CLU­BES DE TOBY FE­MI­NIS­TAS

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR NOE­LIA ZUNINO ERLAUER

Sin cer­ve­zas, fút­bol ni chis­tes de do­ble sen­ti­do. Des­de ha­ce dos me­ses, co­mo res­pues­ta a la ola fe­mi­nis­ta que se ha he­cho sen­tir en el país, in­ter­pe­la­dos por esa con­tin­gen­cia, dis­tin­tos gru­pos de hom­bres se reúnen a pen­sar en con­jun­to so­bre su mas­cu­li­ni­dad. Mu­chas ve­ces son se­sio­nes cru­das. Hay des­de universitarios que se or­ga­ni­zan so­los has­ta co­lec­ti­vos que exis­ten des­de ha­ce unos años y que aho­ra vi­ven su me­jor mo­men­to.

Son 15 es­tu­dian­tes de In­ge­nie­ría, to­dos hom­bres, reuni­dos en una sa­la de una uni­ver­si­dad de Con­cep­ción. De pron­to, uno de ellos rom­pe la cal­ma. -¡Con­cha de su ma­dre! -ex­cla­ma. El guía del gru­po lo em­pla­za: -Me gus­ta­ría que ex­pli­ca­ras por qué di­jis­te eso.

De fon­do se oyen ri­sas ner­vio­sas. Luego un breve silencio.

-Pu­cha, es que es­toy me­dio ner­vio­so… Es muy vio­len­to es­to. Me ten­go que po­ner des­de el pun­to de vis­ta del hom­bre que bus­ca una mu­jer “vio­la­ble”.

-Cuan­do sa­lie­ron a ca­rre­tear, ¿qué fuis­te a bus­car? Fuis­te a bus­car una mi­na pa­ra co­mer­te y, si da la pa­sa­da, pa­sar la no­che. La­men­ta­ble­men­te, to­dos ha­ce­mos eso -agre­ga otro com­pa­ñe­ro.

El que li­de­ra la ac­ti­vi­dad vuel­ve a to­mar la pa­la­bra. Es nor­mal, di­ce, que los hom­bres se sor­pren­dan de sus pro­pios ac­tos cuan­do re­fle­xio­nan so­bre su ac­tuar y to­can cier­tos con­cep­tos. En la pi­za­rra hay es­cri­tos al­gu­nos: ma­chis­mo, mas­cu­li­ni­dad, aco­so, abu­so, vio­len­cia.

To­dos es­tos es­tu­dian­tes par­ti­ci­pan de un ta­ller pa­ra des­cu­brir qué ac­ti­tu­des ma­chis­tas tienen arrai­ga­das en sus vi­das. Ya han sa­li­do al­gu­nas: la fal­ta de res­pe­to ha­cia la mu­jer al com­par­tir por­no­gra­fía en sus gru­pos de What­sApp o có­mo só­lo por ser hom­bres tienen me­jo­res suel­dos. La con­ver­sa­ción se pa­sea tam­bién por lo que con­si­de­ran “una edu­ca­ción se­xis­ta” o el aco­so que se da en uni­ver­si­da­des y en es­pa­cios de tra­ba­jo.

En es­ta char­la abun­dan te­má­ti­cas y con­cep­tos fe­mi­nis­tas, pe­ro fal­tan mu­je­res. Cla­ro: es un even­to or­ga­ni­za­do por y pa­ra hom­bres.

Es­te es un fe­nó­meno in­ci­pien­te que ha ex­pe­ri­men­ta­do un cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo en los úl­ti­mos 60 días, des­de que la lla­ma­da “ola fe­mi­nis­ta” co­bró fuer­za con la mo­vi­li­za­ción de uni­ver­si­da­des en to­do el país. Fue ahí que al­gu­nos hom­bres -prin­ci­pal­men­te es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les re­cién egre­sa­dos­se vie­ron in­ter­pe­la­dos fren­te a las denuncias de abu­so y aco­so de alum­nas ha­cia pro­fe­so­res y com­pa­ñe­ros. A eso se su­ma­ron las to­mas se­pa­ra­tis­tas, que los de­ja­ron al mar­gen. En­ton­ces op­ta­ron por sen­tar­se a pen­sar y ar­mar es­pa­cios pro­pios de re­fle­xión.

