¿Có­mo desatar el nu­do?

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR TA­NIA OPA­ZO, JAVIERA SÁN­CHEZ Y CONS­TAN­ZA SU­LLI­VAN ILUS­TRA­CIÓN ALFREDO CÁ­CE­RES

El presidente Pi­ñe­ra en­vió el pro­yec­to de sa­la cu­na universal. Días an­tes, 40 or­ga­ni­za­cio­nes le en­tre­ga­ron al go­bierno 12 pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción ini­cial. El te­ma es prio­ri­ta­rio. Se­gún los ex­per­tos, am­pliar la ofer­ta -hoy mi­les de fa­mi­lias no pue­den ac­ce­der a es­te de­re­cho- y me­jo­rar la ca­li­dad son los desafíos más ur­gen­tes. La ta­rea to­ma­rá va­rios años.

Pi­lar Gon­zá­lez vi­ve en Qui­li­cu­ra y tra­ba­ja­ba, has­ta fi­nes del año pa­sa­do, en Las Con­des. En oc­tu­bre postuló a su hi­jo de un año tres me­ses a va­rios jar­di­nes Jun­ji cer­ca de su ca­sa. Lle­vó una car­ta que in­di­ca­ba su lu­gar de tra­ba­jo y ho­ra­rios, otra que in­di­ca­ba que la em­pre­sa no le pa­ga­ría la sa­la cu­na, su fi­cha de pro­tec­ción so­cial (don­de con­sig­na­ba que es­ta­ba en el 80% más vul­ne­ra­ble), el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de su hi­jo y has­ta un pa­pel del con­sul­to­rio di­cien­do que te­nía to­das las va­cu­nas al día. En enero fue a ver los re­sul­ta­dos: su hi­jo es­ta­ba en lis­ta de es­pe­ra en los cua­tro jar­di­nes a los que lo ha­bía pos­tu­la­do.

La his­to­ria de Pi­lar es una de mu­chas que, fá­cil­men­te, se pue­de ras­trear en las re­des so­cia­les. En el gru­po de Fa­ce­book Sa­las Cu­na, Jar­di­nes In­fan­ti­les y Co­le­gios Chi­le, que tie­ne 7.500 miem­bros, se re­pi­ten ca­sos si­mi­la­res. Ma­dres que, por ne­ce­si­dad la­bo­ral o in­te­rés per­so­nal, quie­ren lle­var a sus hi­jos a una sa­la cu­na o jar­dín pe­ro ter­mi­nan gol­pean­do una pa­red. Ya sea por­que no en­cuen­tran cu­pos en los jar­di­nes del Es­ta­do (gra­tui­tos) o por la im­po­si­bi­li­dad de pa­gar uno par­ti­cu­lar, cu­yos mon­tos equi­pa­ran a una men­sua­li­dad de edu­ca­ción su­pe­rior.

El ma­pa de la edu­ca­ción parvularia en Chi­le es com­ple­jo. Por una par­te es­tá la ofer­ta pú­bli­ca: la Jun­ta Na­cio­nal de Jar­di­nes In­fan­ti­les (Jun­ji) y la Fun­da­ción In­te­gra, con un to­tal de 4.424 es­ta­ble­ci­mien­tos. Tan­to Jun­ji co­mo In­te­gra re­ci­ben fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do, pe­ro fun­cio­nan por se­pa­ra­do, con di­rec­tri­ces pro­pias, por lo que las fa­mi­lias pos­tu­lan se­pa­ra­da­men­te a ca­da ins­ti­tu­ción. Se­gún la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Parvularia, es­to ge­ne­ra una du­pli­ci­dad en las lis­tas de es­pe­ra, don­de ac­tual­men­te se con­ta­bi­li­zan, apro­xi­ma­da­men­te, 36 mil ni­ños.

El pro­ble­ma de los cu­pos ha abier­to otro flan­co de de­ba­te en­tre los pa­dres: la in­mi­gra­ción. Al re­vi­sar las lis­tas de los jar­di­nes, Pi­lar Gon­zá­lez se dio cuen­ta que la ma­yo­ría de los ni­ños se­lec­cio­na­dos eran ex­tran­je­ros. “Te di­cen que el ex­tran­je­ro tie­ne prio­ri­dad. Re­cla­mé, pe­ro no sir­vió de na­da. Mi hi­jo si­gue sin jar­dín y yo no pu­de con­ti­nuar tra­ba­jan­do. Es­toy con ra­bia y pe­na”.

