JUA­NI­TA RINGELING

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Si­gue vi­vien­do en EE.UU., per­se­ve­ran­do -di­ce- en au­di­cio­nes co­mo ac­triz. Allá, ade­más, di­ri­ge un do­cu­men­tal y es­tá vol­vien­do a ha­cer mú­si­ca. Vie­ne a Chi­le por co­la­bo­ra­cio­nes con di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes, co­mo la Fun­da­ción Al­ti­plano.

Leo

How to Chan­ge Your Mind, de Mi­chael Po­llan. Es un au­tor que me gus­ta mu­cho. Leí su li­bro The Om­ni­vo­re’s Di­le­ma y me abrió los ojos so­bre la in­dus­tria ali­men­ti­cia; vi su se­rie

Coo­ked y me con­quis­tó des­de la sim­ple­za y la be­lle­za; y cuan­do salió es­te li­bro, me hi­zo to­tal sen­ti­do con un pro­ce­so per­so­nal re­la­cio­na­do al en­ten­di­mien­to es­pi­ri­tual.

Veo

Mu­chos do­cu­men­ta­les. ¡Ha­ce po­qui­to vi la se­rie de cor­tos do­cu­men­ta­les de Eli­za­beth Lo, una ma­ra­vi­lla! La se­lec­ción de cor­tos do­cu­men­ta­les de los Os­car. Me gus­tó mu­cho Hea­ven

is Traf­fic jam on the 405; vol­ví a ver Tas­hi and the Monk: ter­ce­ra vez que lo veo y no pue­do evi­tar sol­tar unas lá­gri­mas.

Via­jo

Ven­go lle­gan­do de Nue­vo Mé­xi­co, don­de es­ta­mos fil­man­do un do­cu­men­tal. ¡Es pre­cio­so! Con pai­sa­jes in­creí­bles, la gen­te es abier­ta y aco­ge­do­ra, la co­mi­da ex­qui­si­ta.

To­mo

Siem­pre vino. Me en­can­ta el té y las in­fu­sio­nes, com­pro dis­tin­tas hier­bas a gra­nel y las voy mez­clan­do pa­ra te­ner siem­pre una in­fu­sión fría en el re­fri o ca­lien­te. ¡El té mat­cha es mi per­di­ción! Ca­lien­te o frío, so­lo o con un po­co de le­che de al­men­dras que ha­go yo mis­ma.

Ad­mi­ro

A sor Jua­na Inés de la Cruz, por su in­te­li­gen­cia, te­na­ci­dad, por ser va­lien­te y rup­tu­ris­ta. Ad­mi­ro a Fun­da­ción Al­ti­plano por el in­creí­ble tra­ba­jo que han he­cho en Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta, por su sen­si­bi­li­dad pa­ra res­ca­tar el pa­tri­mo­nio ma­te­rial e in­ma­te­rial de es­ta zo­na ma­ra­vi­llo­sa.

Ad­mi­ro a mis pa­pás por el amor y con­vic­ción que tie­nen en ca­da co­sa que ha­cen, su ener­gía ava­sa­lla­do­ra y por en­se­ñar­me con el ejem­plo el va­lor pro­fun­do de la ho­nes­ti­dad.

Es­cu­cho

Una ami­ga me mos­tró la ban­da The Dø y se ha trans­for­ma­do en el sound­track del ve­rano. Zoe es un buen com­pa­ñe­ro tam­bién y úl­ti­ma­men­te vol­ví a es­cu­char a Con­gre­so: quie­ro ha­cer un co­ver de una de sus can­cio­nes.

Creo

En la gra­ti­tud co­mo gran fuer­za mo­vi­li­za­do­ra, co­mo ca­ble a tie­rra y co­ne­xión es­pi­ri­tual. La gra­ti­tud es co­mo un múscu­lo, hay que tra­ba­jar­lo cons­cien­te y fre­cuen­te­men­te. Creo en la gra­ti­tud co­mo ca­mino a la fe­li­ci­dad.

Co­mo

El mo­vi­mien­to Slow Food me pa­re­ce muy in­tere­san­te. De la gran­ja a la me­sa. Creo im­por­tan­te con­su­mir con res­pon­sa­bi­li­dad, co­no­cer la ca­de­na de nues­tros ali­men­tos y desa­rro­llar gra­ti­tud a la na­tu­ra­le­za y a las per­so­nas que tra­ba­jan la tie­rra, las ma­nos que cul­ti­van, po­ner­le ca­ra y lu­gar a lo que co­me­mos. En Chi­le hay mu­chos res­tau­ran­tes de es­te ti­po.

Odio

No soy muy odio­sa, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no me gus­ta la os­ten­ta­ción. Creo que es el re­fle­jo de la po­bre­za de es­pí­ri­tu. La vi­ru­len­cia de las re­des so­cia­les. Creo que de­be­mos ge­ne­rar dis­cu­sio­nes des­de las críticas cons­truc­ti­vas. Y es­toy más que ca­brea­da de los nar­ci­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.