SU­SAN SONTAG: CUL­TU­RA CON GLA­MOUR

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR An­drés Be­ní­tez

La cul­tu­ra es­tá lle­na de ape­lli­dos y cli­chés. En la po­lé­mi­ca so­bre el Museo de la Me­mo­ria han apa­re­ci­do va­rios, co­mo ése que afir­ma que la cul­tu­ra es un te­rri­to­rio pro­pio de la iz­quier­da. Co­mo lo di­jo con gra­cia el poe­ta Raúl Zu­ri­ta, “an­tes pa­sa­rá un ca­me­llo por el ojo de una agu­ja, que un UDI por la puer­ta de un museo”.

Pe­ro la co­sa po­lí­ti­ca es só­lo uno de los mo­tes de la cul­tu­ra. Tam­bién es­tá el que de­be re­pre­sen­tar un es­ti­lo de vida, una suer­te de in­te­li­gen­cia su­pe­rior, una se­rie­dad que no admite fri­vo­li­dad al­gu­na. Así, las per­so­nas cul­tas pa­san a ser una tri­bu que se in­den­ti­fi­ca no só­lo por lo que leen o es­cu­chan, sino tam­bién por lo que ha­blan, co­mo se vis­ten o pien­san.

Na­da más pre­ten­cio­so que aque­llo. Al fi­nal, es apro­piar­se de al­go por la for­ma más que por el fon­do. Es trans­for­mar la cul­tu­ra en una po­se, un me­ro es­ti­lo que, en re­su­men, re­sul­ta ser tan frí­vo­lo co­mo to­do lo que se pre­ten­de re­ne­gar.

Por eso me gus­ta Su­san Sontag. Por­que nos re­cuer­da que to­do aque­llo es una ton­te­ra. Que no hay es­ti­los ni re­ce­tas má­gi­cas. Que, por el con­tra­rio, la esen­cia del in­te­lec­tual es rom­per con los es­te­reo­ti­pos. Que de eso se tra­ta la co­sa.

En el ca­so de Sontag, eso fue cla­ro des­de el co­mien­zo, es­pe­cial­men­te al cru­zar dos lí­neas prohi­bi­das del es­ta­blish­ment de la épo­ca: abrir la cul­tu­ra a lo po­pu­lar y ha­cer­lo con gla­mour, tan­to que es con­si­de­ra­da la pri­me­ra “it girl” de la his­to­ria.

Irrum­pe en Nue­va York en los se­sen­ta, has­tia­da del am­bien­te aca­dé­mi­co en Har­vard. Sue­ña con ser es­cri­to­ra y, pe­se a que los 29 años pu­bli­ca su pri­me­ra no­ve­la, en­tien­de rá­pi­da­men­te que en el am­bien­te de re­be­lión so­cial que se es­tá vi­vien­do, la gen­te pre­fie­re leer ideas que his­to­rias. Así, vuel­ca su ener­gía a es­cri­bir en­sa­yos en re­vis­tas y dia­rios, al­go que re­sul­ta cla­ve en su ca­rre­ra.

En el plano de las ideas, Sontag desafía a los in­te­lec­tua­les de la épo­ca al po­ner a la mis­ma al­tu­ra in­te­lec­tual un cua­dro de Jas­per Johns, una pe­lí­cu­la de Jean-Luc Go­dart y la mú­si­ca de los Beatles. “Si tu­vie­ra que ele­gir en­tre The Doors y Dos­toievs­ki, ele­gi­ría, por su­pues­to a Dos­toievs­ki. ¿Pe­ro ten­go que ele­gir?”, era su má­xi­ma. Fue un es­cán­da­lo pa­ra la eli­te con­ser­va­do­ra de la épo­ca, pe­ro tu­vo gran in­fluen­cia en las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes de aca­dé­mi­cos y ar­tis­tas.

Pe­ro su cru­za­da tam­bién es­tu­vo en el plano de las for­mas. Ella quie­re ser una es­tre­lla. Pa­ra ello, pa­ra ser co­no­ci­da, no du­da en co­men­zar a es­cri­bir sus en­sa­yos en re­vis­tas co­mo Vo­gue, Har­per´s, Li­fe y Times Ma­ga­zi­ne, pu­bli­ca­cio­nes que los in­te­lec­tua­les desecha­ban por frí­vo­las. Pe­ro Sontag sa­bía que esas re­vis­tas te­nían la cir­cu­la­ción que ella ne­ce­si­ta­ba pa­ra sa­lir del ni­cho in­te­lec­tual e im­pac­tar de ver­dad.

El efec­to es in­me­dia­to, pe­ro tie­ne su pun­to cúl­mi­ne en 1964 con la pu­bli­ca­ción de su en­sa­yo “No­tas so­bre el Camp”, don­de ha­ce un in­ven­ta­rio de “ar­te­fac­tos” cul­tu­ra­les que hay que con­si­de­rar, los que in­clu­yen des­de las lám­pa­ras Tif­fany, la ópe­ra de Be­lli­ni, Gi­na Lo­llo­bri­gi­da y la pin­tu­ra de War­hol, en­tre otros. La guía se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un manual de es­ti­lo de vida y la pre­gun­ta de si al­go era camp o no era equi­va­len­te a de­cir si al­go es­ta­ba in o out.

Así las co­sas, y con só­lo 31 años, la re­vis­ta Times la nom­bra la in­te­lec­tual jo­ven más ta­len­to­sa de Man­hat­tan, lo que le per­mi­te tam­bién im­po­ner­se en la vida so­cial de Nue­va York con una pre­sen­cia úni­ca. Te­nía to­dos los atri­bu­tos de una es­tre­lla. Pa­re­cía irra­diar una mez­cla irre­sis­ti­ble de in­te­lec­to, mo­der­ni­dad, se­xo y be­lle­za a las que po­cos po­dían re­sis­tir. Jas­per Johns, Bobby Ken­nedy y Wa­rren Beatty ca­ye­ron en sus encantos, aun­que Sontag ter­mi­nó em­pa­re­ja­da con la fo­tó­gra­fa An­nie Lei­bo­vitz. Andy War­hol, des­lum­bra­do, fil­mó sie­te screen test de ella, ho­nor que tu­vie­ron só­lo per­so­na­jes co­mo Bod Dy­lan, Allen Gins­berg, Den­nis Hoo­per, Edie Sedg­wick y Lou Reed.

To­do es­te fre­ne­sí en torno a su fi­gu­ra fue re­su­mi­do por el New York Times de la si­guien­te ma­ne­ra: “De pron­to ahí es­ta­ba Su­san Sontag. En lu­gar de ser anun­cia­da, fue pro­cla­ma­da. En­tró de la na­da a la es­ce­na in­te­lec­tual, re­ci­bi­da con al­go si­mi­lar a un des­fi­le de car­na­val”.

¿Có­mo en­ca­si­llar a Su­san Sontag? No es fá­cil. In­te­li­gen­te, va­lien­te, bo­ni­ta, gla­mo­ro­sa, frí­vo­la de cier­ta ma­ne­ra -¡quie­ro ser Gre­ta Gar­bo!, de­cía-. Eran de­ma­sia­das co­sas a la vez. Por eso, ella de­ja no só­lo sus ideas, sino tam­bién la cer­te­za de que eti­que­tar la cul­tu­ra en for­mas úni­cas es un error, una ton­te­ra de mar­ca ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.