Des­de el Mi­ne­duc ex­pli­can que el cri­te­rio rec­tor pa­ra la ins­crip­ción de ni­ños en sa­las cu­nas y jar­di­nes de Jun­ji e In­te­gra es la con­di­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de las fa­mi­lias y en nin­gún ca­so hay una prio­ri­dad es­pe­cial pa­ra los ex­tran­je­ros. Só­lo su­ce­de que, mu­chos de ellos, vi­ven en si­tua­ción de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad. De he­cho, los ni­ños ex­tran­je­ros só­lo re­pre­sen­tan el 1,1% de los cu­pos de Jun­ji y un 2,1% de los de In­te­gra, a ni­vel na­cio­nal.

En el otro la­do es­tá la ofer­ta par­ti­cu­lar. Aun­que es po­si­ble en­con­trar jar­di­nes y sa­las cu­na por me­dia jor­na­da des­de los 150 mil pe­sos, la mul­ti­na­cio­nal Eden­red pre­sen­tó a prin­ci­pios de año un es­tu­dio don­de de­ter­mi­nó que el pro­me­dio de men­sua­li­dad en las sa­las cu­na lle­ga a los 319.641 pe­sos. No exis­te en es­te ni­vel edu­ca­ti­vo una ofer­ta “par­ti­cu­lar sub­ven­cio­na­da”, don­de al­gu­nos jar­di­nes pri­va­dos re­ci­ban di­ne­ro del Es­ta­do y así co­bren un aran­cel más ba­jo.

Has­ta el año pa­sa­do, JUN­JI es­ta­ba en­car­ga­da de man­te­ner un re­gis­tro de los jar­di­nes par­ti­cu­la­res. Es­tos po­dían so­li­ci­tar una re­vi­sión y así ob­te­nían una “au­to­ri­za­ción” pa­ra fun­cio­nar. La úl­ti­ma lis­ta dis­po­ni­ble con­sig­na­ba 884 jar­di­nes y sa­las cu­na, con 51.353 cu­pos de­cla­ra­dos. Pe­ro exis­ten nu­me­ro­sos jar­di­nes que no han pa­sa­do por es­ta eva­lua­ción y fun­cio­nan li­bre­men­te. Allí las fa­mi­lias de­ben guiar­se por las opi­nio­nes y re­co­men­da­cio­nes de otros. En in­ter­net abun­dan las de­nun­cias y re­cla­mos.

La sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción Parvularia, Ma­ría José Cas­tro, cree que uno de los ma­yo­res desafíos es con­se­guir la con­fian­za de los pa­dres, pues aun si exis­tie­ra ofer­ta pa­ra to­dos, al­gu­nos pa­dres op­ta­rían por no en­viar a sus hi­jos al jar­dín. Un 75% de quie­nes no en­vían a sus ni­ños a un cen­tro par­vu­la­rio di­ce no ha­cer­lo por­que no con­fía en el sis­te­ma.

De he­cho, y a pe­sar de que en el pa­sa­do go­bierno de Sebastián Pi­ñe­ra se agre­gó al kín­der co­mo obli­ga­to­rio su­man­do 13 años de es­co­la­ri­dad-, has­ta hoy no exis­te una nor­ma­ti­va que con­cre­te es­te cam­bio le­gal y exi­ja a los co­le­gios a so­li­ci­tar el kín­der ren­di­do.

Es­te es­ce­na­rio de lis­tas de es­pe­ra, aran­ce­les inal­can­za­bles y jar­di­nes sin re­gu­la­ción cla­ra afec­ta es­pe­cial­men­te a los ni­ños de es­tra­to me­dio y ba­jo. “El te­ma es más gra­ve cuan­do ana­li­za­mos la asis­ten­cia por ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co. Los ni­ños más vul­ne­ra­bles -quie­nes más ne­ce­si­tan apo­yo en su es­ti­mu­la­ción- son la­men­ta­ble­men­te los que me­nos asis­ten”, di­ce Joa­quín Wal­ker, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Eli­ge Edu­car.