“Es al­go que se ha da­do en hom­bres con más es­co­la­ri­dad y co­nec­ta­dos con mo­vi­mien­tos so­cia­les. Mar­ca­dos por la in­ter­pe­la­ción y un cam­bio cul­tu­ral, don­de ha ha­bi­do un avan­ce en los de­re­chos de la mu­jer a ni­vel in­ter­na­cio­nal”, ex­pli­ca el si­có­lo­go y di­rec­tor de la Fundación EME, Fran­cis­co Agua­yo, re­co­no­ci­do por su investigación en torno a la mas­cu­li­ni­dad.

De­trás de es­tos clu­bes de Toby fe­mi­nis­tas hay universitarios que se han or­ga­ni­za­do y en al­gu­nos ca­sos par­ti­ci­pan co­lec­ti­vos y or­ga­ni­za­cio­nes que exis­ten ha­ce años. Pe­ro es hoy cuan­do es­tos gru­pos vi­ven su apo­geo. Al­gu­nos dan ta­lle­res con fi­nes ins­truc­ti­vos, otros ge­ne­ran ins­tan­cias de re­fle­xión más ín­ti­ma lla­ma­das “círcu­los pa­ra hom­bres”. Se im­par­ten en co­le­gios y se­des de par­ti­dos po­lí­ti­cos más li­ga­dos a la iz­quier­da, pe­ro don­de han sur­gi­do con más fuer­za es en las uni­ver­si­da­des. En to­das esas ins­tan­cias, gru­pos de va­ro­nes se reúnen pa­ra ana­li­zar su pro­pia mas­cu­li­ni­dad fren­te a sus pa­res.

Los universitarios que par­ti­ci­pan sue­len re­unir­se en su pro­pia fa­cul­tad. A ve­ces han si­do ins­trui­dos por co­lec­ti­vos só­lo de hom­bres u or­ga­ni­za­cio­nes mix­tas fe­mi­nis­tas, aun­que va­rios han par­ti­do des­de la au­to­ges­tión: jó­ve­nes que for­man sus pro­pios círcu­los o ta­lle­res. Al­gu­nos se de­fi­nen abier­ta­men­te fe­mi­nis­tas, otros son más cau­tos. Exis­ten pos­tu­ras tan di­ver­sas co­mo las múl­ti­ples co­rrien­tes que exis­ten del fe­mi­nis­mo.

No les in­tere­sa co­brar no­to­rie­dad. No quie­ren, ex­pli­can, que una vez más los hom­bres asu­man el pro­ta­go­nis­mo de una lu­cha li­de­ra­da por mu­je­res. Tam­bién creen que es al­go de­ma­sia­do in­ci­pien­te y que el ni­vel de co­no­ci­mien­to de ellos so­bre fe­mi­nis­mo aún no es tan al­to. Ade­más, tienen du­das de qué pa­sa­rá aho­ra que las to­mas se ter­mi­nan y es­tán vol­vien­do a cla­ses. Pe­ro lo si­guen ha­cien­do: hom­bres re­fle­xio­nan­do co­lec­ti­va­men­te y en dis­tin­tos puntos del país en torno a lo que las mu­je­res les re­cla­man.

Ellas, las mu­je­res que han li­de­ra­do las mar­chas es­tu­dian­ti­les fe­mi­nis­tas, lo ven con buenos ojos. “Es fan­tás­ti­co que se jun­ten, cues­tio­nen sus pri­vi­le­gios y mas­cu­li­ni­dad. Es el pa­pel que tienen que te­ner en es­ta lu­cha”, in­di­ca Da­nie­la Va­len­zue­la, vo­ce­ra de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UDP.

Mo­ti­va­dos

A prin­ci­pios de ma­yo, en una asam­blea en la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UDP, una alum­na di­jo:

-Creo que de­bie­ran ser los mis­mos hom­bres los que or­ga­ni­cen sus char­las.

