El coach mi­llen­nial de Ba­che­let

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Cuan­do Fe­li­pe Fuen­tes co­no­ció a Mi­che­lle Ba­che­let, en mar­zo, es­cu­chó su voz e in­me­dia­ta­men­te le em­pe­za­ron a su­dar las ma­nos. No pen­só que una pe­ti­ción de en­tre­vis­ta -rea­li­za­da nue­ve me­ses an­tes- po­dría con­cre­tar­se real­men­te. La res­pues­ta que siem­pre re­ci­bía era que ha­bía otros me­dios, otros te­mas, agen­da co­pa­da. Só­lo nue­ve días an­tes de que ella de­ja­ra el go­bierno, el de­seo se con­cre­tó. Cuan­do vio a la Pre­si­den­ta cru­zar la puer­ta de la co­ci­na del gal­pón que Fe­li­pe se con­si­guió con el pa­pá de un ami­go su­yo, en Ba­rrio Ita­lia, pa­ra gra­bar “Sán­gu­che de Ba­che­let” -pro­gra­ma de ca­pí­tu­lo úni­co­pa­ra el si­tio Pous­ta, le vino un re­tor­ci­jón.

Fe­li­pe tie­ne 29 años, es pu­bli­cis­ta, en ese tiem­po tra­ba­ja­ba co­mo edi­tor de con­te­ni­dos en Pous­ta – re­nun­ció dos me­ses más tar­de- y ha­ce una dé­ca­da, cuan­do que­ría abrir una cuen­ta de Twit­ter, su po­lo­lo le su­gi­rió el nom­bre @ob­vio­que­si, ha­cien­do eco de la ex­pre­sión que él siem­pre usa­ba pa­ra de­cir que sí a cual­quier co­sa. Iden­ti­fi­car­lo en re­des so­cia­les es fá­cil: usa le­tras ma­yús­cu­las en to­dos sus men­sa­jes y su fo­to de per­fil es un furby, un ju­gue­te con for­ma de búho, el mis­mo que co­mo mu­ñe­co tie­ne en el ve­la­dor iz­quier­do de su ca­ma.

Lo pri­me­ro que di­jo Ba­che­let cuan­do lo vio fue: “¡Tú eres @ob­vio­que­si!”. Fe­li­pe la miró, le abrió los bra­zos y le di­jo, gri­tan­do, que la iba a abra­zar fuer­te por­que era la úni­ca per­so­na a la que res­pe­ta­ba en Chi­le. Hoy, cin­co me­ses des­pués, re­co­no­ce que se vio emo­cio­nal­men­te des­bor­da­do, y cuan­do eso pa­sa se po­ne hi­per­lá­bi­co. Par­tió dán­do­le tips jus­ti­fi­can­do su com­por­ta­mien­to a la man­da­ta­ria que, por su­pues­to, no le ha­bía pe­di­do. Des­pués de de­cir­le que era co­mo una ma­má pa­ra él, le con­fe­só que era “gay, gri­tón y mi­llen­nial”. Ba­che­let le res­pon­día, sus­pi­ran­do: “Fe­li­pe, eso no im­por­ta. No im­por­ta que seas gay”. Él in­sis­tió: “No se asus­te por­que ha­blo rá­pi­do, no es­toy ja­la­do. No ja­lo, de he­cho. Y creo que es­ta es una pé­si­ma ta­lla, pe­ro di­go es­to por­que es­toy sú­per ner­vio­so, no voy a ser así en la en­tre­vis­ta”. La Pre­si­den­ta lo mi­ra­ba ató­ni­ta.

Lo que ni Ba­che­let ni la co­mi­ti­va que la acom­pa­ña­ba sa­bían era que el equi­po de Pous­ta, in­te­gra­do por 15 per­so­nas, lle­va­ba pues­ta una po­le­ra con una fo­to­gra­fía de ella es­tam­pa­da. “¿Dón­de es­toy?, ¿por qué es­tán ves­ti­dos así?”, re­pe­tía ella, en­tre ri­sas. Fe­li­pe le pa­só un de­lan­tal de co­ci­na con la ca­ra de él, y él se pu­so uno con la ca­ra de ella. “Fue ahí cuan­do ella co­men­zó a en­trar en la si­ner­gia de to­do es­to”, di­ce él.