El ca­mino de las re­for­mas

Du­ran­te el go­bierno pa­sa­do la gratuidad en edu­ca­ción su­pe­rior y la des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción fue­ron los te­mas edu­ca­ti­vos de ma­yor no­to­rie­dad. Sin em­bar­go, hu­bo cam­bios re­le­van­tes en el área de edu­ca­ción parvularia. En 2015 se creó la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Parvularia, de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a la for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en es­te ni­vel.

Tam­bién se creó la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción Parvularia, en­car­ga­da de fis­ca­li­zar la ofer­ta a tra­vés de la nue­va Ley de Au­to­ri­za­ción de Fun­cio­na­mien­to de Es­ta­ble­ci­mien­tos de Edu­ca­ción Parvularia. Los jar­di­nes y sa­las pú­bli­cas re­ci­bi­rán un Re­co­no­ci­mien­to Ofi­cial, y los pri­va­dos una Au­to­ri­za­ción de Fun­cio­na­mien­to, sin la cual nin­guno po­drá -en teo­ría- fun­cio­nar.

En abril, el Mi­ne­duc anun­cia­ba que el 4% de los jar­di­nes pú­bli­cos ha re­ci­bi­do el re­co­no­ci­mien­to y un 15% de los pri­va­dos ha so­li­ci­ta­do la au­to­ri­za­ción (sin re­ci­bir­la aún). El pla­zo pa­ra re­gu­la­ri­zar los jar­di­nes crea­dos

He te­ni­do fa­ci­li­da­des pa­ra asis­tir a los hi­tos de desa­rro­llo de mis hi­jas, por­que mi em­plea­dor ac­tual es cons­cien­te, pe­ro creo que de­be­mos avan­zar a un sis­te­ma que per­mi­ta ma­yor fle­xi­bi­li­dad pa­ra los pa­pás y ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de acom­pa­ñar a sus hi­jos en es­te pro­ce­so”. (An­drés Mu­ñoz, 29, La Se­re­na). “Al ir a ma­tri­cu­lar a mi hi­jo al jar­dín me pre­gun­ta­ron en qué tra­ba­ja­ba. Les di­je que era pro­fe­so­ra, con po­cas ho­ras y un suel­do muy ba­jo. No pue­do pa­gar un jar­dín pri­va­do. De in­me­dia­to me di­je­ron que por ser pro­fe­sio­nal no po­día pos­tu­lar. Se­guí in­sis­tien­do por­que tra­ba­jo to­do el día y no ten­go red de con­tac­tos, pe­ro fi­nal­men­te me ren­dí. Mi hi­jo que­dó sin jar­dín”. (Ca­mi­la Pino, 30, San­tia­go). “Que­dé en lis­ta de es­pe­ra en dos sa­las cu­na cer­ca­nas a mi ca­sa. Los cu­pos no co­rrie­ron y es­tu­ve un año lla­man­do pa­ra sa­ber si se ha­bía sa­li­do al­gún ni­ño. Mi ma­má tu­vo que ha­cer­se car­go de mi gua­gua pa­ra que pu­die­ra tra­ba­jar. Ya no tie­ne ni las ga­nas, ni la pa­cien­cia, ni la fuer­za fí­si­ca. Me da ra­bia por­que la cla­se me­dia que­da sin op­cio­nes. (Ro­mi­na Ea­de, 26, Con­cep­ción).

En oc­tu­bre co­men­cé a bus­car jar­di­nes cer­ca de mi ca­sa. Las ins­crip­cio­nes se abrían en di­ciem­bre, pe­ro ape­nas co­men­za­ron ya no que­da­ban cu­pos. Fui a Jun­ji a pre­gun­tar y di­je­ron que es­ta­ba den­tro del 50% más vul­ne­ra­ble, pe­ro que no ha­bía cu­pos. No tu­ve más op­ción que en­deu­dar­me con una sa­la cu­na que me co­bra $110.000 de ma­trí­cu­la y $180.000 de men­sua­li­dad, más los úti­les. Es muy di­fí­cil sur­gir así”. (Jo­celyn Cas­ti­llón, 25, Mai­pú). Pa­ra mis hi­jos ha si­do muy po­si­ti­vo el jar­dín. Les ayu­da a so­cia­li­zar y apren­den co­sas que no­so­tros por los tra­ba­jos no po­de­mos en­se­ñar­les. Aho­ra, la fle­xi­bi­li­dad pa­ra los pa­pás es al­go que no exis­te. Yo tra­ba­jo en mi pro­pia em­pre­sa y por eso pue­do par­ti­ci­par”. (Manuel Mi­lla, 30, Ca­la­ma). Soy edu­ca­do­ra de pár­vu­los y, aho­ra que soy ma­má, ten­go mu­chas con­tra­dic­cio­nes. Ten­go que tra­ba­jar, pe­ro me ha­bría gus­ta­do que­dar­me más tiem­po con mi hi­jo. Hay po­cos lu­ga­res pro­fe­sio­na­les y que real­men­te se preo­cu­pan de edu­car a los ni­ños des­de el res­pe­to. Por eso las ma­más bus­can con lupa”. (Ma­ría José Fer­nán­dez, 34, Ñu­ñoa). Es­ta­mos con­ten­tos del ti­po de es­ti­mu­la­ción y edu­ca­ción que re­ci­ben nues­tras hi­jas. La­men­ta­ble­men­te es­te ti­po de edu­ca­ción (pri­va­da) no es ba­ra­ta y nos qui­ta al­re­de­dor del 50% de nues­tros in­gre­sos, pe­ro es un pre­cio que es­ta­mos dis­pues­tos a pa­gar”. (Gus­ta­vo Del­ga­do, 40, Pro­vi­den­cia).