Vi­cen­te Sche­leff (20) es­ta­ba ahí y le hi­zo sen­ti­do. Es­ta­ban en la se­ma­na fe­mi­nis­ta or­ga­ni­za­da por sus com­pa­ñe­ras de So­cio­lo­gía y entre las ac­ti­vi­da­des ha­bía un ta­ller de con­cep­tos bá­si­cos del fe­mi­nis­mo pa­ra hom­bres. Él le en­con­tró ra­zón: si era pa­ra va­ro­nes, te­nía que es­tar or­ga­ni­za­do por ellos. Le­van­tó la mano y des­de ahí que em­pe­zó a ha­cer­se car­go de los even­tos mas­cu­li­nos jun­to a su ami­go Bas­tián To­bar.

El pri­mer en­cuen­tro fue un éxi­to. A car­go del aca­dé­mi­co Ser­gio Fied­ler, ex­per­to en te­mas de gé­ne­ro, el lu­gar se lle­nó de hom­bres. La sa­la re­ser­va­da se hi­zo chi­ca y tu­vie­ron que pa­sar­se al au­di­to­rio.

Ya lle­van cua­tro de esos even­tos. En ca­da uno par­ti­ci­pan en pro­me­dio 30 hom­bres. Aun­que es­tán prin­ci­pal­men­te orien­ta­dos a alum­nos de su fa­cul­tad, sus afi­ches han lle­ga­do in­clu­so a otras uni­ver­si­da­des, a las que han brin­da­do ase­so­rías pa­ra crear es­te ti­po de es­pa­cios. “He­mos re­par­ti­do la se­mi­lla de au­to­ges­tión, por­que en otros la­dos par­tie­ron or­ga­ni­za­dos por mu­je­res, pe­ro so­mos no­so­tros los que te­ne­mos que ha­cer­lo”, cuen­ta Sche­leff.

Hay or­ga­ni­za­cio­nes más pre­pa­ra­das: co­lec­ti­vos que en­fo­can su tra­ba­jo en el fe­mi­nis­mo y la de­sigual­dad de gé­ne­ro, y que lle­van años en eso. El Ko­lec­ti­vo Po­ro­to, por ejem­plo, da­ta de ha­ce una dé­ca­da. El año pa­sa­do, es­tos gru­pos lo­gra­ron rea­li­zar por pri­me­ra vez en Chi­le el En­cuen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Va­ro­nes An­ti­pa­triar­ca­les. Al even­to, que has­ta en­ton­ces se ha­bía rea­li­za­do siem­pre en Ar­gen­ti­na, lle­ga­ron unas 200 per­so­nas, en su ma­yo­ría chi­le­nos. Fue un hi­to y dio tra­ba­jo. Pe­ro des­de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes re­co­no­cen que nun­ca ha­bían te­ni­do tan­ta de­man­da co­mo en es­tos úl­ti­mos dos me­ses.

Así ha ocu­rri­do, por ejem­plo, con la Asam­blea An­ti­pa­triar­cal de Va­ro­nes. Crea­da en oc­tu­bre de 2016, par­tie­ron ha­cien­do ta­lle­res en la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do (UAH) y luego se am­plia­ron a otras ca­sas de es­tu­dio en San­tia­go, co­mo la Uni­ver­si­dad de Chi­le o la Adolfo Ibá­ñez, y en Val­pa­raí­so. La con­for­man unos 13 miem­bros: universitarios y jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les entre 20 y 38 años, sin hi­jos y, sal­vo un in­ge­nie­ro, to­dos de ca­rre­ras hu­ma­nis­tas o li­ga­das a la sa­lud y el ar­te.

Du­ran­te 2017 tu­vie­ron una con­vo­ca­to­ria abier­ta, pe­ro es­te año pa­ra ser acep­ta­do se de­be man­dar una car­ta con las mo­ti­va­cio­nes. “Se ne­ce­si­ta cier­ta in­ti­mi­dad y fia­to po­lí­ti­co pa­ra to­car cier­tos te­mas”, di­ce el an­tro­pó­lo­go Se­bas­tián Bravo, uno de los ges­to­res de es­te movimiento. Los miér­co­les son sus asam­bleas ce­rra­das en la li­bre­ría Pro­yec­ción, del cen­tro de San­tia­go. Ahí re­fle­xio­nan y tam­bién or­ga­ni­zan la agen­da. Es­tos me­ses han he­cho dos ta­lle­res por se­ma­na, to­dos gra­tis. Allí se han en­con­tra­do con per­so­nas que tienen el in­te­rés, pe­ro que han leí­do po­co o na­da so­bre fe­mi­nis­mo.

