LA IMA­GEN ES TO­DO (O NA­DA)

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR An­drés Be­ní­tez

No era fá­cil con­ver­tir­se en la pos­tal del mun­dial, me­nos cuan­do no se es ju­ga­dor. Pe­ro, con­tra to­do pro­nós­ti­co (o no), Em­ma­nuel Ma­cron lo lo­gró. Su ima­gen ce­le­bran­do el triun­fo de Fran­cia en la Co­pa del Mun­do se con­vir­tió en vi­ral rá­pi­da­men­te, opa­can­do de pa­so a las es­tre­llas de la can­cha. En su­ma, el sue­ño cum­pli­do de cual­quier po­lí­ti­co: ser el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de un even­to al que fue in­vi­ta­do co­mo ac­tor se­cun­dia­rio.

Al­gu­nos pen­sa­ron que el más irri­ta­do con to­do es­to se­ría el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, an­fi­trión del even­to, quien en la mis­ma fo­to­gra­fía apa­re­ce en se­gun­do plano, ig­no­ran­do al eu­fó­ri­co Ma­cron. Pe­ro no hay que ser un ex­per­to en Pu­tin pa­ra sa­ber que eso no fue así. Co­mo se su­po des­pués, la ima­gen en cues­tión fue to­ma­da por su fo­tó­gra­fo per­so­nal y fue él mis­mo quien au­to­ri­zó su di­fu­sión. En sim­ple, to­do fue or­ques­ta­do en una his­to­ria que da­ría pa­ra otra tra­ma ru­sa, es­ta vez pa­ra me­jo­rar la ima­gen del fran­cés.

Co­mo es­ta no fue la úni­ca sa­li­da de li­bre­to de Ma­cron en la Co­pa del Mun­do, la opo­si­ción no tar­dó mu­cho en cri­ti­car­lo por su ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo, por su in­ten­to de apro­piar­se de un triun­fo que es del país y no del go­bierno. Y cla­ro, si bien el ar­gu­men­to no pa­sa de un be­rrin­che po­lí­ti­co, es cier­to que apun­ta a un ele­men­to cen­tral del pre­si­den­te fran­cés; su ex­ce­si­va preo­cu­pa­ción por la ima­gen.

Por eso la du­da. ¿La fo­to­gra­fía es un ac­to es­pon­tá­neo, el re­tra­to de un hin­cha eu­fó­ri­co, o es al­go de­ma­sia­do es­tu­dia­do, pro­duc­to de mi­les de en­sa­yos frus­tra­dos fren­te al es­pe­jo, has­ta dar con la po­se per­fec­ta? A su fa­vor es­tá el que to­do pa­re­ce ser par­te del azar. En su con­tra, el que la ima­gen no se con­di­ce con su ca­rác­ter, por­que es un ti­po muy cui­da­do y ape­ga­do al pro­to­co­lo, la an­tí­te­sis de lo que ve­mos en la fo­to­gra­fía.

Una ma­ne­ra de apro­xi­mar­se y en­ten­der a Ma­cron es a tra­vés del do­cu­men­tal El ca­mino

a la vic­to­ria, es­tre­na­do por Nex­flix el año pa­sa­do. En él, los pro­duc­to­res tu­vie­ron pleno ac­ce­so a los 200 días de la cam­pa­ña que lo lle­vó a la pre­si­den­cia, y tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que no hay na­rra­dor. Só­lo fil­ma­ron, de­jan­do que el ver­da­de­ro ac­tor fue­ra Ma­cron. Ahí se apre­cia no só­lo su gran ma­ne­jo de cá­ma­ra, sino tam­bién la ca­si en­fer­mi­za preo­cu­pa­ción por los de­ta­lles. Pa­ra ca­da ac­to o even­to se dis­cu­te no só­lo lo que va a de­cir, sino tam­bién có­mo se va a ves­tir, cuán­to se tie­ne que ma­qui­llar.

Una es­ce­na muy re­ve­la­do­ra de to­do es­to es cuan­do lle­ga el mo­men­to de ele­gir la ima­gen ofi­cial de la cam­pa­ña. Le mues­tran cien­tos de imá­ge­nes ya se­lec­cio­na­das y Ma­cron las va re­cha­zan­do una a una. Que sal­go muy se­rio, que el pe­lo es­tá mal, que me veo ho­rri­ble, di­ce. Al fi­nal, to­dos ago­ta­dos, de­ci­den ha­cer una nue­va se­sión de fotos pa­ra lo­grar la ima­gen per­fec­ta.

Pa­ra al­gu­nos, es­ta ob­se­sión fue cla­ve pa­ra ga­nar la elec­ción. Pe­ro tam­bién ad­vier­ten que le pue­de ju­gar en con­tra. Na­die lo di­jo me­jor que el dia­rio El País: “El do­cu­men­tal de Ma­cron de­ja cla­ro que es un ac­tor bri­llan­te ,y por eso, el pú­bli­co tie­ne la im­pre­sión de que mien­tras la cá­ma­ra si­ga ro­dan­do, nun­ca de­ja­rá de ac­tuar”. Tou­ché.

Es­to co­rre tam­bién pa­ra ana­li­zar su es­ti­lo a la ho­ra de ves­tir. Res­pec­to de su ima­gen en el mun­dial, la re­vis­ta GQ, pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do: el tra­je de 400 eu­ros que con­vir­tió a Ma­cron en el hin­cha me­jor ves­ti­do de la his­to­ria. Ahí se­ña­la que só­lo hay tres ac­ti­vi­da­des en las que un hom­bre nun­ca de­bie­ra lle­var un tra­je: dor­mir, ha­cer de­por­te e ir a la pla­ya. Pe­ro ser un hin­cha bien ves­ti­do es siem­pre un plus. Y, pa­ra la re­vis­ta, Ma­cron lo ha­ce muy bien, por­que eli­ge bien sus tra­jes, pe­ro tam­bién por su fí­si­co siem­pre fit, ha­cien­do ga­la de la vie­ja nor­ma del buen ves­tir que nos re­cuer­da que siem­pre es me­jor com­prar me­nos ro­pa e ir más el gim­na­sio.

¿La ima­gen es to­do? Bue­na pre­gun­ta. Por­que si bien la fo­to­gra­fía hi­zo de Ma­cron el per­so­na­je de la fi­nal, la co­sa no sir­vió pa­ra me­jo­rar su ima­gen po­lí­ti­ca. Al me­nos eso di­ce la en­cues­ta de es­ta se­ma­na del ma­tu­tino Le Fi­ga­ro, don­de si bien la gran ma­yo­ría de los fran­ce­ses mos­tró un cla­ro sen­ti­do de or­gu­llo na­cio­nal por su se­lec­ción, al mis­mo tiem­po un 60% de ellos si­gue des­con­fian­do de su pre­si­den­te.

¿La ima­gen es na­da? Muy po­cos se atre­ve­rían a po­ner una ficha en ese ca­si­lle­ro. Lo que pa­sa es que na­da es tan lineal. Aquí 2+2 no son cua­tro. Co­mo tam­po­co es que Ma­cron sea pu­ra ima­gen, aun­que va­ya qué pos­tal de­jó pa­ra sus nie­tos. ¿Con eso bas­ta?

Por su­pues­to que no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.