has­ta enero de 2017 era agos­to del pró­xi­mo año, pe­ro a fi­nes de ju­nio el Eje­cu­ti­vo en­vió una in­di­ca­ción a la Cá­ma­ra que pos­ter­ga has­ta el 31 de di­ciem­bre del 2022 la exi­gen­cia de es­tos re­qui­si­tos obli­ga­to­rios.

La sub­se­cre­ta­ria Ma­ría José Cas­tro ex­pli­ca que al­gu­nos re­qui­si­tos, co­mo los de in­fra­es­truc­tu­ra, re­quie­ren más tiem­po ya que de­ben ser fi­nan­cia­dos por los mis­mos jar­di­nes. Ma­ría Isa­bel Díaz, ex sub­se­cre­ta­ria, ha ca­li­fi­ca­do co­mo “pa­ra­dó­ji­ca” la pos­ter­ga­ción de “los más de 10 es­tán­da­res obli­ga­to­rios que ase­gu­ran una ca­li­dad mí­ni­ma”. Ar­gu­men­ta que an­tes del cam­bio de go­bierno ellos tam­bién pro­pu­sie­ron una pos­ter­ga­ción, pe­ro só­lo pa­ra el te­ma de la in­fra­es­truc­tu­ra.

Con el ob­je­ti­vo de sim­pli­fi­car y agi­li­zar el trá­mi­te, el go­bierno creó a prin­ci­pios de ju­nio una pla­ta­for­ma vir­tual de cer­ti­fi­ca­ción pa­ra las sa­las cu­na y jar­di­nes in­fan­ti­les. En una pri­me­ra eta­pa el sis­te­ma es­tá só­lo dis­po­ni­ble pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos. Pro­gre­si­va­men­te de­be­rá am­pliar­se a los par­ti­cu­la­res. Des­de el Eje­cu­ti­vo han des­ta­ca­do que otro as­pec­to cla­ve es sis­te­ma­ti­zar la in­for­ma­ción exis­ten­te, pa­ra “con­tar con da­tos ro­bus­tos so­bre ofer­ta, de­man­da y lis­tas de es­pe­ra”, afir­ma Ma­ría José Cas­tro. Por es­ta ra­zón anun­cia­ron un Sis­te­ma Cen­tra­li­za­do de In­for­ma­ción pa­ra la Edu­ca­ción Parvularia.

A co­mien­zos de es­te año, só­lo en el sis­te­ma pú­bli­co ha­bía 280.241 ni­ños ma­tri­cu­la­dos en­tre los ce­ro y los cin­co años, aun­que des­de el Mi­ne­duc acla­ran que esa ci­fra ha ido cre­cien­do du­ran­te el año con la inau­gu­ra­ción de nuevos jar­di­nes y sa­las cu­na. Du­ran­te el go­bierno pa­sa­do se abrie­ron 45 mil nuevos cu­pos y hay 25 mil va­can­tes en eta­pa de li­ci­ta­ción o eje­cu­ción es­te año. Así, se cum­pli­ría la pro­me­sa de am­pliar la co­ber­tu­ra en 70 mil cu­pos.

