#METOO ME CON­DE­NA

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR An­drés Be­ní­tez

La historia de Asia Ar­gen­to prue­ba al­go que ya de­bie­ra es­tar cla­ro pa­ra siem­pre: la reali­dad siem­pre es ca­paz de su­pe­rar la fic­ción. Por­que la vida de es­ta ac­triz y di­rec­to­ra ita­lia­na se ha con­ver­ti­do en el guiOn más per­fec­to que la in­dus­tria del cine ja­más ima­gi­nó. Uno que tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios: se­xo, po­der, vio­la­cio­nes y muer­te.

Con una tra­yec­to­ria des­ta­ca­da en Ita­lia, Ar­gen­to nun­ca lo­gró ser con­si­de­ra­da una ce­le­bri­dad fue­ra de su país. Por eso, mu­chos apun­tan a que su gran sal­to a la fa­ma su­ce­dió en el año 2016, cuan­do se con­vier­te en la pa­re­ja ofi­cial de Ant­ho­nie Bour­dain, en ese en­ton­ces el me­ga­chef más fa­mo­so del pla­ne­ta. Sus fotos se con­vir­tie­ron rá­pi­da­men­te en las fa­vo­ri­tas de la pren­sa ro­sa.

Na­die ima­gi­nó que aque­llo se­ría un me­ro ape­ri­ti­vo a lo que su­ce­de­ría des­pués. Por­que al año si­guien­te, Ar­gen­to jue­ga su car­ta es­con­di­da y se con­vier­te en la pri­me­ra mu­jer en des­en­mas­ca­rar a Har­vey Weins­tein, el to­do­po­de­ro­so pro­duc­tor de Holly­wood. En una ex­plo­si­va en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en la re­vis­ta New Yor­ker, lo acu­só de ha­ber­la vio­la­do en un ho­tel de Can­nes cuan­do ella te­nía 21 años. Su de­cla­ra­ción fue el co­mien­zo de una se­rie de de­nun­cias so­bre Weins­tein y de mu­chos otros per­so­na­jes dan­do ori­gen al mo­vi­mien­to #MeToo, del cual Ar­gen­to se con­vir­tió en su lí­der na­tu­ral.

Asu­mió su nue­vo rol con fe­ro­ci­dad. No du­dó en en­fren­tar a quien se cru­za­ra en su camino, til­dan­do de trai­dor o cóm­pli­ce a to­dos los que no se su­ma­ban a su cau­sa con de­vo­ción. Pa­ra la historia es­tá la for­ma co­mo in­cre­pó a Meryl Streep por su su­pues­to si­len­cio fren­te al te­ma. “El pro­ble­ma eres tú. Des­pre­cio tu hi­po­cre­sía”, es­cri­bió en Twitter. Tam­bién re­cor­da­do fue su pro­vo­ca­dor dis­cur­so en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Can­nes: “Fui vio­la­da aquí por Har­vey Weins­tein en 1997. Es­te fes­ti­val era su te­rreno de ca­za”, di­jo an­te el es­tu­por de los asis­ten­tes.

La vo­rá­gi­ne en que es­ta­ba su­mi­da su vida su­frió un gol­pe el 8 de ju­nio pa­sa­do, cuan­do Ant­ho­nie Bour­dain fue en­con­tra­do muer­to en un ho­tel en Fran­cia. Se ha­bía sui­ci­da­do, al pa­re­cer pro­duc­to de una de­pre­sión que arras­tra­ba des­de ha­ce tiem­po. Fue un im­pac­to fe­roz no só­lo pa­ra Asia Ar­gen­to, sino tam­bién pa­ra to­do el mun­do por la in­fluen­cia que te­nía el afa­ma­do chef.

Pe­ro el do­lor de aque­llo se­ría com­pa­ra­ble con lo que ven­dría des­pués.

El 20 de agos­to, el New York Ti­mes pu­bli­có una historia don­de ase­gu­ra que Ar­gen­to pa­gó más de 300 mil dó­la­res al ac­tor Jimmy Ben­net, lue­go de que és­te la acu­sa­ra de ha­ber­lo asal­ta­do se­xual­men­te cuan­do te­nía 17 años (ella 34), lo que su­po­ne el de­li­to de abu­so a me­no­res. O sea, la atra­pa­ron en lo que más de­tes­ta y con­de­na. Una bom­ba de ra­ci­mo que de­jó a to­dos ató­ni­tos y tam­ba­lean­do al #MeToo, que rá­pi­da­men­te la sa­có de sus fi­las y de su rol de lí­der na­tu­ral.

Bueno, pa­sar de la víc­ti­ma fa­vo­ri­ta al acu­sa­do más de­tes­ta­ble no es­ta­ba en los pla­nes de na­die. Los si­có­lo­gos di­rán que es­ta­mos fren­te a un clá­si­co. El abu­sa­dor abu­sa­do. El vio­la­dor vio­la­do. Pue­de ser, pe­ro eso no qui­ta el asom­bro.

Otros sa­can lec­cio­nes po­si­ti­vas de to­do es­to. Lau­ra Kip­nis es­cri­bió una co­lum­na no­ta­ble en The Guar­dian don­de con­fie­sa que hay una parte de ella que se sin­tió ali­via­da con la no­ti­cia. “To­do lo que he­mos es­cu­cha­do en los úl­ti­mos 10 me­ses es có­mo las mu­je­res son abu­sa­das por el se­xo mas­cu­lino, creán­do­se una suer­te de su­pe­rio­ri­dad de gé­ne­ro que sa­be­mos que es fal­sa. Por eso, es bueno que nos re­cuer­den que las mu­je­res pue­den ser muy po­co vir­tuo­sas tam­bién”.

Pue­de ser. Pe­ro de se­gu­ro que eso no era lo que te­nía en men­te Asia Ar­gen­to cuan­do co­men­zó su cru­za­da con el #MeToo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.