Al­go si­mi­lar ha vis­to el sociólogo Je­re­mías Ortiz (28), miem­bro fun­da­dor del Co­lec­ti­vo Tue Tue: “Por eso ca­da vez que ter­mi­na­mos los ta­lle­res, re­co­mien­do tex­tos de fe­mi­nis­tas re­co­no­ci­das co­mo An­ge­la Da­vis o Sil­via Fe­de­ri­ci”.

Tue Tue na­ció en Con­cep­ción en ma­yo de 2016, co­mo ini­cia­ti­va de 15 hom­bres. Le pu­sie­ron ese nom­bre en re­fe­ren­cia al pá­ja­ro que anun­cia ma­los augurios, por­que ellos, di­cen, quie­ren con­ver­tir­se en un mal pre­sa­gio pa­ra el pa­triar­ca­do. Entre sus miem­bros hay tra­ba­ja­do­res so­cia­les, pro­fe­so­res y universitarios. Na­die les pa­ga ni los fi­nan­cia. Si al co­mien­zo se jun­ta­ban una vez por se­ma­na, aho­ra lo ha­cen ca­da do­min­go por vi­deo­lla­ma­da. Entre ma­yo y ju­nio han he­cho unos 40 ta­lle­res, a los que lle­gan en pro­me­dio unas 35 per­so­nas. La vez que tu­vie­ron más asis­ten­cia fue en la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, don­de lle­gó ca­si un cen­te­nar de alum­nos de De­re­cho.

Cuan­do co­men­zó el pa­ro fe­mi­nis­ta en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de la San­tí­si­ma Con­cep­ción (UCSC), Gus­ta­vo Mo­rong (28), es­tu­dian­te de Pe­da­go­gía en Len­gua­je, de­ci­dió jun­to a unos ami­gos asu­mir un rol ac­ti­vo en el movimiento y con­vo­car a una asam­blea. Luego le cam­bia­ron el nom­bre a “círcu­lo de hom­bres”, por­que en vez de de­li­be­rar, re­fle­xio­nan. To­dos los va­ro­nes de la uni­ver­si­dad es­ta­ban in­vi­ta­dos. Lle­ga­ron 40 a la pri­me­ra reunión; 20 a la se­gun­da. Pa­ra la ter­ce­ra le pi­die­ron ayu­da al co­lec­ti­vo Tue Tue pa­ra una jor­na­da más re­fle­xi­va y guia­da. “Na­die sa­be muy bien

Es un es­pa­cio de for­ma­ción pe­ro tam­bién po­lí­ti­co pa­ra que co­mo hom­bres po­da­mos in­ter­pe­lar­nos y ha­cer vi­si­bles nues­tros pro­ble­mas, cues­tio­nar nues­tras prác­ti­cas y crear ins­tan­cias pa­ra cam­biar­las”. Salvador Be­llo, si­có­lo­go, en ta­ller de la Es­cue­la Po­pu­lar Fe­mi­nis­ta.

Sí, que­dó ins­ta­la­do un sen­ti­do co­mún an­ti­pa­triar­cal. De ahí a que se trans­for­me en ac­cio­nes di­rec­tas, lo du­do mu­cho. Los hom­bres no son buenos pa­ra or­ga­ni­zar­se”. Je­re­mías Ortiz, sociólogo, del co­lec­ti­vo Tue Tue, que na­ció en Con­cep­ción en ma­yo de 2016 co­mo una ini­cia­ti­va de 15 hom­bres.

có­mo se ha­ce es­to. El va­lor es­tá en que los cues­tio­na­mien­tos los ha­ce­mos en co­lec­ti­vo. Es cla­ve ob­ser­var­nos co­mo gru­po y ver en con­jun­to qué se pue­de ha­cer pa­ra cam­biar el ma­chis­mo”, se­ña­la Mo­rong.

