IVÁN, EL MÁS GRAN­DE

La Tercera - Tendencias - - ESPECIAL CHILENIDAD - POR An­drés Be­ní­tez

Co­rría el mi­nu­to cua­ren­ta del se­gun­do tiem­po y el Real Ma­drid no lo­gra­ba su­pe­rar al De­por­ti­vo. Era la final de la li­ga y el es­ta­dio, pe­se a los más de 80 mil hin­chas que lo re­ple­tan, cae en un si­len­cio ex­tra­ño. “Ese si­len­cio del Ber­na­béu que cuan­do es si­len­cio, es si­len­cio”, di­ce Za­mo­rano. De pron­to, Emi­lio Ama­vis­ca man­da un za­pa­ta­zo des­de la mi­tad de can­cha ha­cia el área con­tra­ria. Son 40 lar­gos me­tros que re­co­rre has­ta que se en­cuen­tra con el pe­cho del chi­leno. “Yo que­ría pe­gar­le, pe­ro la pe­lo­ta no ba­ja­ba nun­ca. En­tro en­ton­ces al área y le doy, con un án­gu­lo prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble por la po­si­ción del ar­que­ro. Igual, le pe­go con el em­pei­ne lleno, el ar­que­ro la al­can­za a to­car y di­go: no es gol. Pe­ro la pe­lo­ta si­gue, pe­ga en el pa­lo y sí, en­tra. Y ahí ya ex­plo­to”. Y el de­li­rio se desató en el si­len­cio­so Ber­na­béu.

Fue el gol de su ca­rre­ra. El que hi­zo cam­peón al Real Ma­drid des­pués de cin­co años; el que ter­mi­nó con la era de oro del Bar­ce­lo­na de Johan Cruyff; el que con­sa­gró a Za­mo­rano co­mo el gran ído­lo que si­gue sien­do allá y acá. “Creo que con ese gol lo­gré en­trar a to­dos los ho­ga­res de Chi­le. Con mi ale­gría, con mis pe­nas, con mi his­to­ria”, di­ce el ju­ga­dor, sin du­dar­lo.

Es cier­to, ese mo­men­to lo re­cor­da­mos to­dos. No só­lo por el gol, sino por­que era el final fe­liz de una his­to­ria que ha­bía par­ti­do mal. Muy mal. La tem­po­ra­da an­te­rior tu­vo una se­quía de tres me­ses sin mar­car un gol y con la lle­ga­da de Jor­ge Val­dano co­mo en­tre­na­dor, el club le anun­ció que no con­ta­ba más con él. Así las co­sas, Za­mo­rano en­tró en el club de los des­he­re­da­dos. Se le bus­có un equi­po al­ter­na­ti­vo, en li­gas me­no­res, pe­ro el chi­leno se pu­so fir­me y, en una ac­ti­tud que pa­re­cía la mez­cla per­fec­ta en­tre la lo­cu­ra, la to­zu­dez y ego, in­sis­tió en que­dar­se en el Real Ma­drid. Val­dano lo in­ti­mi­dó pro­me­tién­do­le ser el quin­to ex­tran­je­ro, o sea, que nun­ca ju­ga­ría, pe­ro na­da. Co­mo mono por­fia­do, mien­tras más le de­cían que se va­ya, más que­ría que­dar­se.

Hay que ad­mi­tir que, en ese tiem­po, da­ba un po­co de ver­güen­za aje­na su ac­ti­tud. An­dar por la vi­da men­di­gan­do un pues­to no era lo que uno es­pe­ra del ído­lo. Pe­ro só­lo Za­mo­rano sa­bía lo que le ha­bía cos­ta­do lle­gar a ju­gar al me­jor club del mun­do. Él no es­ta­ba dis­pues­to a sa­lir sin an­tes pe­lear. Si eso sig­ni­fi­ca­ba ser nin­gu­nea­do, ma­la suer­te. No se­ría la pri­me­ra ni úl­ti­ma vez.

Bueno la his­to­ria ter­mi­na co­mo sa­be­mos. Za­mo­rano, a pun­ta de es­fuer­zo y ta­len­to, le dio vuel­ta la mano al des­tino, hi­zo cam­peón al Real Ma­drid y fue pi­chi­chi, el go­lea­dor de la li­ga del año 95. En sín­te­sis: del in­fierno a la glo­ria. Por eso, su paso por la ca­sa blan­ca es re­cor­da­da con ca­ri­ño. En su pá­gi­na ofi­cial, ba­jo el tí­tu­lo “El gol con nom­bre pro­pio”, se des­cri­be al chi­leno co­mo la “la te­na­ci­dad y el gol per­so­ni­fi­ca­dos”.

Y tie­ne ra­zón Za­mo­rano: en ese mo­men­to en­tró a to­dos los ho­ga­res chi­le­nos. Pe­ro no só­lo por el gol. Tam­bién, por­que, pe­se a su fa­ma, el ju­ga­dor era muy chi­leno. Des­de su ori­gen en la co­mu­na de Mai­pú, has­ta cuan­do en Ma­drid nun­ca de­jó de es­tar acom­pa­ña­do por su ma­dre, la se­ño­ra Ali­cia y sus fa­mo­sas ca­zue­las que fue­ron lue­go un hit en to­do el país. Pe­ro tam­bién por­que se le “pe­gó” el acen­to es­pa­ñol a las 24 ho­ras de es­tar ahí. Y tam­bién, por­que des­pués le dio por con­quis­tar a las fa­mo­sas de la épo­ca. Pri­me­ro, Da­nie­lla Cam­pos y lue­go, Ke­ni­ta La­rraín, con quien sus­pen­dió el ma­tri­mo­nio dos días an­tes de la ce­re­mo­nia. Al año si­guien­te se ca­sa con la mo­de­lo ar­gen­ti­na Ma­ría Al­be­ró. O sea, por don­de se lo mi­re, un gran­de.

El año 1991 via­jé a Se­vi­lla y un pe­rio­dis­ta me pi­dió si po­día traer unas fo­to­gra­fías de Za­mo­rano. ¿Quién es Za­mo­rano?, le di­go. “Un chi­leno que la es­tá rom­pien­do en Es­pa­ña. Di­cen que el Real Ma­drid es­tá in­tere­sa­do en él. Yo que tú lo co­noz­co. In­ví­ta­lo a un ca­fé, es un buen ti­po y es­tá me­dio so­lo allá. Va a es­tar fe­liz.”, me di­ce.

Cua­tro años des­pués, cuan­do, co­mo to­dos, gri­ta­ba sin pa­rar el his­tó­ri­co gol de Za­mo­rano al De­por­ti­vo -gran­de Iván, gran­de Bam Bam-, no de­jé de pen­sar que yo pu­de ha­ber co­no­ci­do al ído­lo en per­so­na. Y me dio la­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.