Cuan­do el pro­gra­ma em­pe­zó, Ba­che­let lo sa­lu­dó ha­cien­do un high fi­ve con Fe­li­pe. Él le ha­bía ad­ver­ti­do an­tes que en la con­ver­sa­ción abun­da­rían ges­tos y jer­ga mi­llen­nial. Ella, asu­mi­da en la di­ná­mi­ca, le ha­bía di­cho que se de­ja­ran lle­var. La on­da era ju­ve­nil y dis­ten­di­da. Ha­bla­ron de po­lí­ti­ca, de me­mes, de mú­si­ca. Uno de los en­ton­ces pe­rio­dis­tas de pre­si­den­cia que pre­sen­cia­ron la en­tre­vis­ta, di­ce que Fe­li­pe ya se ha­bía ga­na­do la apro­ba­ción de la Pre­si­den­ta, lo cual du­ra has­ta hoy: “Hay una afi­ni­dad es­pon­tá­nea y na­tu­ral en­tre ellos. Lo en­cuen­tra muy sim­pá­ti­co y coinciden en har­tos te­mas, co­mo reivin­di­ca­cio­nes de gé­ne­ro y di­ver­si­dad se­xual. Ade­más ella tie­ne in­te­rés por es­tar en los te­mas ac­tua­les, y Fe­li­pe re­pre­sen­ta va­rias co­sas; ser mi­llen­nial es un plus”.

Cuan­do la en­tre­vis­ta ter­mi­nó, Fe­li­pe em­pe­zó a su­dar de nue­vo. Fue al ba­ño a la­var­se las ma­nos y se­car­se la ca­ra. Al sa­lir, la es­pe­ró pa­ra en­tre­gar­le un re­ga­lo. Era el de­lan­tal que él ha­bía usa­do que te­nía la ca­ra de la Pre­si­den­ta. Pe­ro ella se lo de­vol­vió. “No, me voy a lle­var el que tie­ne tu ca­ra”, le di­jo a Fe­li­pe.

-¿Y tú qué le di­jis­te?

-Es que no pu­de más. Le di­je que qué ha­cía, que le da­ba un be­so con len­gua aun­que fue­ra gay, y que la ama­ba. Soy así, es­pon­tá­neo, se me pa­sa la mano con las co­sas que di­go. Pe­ro se lo ad­ver­tí an­tes, a tra­vés de su equi­po. Y bueno, ella me con­tes­tó: “Creo que es­toy un po­co ma­yor pa­ra eso, Fe­li­pe”. Me abra­zó y me di­jo que si­guié­ra­mos en con­tac­to. Ahí en­lo­que­cí.

-¿Vo­tas­te por ella en las elec­cio­nes an­te­pa­sa­das?

-Sí, ob­vio. Ella es la úni­ca que dio un pa­so ha­cia la dis­cu­sión de gé­ne­ro. Los otros go­bier­nos, to­dos, han fa­lla­do. Ella ha­bló del abor­to, ha­bló de iden­ti­dad de gé­ne­ro y orien­ta­ción se­xual, dán­do­le voz a gen­te que no la te­nía. Esos son los te­mas que a mí más me com­pe­ten, y por eso los des­ta­co.

-Cla­ro, aun­que pu­do ha­ber en­via­do an­tes el pro­yec­to de ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro, ¿o no?

-Sí, pe­ro sé que hay un te­ma de agen­das po­lí­ti­cas, y que no pue­des apu­rar al­go en el Con­gre­so te­nien­do a una Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he po­nién­do­le 120 in­ter­pe­la­cio­nes al pro­yec­to. ***

Cuan­do Fe­li­pe y Ba­che­let se di­je­ron que se­gui­rían en con­tac­to, él se lo to­mó en se­rio. En di­ver­sas opor­tu­ni­da­des, a tra­vés de los ase­so­res que tra­ba­ja­ban con ella en La Mo­ne­da, y que hoy tra­ba­jan en su nue­va fun­da­ción Ho­ri­zon­te Ciu­da­dano, él le en­via­ba re­ca­dos pa­ra ha­cer al­go jun­tos nue­va­men­te. Tam­bién le man­da­ba men­sa­jes de apo­yo que eran con­tes­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.