La ne­ga­ción, el silencio

“Ayer pre­gun­té cuál es el lí­mi­te de cuan­do mi­ras mu­cho a una mu­jer. ¿Cuán­do pa­sas a vul­ne­rar­la?”, cuen­ta Ben­ja­mín Hen­rí­quez, es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría Co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad de Talca, mien­tras marcha el 6 de ju­nio jun­to a las fe­mi­nis­tas por la Ala­me­da.

El día an­te­rior, 30 hom­bres de su uni­ver­si­dad se jun­ta­ron con un pro­fe­sor pa­ra con­ver­sar y en­ten­der cuál era su rol en me­dio de las mo­vi­li­za­cio­nes. Su com­pa­ñe­ro Ig­na­cio Oli­va­res, que marcha jun­to a él, se­ña­la: “No son te­mas que en ge­ne­ral to­que­mos co­mo hom­bres pa­ra ver la opi­nión de ca­da uno. El en­cuen­tro de ayer me sir­vió pa­ra es­cu­char­nos”, di­ce.

En es­te pro­ce­so de in­tros­pec­ción mas­cu­li­na, un te­ma re­cu­rren­te es có­mo las prác­ti­cas ma­chis­tas con­tri­bu­yen a la vio­len­cia de gé­ne­ro. Por eso, una de las char­las que dic­ta Je­re­mías Ortiz, del co­lec­ti­vo Tue Tue, tra­ta so­bre eso: las dis­tin­tas for­mas de opre­sión, don­de se tra­ba­jan con­cep­tos co­mo la vio­la­ción y el abu­so.

“Pa­sa mu­cho que cuen­tan su ex­pe­rien­cia sin dar­le un nom­bre. Por ejem­plo, que es­tu­vie­ron con su pa­re­ja y aun­que ella no que­ría, la pre­sio­na­ron has­ta que ac­ce­dió. Yo les di­go que eso igual es una for­ma de abu­so. Al prin­ci­pio in­ten­tan ne­gar­lo; la se­gun­da par­te es el silencio”, cuen­ta Ortiz, quien en sus ta­lle­res com­par­te el dis­cur­so que en 1983 dio la es­ta­dou­ni­den­se An­drea Dwor­kin, du­ran­te una con­fe­ren­cia de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal pa­ra Cam­biar a los Hom­bres. Se ti­tu­la: “Una tre­gua de 24 ho­ras”. Allí se in­ter­pe­la di­rec­ta­men­te a los va­ro­nes a que re­co­noz­can sus ac­tos abu­si­vos y les plan­tea un desafío: una tre­gua de un día en que nin­gu­na mu­jer sea vio­la­da.

De­cons­truir­se

-¿En cuál de los ta­lle­res te quie­res ins­cri­bir: “Po­der, pa­triar­ca­do y se­xua­li­da­des” o “Vio­len­cia se­xual, re­la­ción con la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y ni­ñas”?

La pre­gun­ta la ha­ce uno de los dos jó­ve­nes que re­ci­ben a los asis­ten­tes a la jor­na­da de for­ma­ción que la Es­cue­la Po­pu­lar Fe­mi­nis­ta or­ga­ni­zó con seis ta­lle­res dis­tin­tos en una ca­sa de Re­co­le­ta. Es sá­ba­do 9 de ju­nio.

La Es­cue­la Po­pu­lar Fe­mi­nis­ta es un es­pa­cio for­ma­do ha­ce un año y me­dio por hom­bres y mu­je­res. Par­tió en San­tia­go y aho­ra es­tá en cin­co ciu­da­des. Son diez miem­bros en San­tia­go, la ma­yo­ría mu­je­res pro­fe­sio­na­les y es­tu­dian­tes li­ga­das a la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca Con­ver­gen­cia 2 de abril. Ha­cen to­do ti­po de ta­lle­res fe­mi­nis­tas. En los úl­ti­mos dos me­ses han rea­li­za­do 26. De ellos, seis han es­ta­do en­fo­ca­dos só­lo en hom­bres. Lo han he­cho abier­to pa­ra to­do público, en li­ceos y uni­ver­si­da­des. El pro­me­dio de asis­ten­cia es de 20 hom­bres por ta­ller.

