vez de ser un hom­bre re­pe­ti­ti­vo, ca­da vez nos sor­pren­de con al­go. A ve­ces, una fra­se, un co­men­ta­rio; otras, una lec­tu­ra obli­ga­da o una his­to­ria de las mi­les que ha vi­vi­do en sus 82 en­vi­dia­bles años. Por­que Ma­rio Var­gas Llo­sa es lo más cer­cano a la fi­gu­ra de un hom­bre in­com­bus­ti­ble. Pa­san y pa­san los años, y su fuer­za y ta­len­to pa­re­cen in­tac­tos.

Se po­dría de­cir que el es­cri­tor ha es­ta­do pre­sen­te en ca­si cual­quier even­to y ha te­ni­do con­tac­to con ca­si cual­quier per­so­na que ha­ya he­cho his­to­ria en el úl­ti­mo me­dio si­glo en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na. Su jo­ven amis­tad con Fidel en los pri­me­ros años de la re­vo­lu­ción, has­ta su pos­te­rior ad­mi­ra­ción ha­cia Mar­ga­ret That­cher, con quien par­ti­ci­pa­ba de co­mi­das con in­te­lec­tua­les del pe­so de Ha­yek, Isaiah Berlin y Hugh Tho­mas. O cuan­do lle­gó a Pa­rís don­de se co­deó con fi­gu­ras co­mo Sar­tre y Si­mo­ne de Beau­voir. Pa­ra qué ha­blar de sus idas y ve­ni­das con Gar­cía Már­quez, Ne­ru­da y Car­pen­tier, en­tre mu­chos otros.

Pe­ro el tiem­po no ha pa­sa­do en vano. Y el Var­gas

Llo­sa del úl­ti­mo tiem­po pa­re­ce más en­fo­ca­do en sus ob­se­sio­nes: la li­ber­tad y la pa­sión por la lec­tu­ra.

Son sus dos ca­ba­llos de ba­ta­lla, de los cua­les nun­ca se sa­le. Pue­de cam­biar el guión, pe­ro la his­to­ria es siem­pre la mis­ma.

Por la li­ber­tad, el hom­bre no da tre­gua. Si bien es cla­ro en ar­gu­men­tar que el li­be­ra­lis­mo no es una ideo­lo­gía, sí se an­cla en ideas muy cla­ras. La más po­de­ro­sa, la de­mo­cra­cia. Por eso, du­ran­te su vi­si­ta a Chi­le es­ta se­ma­na, fue muy du­ro cuan­do le pre­gun­ta­ron si era po­si­ble ele­gir en­tre una dic­ta­du­ra y un mal go­bierno. Ahí, el hom­bre no va­ci­ló en su­bir el tono de voz y de­cir que no acep­ta­ba la pre­gun­ta. “To­das la dic­ta­du­ras son ma­las y pe­li­gro­sas”, sen­ten­ció, sin dar pie a ré­pli­ca al­gu­na.

Y es que Var­gas Llo­sa in­co­mo­da no só­lo a la iz­quier­da, sino tam­bién a cier­tos sec­to­res de de­re­cha con­ser­va­do­res, a los que an­tes tra­tó de ca­ver­na­rios por no apo­yar la ley de abor­to en tres cau­sa­les, fra­se que in­clu­so le sig­ni­fi­có una dispu­ta con su ami­go, el pre­si­den­te Pi­ñe­ra.

Pe­ro el hom­bre no se inmuta. Lo su­yo es la ba­ta­lla de las ideas. Y eso sig­ni­fi­ca dis­cu­tir, di­sen­tir y, si es ne­ce­sa­rio, ene­mis­tar­se, in­clu­so con la de­re­cha po­lí­ti­ca.

“Lo que pa­sa es que ser li­be­ral no es ser de de­re­cha”, di­ce sin com­ple­jos. La esen­cia es otra: “Un li­be­ral de ver­dad cree que el pro­gre­so es­tá en el fu­tu­ro. Un con­ser­va­dor, en cam­bio, só­lo quie­re man­te­ner el pa­sa­do, la so­cie­dad de cla­ses, que al fi­nal no es otra co­sa que su es­ta­tus”.

En­ton­ces: ¿quién quie­re ser li­be­ral?

VAR­GAS LLO­SA NO SE INMUTA. LO SU­YO ES LA BA­TA­LLA DE LAS IDEAS. Y ESO SIG­NI­FI­CA DIS­CU­TIR, DI­SEN­TIR Y, SI ES NE­CE­SA­RIO, ENE­MIS­TAR­SE, IN­CLU­SO CON LA DE­RE­CHA PO­LÍ­TI­CA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.