Pe­ro Ni­co­le Cis­ter­nas, di­rec­to­ra de po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas de Edu­ca­ción 2020, afir­ma que más de 50 mil ni­ños no pue­den ac­ce­der a un cen­tro edu­ca­ti­vo en es­te ni­vel por fal­ta de va­can­tes. Chi­le se en­cuen­tra so­bre el pro­me­dio la­ti­noa­me­ri­cano en es­ta área, pe­ro muy por de­ba­jo de la me­dia de la OCDE. Se­gún el Mi­ne­duc, un 96% de los ni­ños va a kín­der, sin em­bar­go la ci­fra des­cien­de dra­má­ti­ca­men­te pa­ra los más pe­que­ños: ape­nas un 29,1% de ma­trí­cu­la pa­ra en­tre ce­ro y tres años.

Por es­to el go­bierno pre­sen­tó la se­ma­na pa­sa­da un pro­yec­to de ley de una sa­la cu­na universal pa­ra to­dos los hi­jos de ma­dres y pa­dres tra­ba­ja­do­res, ha­cien­do ex­ten­si­va es­ta or­den pa­ra em­pre­sas con me­nos de 20 mu­je­res con­tra­ta­das que hoy en día no tie­nen la obli­ga­ción de pro­veer­la. Des­de el Eje­cu­ti­vo es­pe­ran sea apro­ba­da an­tes del 18 de sep­tiem­bre.

Aun­que va­lo­ran que el te­ma se pu­sie­ra so­bre la me­sa, des­de Edu­ca­ción 2020 cri­ti­can que el pro­yec­to con­si­de­re un re­torno al co­pa­go, ya que és­te “pro­fun­di­za la ex­clu­sión des­de la edad más tem­pra­na”. Ade­más, di­cen que el pro­yec­to es­tá di­se­ña­do úni­ca­men­te des­de una pers­pec­ti­va la­bo­ral y no edu­ca­ti­va, sin con­si­de­rar el pro­ble­ma es­truc­tu­ral de la fal­ta de cu­pos ni la ca­li­dad del ser­vi­cio.

Me­jor en­se­ñan­za

La pu­bli­ca­ción a prin­ci­pios de año de unas nue­vas ba­ses cu­rri­cu­la­res (al­go así co­mo una car­ta de na­ve­ga­ción pe­da­gó­gi­ca pa­ra es­ta­ble­ci­mien­tos y edu­ca­do­res) re­pre­sen­ta un hi­to re­le­van­te pa­ra la edu­ca­ción parvularia. Allí se de­ta­llan los fo­cos y prio­ri­da­des que el Es­ta­do quie­re dar­le a es­te ni­vel edu­ca­ti­vo y por pri­me­ra vez se incluye a to­dos los ni­ve­les, des­de la sa­la cu­na. “De­ci­di­mos po­ner el én­fa­sis en for­mar ni­ños ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pan y que son em­pá­ti­cos”, di­ce la ex sub­se­cre­ta­ria Ma­ría Isa­bel Díaz.

Las nue­vas ba­ses con­si­de­ran al jue­go co­mo vehícu­lo cen­tral del apren­di­za­je. “La edu­ca­ción ini­cial no es una guar­de­ría, un lu­gar don­de los ni­ños só­lo van a ju­gar. Sí, jue­gan, por­que en es­ta eta­pa el jue­go es cla­ve, pe­ro de­trás hay una pla­ni­fi­ca­ción que responde a al­go. Oja­lá pu­dié­ra­mos ex­ten­der es­to has­ta pri­me­ro o se­gun­do bá­si­co”, agre­ga Ma­ría José Cas­tro.

Pa­ra Juan Pa­blo Valenzuela, doc­tor en eco­no­mía y aca­dé­mi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­da en Edu­ca­ción (CIAE) de la U. de Chi­le, el cre­ci­mien­to en la ofer­ta de­be ne­ce­sa­ria­men­te ir de la mano con un me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad. “Si que­re­mos que los pa­dres par­ti­ci­pen tran­qui­la­men­te del mun­do la­bo­ral, de­be­mos ga­ran­ti­zar­les que los lu­ga­res don­de de­jan a sus ni­ños res­guar­dan y po­ten­cian su desa­rro­llo”. Es­tu­dios con­fir­man que un ser­vi­cio de ba­ja ca­li­dad no só­lo no be­ne­fi­cia a los ni­ños, sino que los pue­de per­ju­di­car en su desa­rro­llo o apren­di­za­je.