El de es­te sá­ba­do 9 de ju­nio su­peró to­das las ex­pec­ta­ti­vas: en me­nos de un día, el cur­so “Se­xua­li­dad res­pon­sa­ble pa­ra va­ro­nes” re­gis­tró 120 ins­crip­cio­nes. Fi­nal­men­te, lle­gan po­co más de 70 a es­ta ca­so­na de Re­co­le­ta. Ex­cep­to por dos mu­je­res, to­dos son hom­bres: vein­tea­ñe­ros, trein­to­nes y unos po­cos es­co­la­res. La gran ma­yo­ría he­te­ro­se­xua­les. Mu­chos ya ha­bían par­ti­ci­pa­do en círcu­los de hom­bres, por eso en sus con­ver­sa­cio­nes ya usan ter­mi­no­lo­gía y con­cep­tos pro­pios del fe­mi­nis­mo: he­te­ro­nor­ma­ti­vi­dad, pa­triar­ca­do, sis­te­ma edu­ca­ti­vo se­xis­ta.

El si­có­lo­go Salvador Be­llo, uno de los or­ga­ni­za­do­res, da la par­ti­da al ta­ller:

-Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que hoy nos reuna­mos entre va­ro­nes. La idea es em­pe­zar a res­pon­der a las de­man­das del movimiento fe­mi­nis­ta. Es un es­pa­cio de for­ma­ción, pe­ro tam­bién po­lí­ti­co pa­ra que co­mo hom­bres po­da­mos in­ter­pe­lar­nos y ha­cer vi­si­bles nues­tros pro­ble­mas, cues­tio­nar nues­tras prác­ti­cas y crear ins­tan­cias pa­ra cam­biar­las.

Los asis­ten­tes se re­par­ten en dis­tin­tas sa­las. Los que que­dan en el pa­tio ha­cen un ejer­ci­cio pa­ra rom­per el hie­lo: se sa­lu­dan, mue­ven ca­da par­te de su cuer­po y ha­cen un nu­do hu­mano gi­gan­te pa­ra luego des­en­re­dar­se. Des­pués pa­san a los círcu­los: se se­pa­ran en gru­pos más pe­que­ños a leer his­to­rias ba­sa­das en he­chos reales y re­fle­xio­nar so­bre ellas. En un gru­po ha­blan so­bre con­sen­ti­mien­to. “¿Y le im­por­tó que el otro es­tu­vie­ra cu­ra­do y no qui­sie­ra ha­cer­lo?, ¿es nor­mal ir a bai­lar pa­ra bus­car un mino o una mi­na só­lo pa­ra la no­che?”, se pre­gun­tan.

En es­tos es­pa­cios, los hom­bres sue­len te­ner más du­das que cer­te­zas. So­bre to­do por­que, co­mo cuen­ta Gus­ta­vo Mo­rong, de la UCSC, es­tos son te­mas que en ge­ne­ral ha­blan só­lo con mu­je­res, si es que los ha­blan. A ese pro­ce­so de ana­li­zar­se y re­pen­sar sus ac­ti­tu­des ma­chis­tas lo lla­man “pro­ce­so de de­cons­truc­ción”. Allí ana­li­zan con­duc­tas que a mu­chos les re­sul­tan ob­vias y qui­zás nun­ca se cues­tio­na­ron. Có­mo se dis­tri­bu­yen las ta­reas en el ho­gar, por ejem­plo. Re­vi­san su historia, lo que apren­die­ron de ni­ños, tal co­mo pa­só en una de las char­las de la Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les de la UDP. “Des­pués de la co­mi­da, des­de chi­cas son nues­tras her­ma­nas las que le­van­tan la me­sa. Tam­bién mu­chos vi­vi­mos sin la fi­gu­ra del pa­dre. Eso es con­se­cuen­cia del pa­triar­ca­do, de dar­le la libertad al hom­bre de ha­cer su vi­da”, cuen­ta Vi­cen­te Sche­leff.