Si hay un ele­men­to cla­ve que cru­za am­bos as­pec­tos -ofer­ta y ca­li­dad de la mis­ma- son las edu­ca­do­res y téc­ni­cos de pár­vu­los. Hoy el sis­te­ma pue­de for­mar a unas 1.500 edu­ca­do­ras en ins­ti­tu­cio­nes acre­di­ta­das, lo que no con­se­gui­rá cu­brir las ne­ce­si­da­des del sis­te­ma y au­men­tar la can­ti­dad de adul­tos por ni­ño. Ac­tual­men­te, la pro­por­ción es de 23 pár­vu­los por edu­ca­dor, cuan­do el pro­me­dio OCDE no su­pera los 14. Ma­ría Isa­bel Díaz afir­ma que ellos in­gre­sa­ron un de­cre­to a Con­tra­lo­ría que me­jo­ra­ba es­tas ci­fras, pe­ro que el ac­tual go­bierno lo re­ti­ró pa­ra ha­cer más es­tu­dios.

“Es­ti­ma­mos que al 2030 ne­ce­si­ta­re­mos unas 23.000 téc­ni­cos en aten­ción de pár­vu­los y unas 18.000 edu­ca­do­ras de pár­vu­los de ca­li­dad. Aquí hay un desafío ur­gen­te”, di­ce Ni­co­le Cis­ter­nas, de Edu­ca­ción 2020. Por eso, otro flan­co de preo­cu­pa­ción es la ca­li­dad for­ma­ti­va que re­ci­ben las téc­ni­cos, tan­to de ni­vel me­dio co­mo su­pe­rior. La ur­gen­cia jus­ti­fi­ca­ría ace­le­rar una me­jo­ra de con­di­cio­nes la­bo­ra­les. “La evi­den­cia in­di­ca que los do­cen­tes son el fac­tor que más im­pac­ta el apren­di­za­je de los es­tu­dian­tes. Si que­re­mos atraer a los me­jo­res a la ca­rre­ra de Edu­ca­ción Parvularia y te­ner edu­ca­do­res que tra­ba­jen fe­li­ces, de­be­mos me­jo­rar sus con­di­cio­nes”, di­ce Ma­tías Wal­ker, de Eli­ge Edu­car. Con­si­de­ran­do lo an­te­rior, la in­cor­po­ra­ción de los edu­ca­do­res de pár­vu­los a la ca­rre­ra do­cen­te es un lo­gro. Lue­go de eso, al­gu­nas edu­ca­do­ras au­men­ta­ron has­ta en un 60% de su suel­do. El pro­ble­ma es que es­te me­jo­ra­mien­to es gra­dual (en cua­tro eta­pas) y to­ma­rá va­rios años pa­ra que be­ne­fi­cie a to­dos. Por otra par­te, agre­ga Wal­ker, es ne­ce­sa­rio que las edu­ca­do­ras ten­gan ho­ras no lec­ti­vas pa­ra pre­pa­rar su tra­ba­jo y crear pa­ra ellas un pro­gra­ma de for­ta­le­ci­mien­to pe­da­gó­gi­co que las apo­ye en sus la­bo­res.

Las 12 pro­pues­tas del Plan Ini­cial, en­tre­ga­das ha­ce unos días por 40 or­ga­ni­za­cio­nes, pro­po­nen co­mo me­ta de tra­ba­jo el 2030. Tan­to esas or­ga­ni­za­cio­nes co­mo ex­per­tos en edu­ca­ción y au­to­ri­da­des re­co­no­cen que és­ta es una ta­rea de lar­go alien­to, y que los desafíos ex­pues­tos no se so­lu­cio­na­rán ni en un go­bierno, ni en dos. Por eso, los cam­bios de­ben em­pe­zar hoy.

“Cree­mos que es­to es una ver­da­de­ra prio­ri­dad del go­bierno. Ha ha­bi­do anun­cios, mu­chas comisiones y me­sas de tra­ba­jo, así que es­ta­mos bien es­pe­ran­za­dos”, afir­ma Joa­quín Wal­ker, de Eli­ge Edu­car. “Que ese dis­cur­so em­pie­ce a ma­te­ria­li­zar­se en pro­yec­tos de ley, re­gla­men­tos, de­cre­tos, es lo que es­ta­mos es­pe­ran­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.