Sin aplau­sos

Los es­tu­dian­tes de Medicina de una uni­ver­si­dad aplau­die­ron al ter­mi­nar uno de los ta­lle­res or­ga­ni­za­dos por el co­lec­ti­vo Tue Tue. Je­re­mías Ortiz los pa­ró en se­co: “¿De ver­dad creen que sen­tar­se una ho­ra a con­ver­sar es su­fi­cien­te? Nos va­mos sin aplau­sos. Es­to es lo mí­ni­mo que hay que ha­cer”.

Re­cuer­da que le dio ra­bia: “De­be­rían es­tar or­ga­ni­zán­do­se, pe­ro ni si­quie­ra sa­be­mos qué que­re­mos in­ter­pe­lar. Co­mo hom­bres cae­mos muy rá­pi­do en la au­to­com­pla­cen­cia”.

La ma­yo­ría de es­tos gru­pos aún no tienen cla­ro có­mo ar­ti­cu­lar­se e ir más allá de los ta­lle­res y la re­fle­xión. Vi­cen­te Sche­leff cuen­ta que lo dis­cu­tie­ron en su círcu­lo: có­mo lle­var es­tos te­mas ha­cia afue­ra, a sus círcu­los de ami­gos. “Es­ta­mos pen­san­do la for­ma de in­ter­pe­lar, por­que si un ami­go tie­ne una con­duc­ta ma­chis­ta y le di­ces al­go, te to­ma co­mo el gra­ve o el fo­me. La idea es ir abrien­do el diá­lo­go de a po­co”.

Una es­tra­te­gia plan­tea­da en al­gu­nos círcu­los es la au­to­fu­na. To­más Mo­reno (20), es­tu­dian­te de Ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad del Bío-Bío, cuen­ta que han pen­sa­do en eso: en ex­po­ner prác­ti­cas que ellos mis­mos hi­cie­ron co­mo hom­bres con sus pa­re­jas y que las o los han vio­len­ta­do.

En los co­lec­ti­vos más or­ga­ni­za­dos con­si­de­ran que los pe­que­ños cam­bios en la vi­da co­ti­dia­na no mo­di­fi­ca­rán las prác­ti­cas ma­chis­tas de las gran­des ins­ti­tu­cio­nes. En Tue Tue ya con­si­de­ran ba­jar la can­ti­dad de ta­lle­res que im­par­ten y pen­sar es­tra­te­gias con­cre­tas. En la Asam­blea An­ti­pa­triar­cal de Va­ro­nes di­cen que to­da­vía les que­da mu­cho por re­fle­xio­nar an­tes de ar­ti­cu­lar­se con otros gru­pos.

La in­cer­ti­dum­bre fu­tu­ra se acre­cien­ta aho­ra que ter­mi­nan los pa­ros y las to­mas: ¿Qué vie­ne des­pués?, ¿se­gui­rán los círcu­los?, ¿se ar­ma­rán más co­lec­ti­vos? En Tue Tue ya tienen agen­da­do dos ci­clos de ta­lle­res en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de Con­cep­ción. Y tras su pa­so por va­rias uni­ver­si­da­des, seis nue­vos jó­ve­nes es­tán in­tere­sa­dos en su­mar­se a su tra­ba­jo y se crea­ron dos nue­vos círcu­los de re­fle­xión. Pe­ro que­da un ca­mino lar­go. Lo re­co­no­ce Je­re­mías Ortiz: “Sí, que­dó ins­ta­la­do un sen­ti­do co­mún an­ti­pa­triar­cal. De ahí a que se trans­for­me en ac­cio­nes di­rec­tas, lo du­do mu­cho. Los hom­bres no son buenos pa­ra or­ga­ni­zar­se”.

Des­pués de la co­mi­da, des­de chi­cas son nues­tras her­ma­nas las que le­van­tan la me­sa. Tam­bién mu­chos vi­vi­mos sin la fi­gu­ra del pa­dre. Eso es con­se­cuen­cia del pa­triar­ca­do, de dar­le la libertad al hom­bre de ha­cer su vi­da”. Vi­cen­te Sche­leff, es­tu­dian­te de So­cio­lo­gía de la UDP y or­ga­ni­za­dor allí de los “círcu­los” mas­cu­li­nos de re­fle­xión.

En 2017 se reali­zó por pri­me­ra vez en Chi­le el En­cuen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Va­ro­nes An­ti­pa­triar­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.