La co­fra­día de los nue­vos cer­ve­ce­ros

Una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res es­tá de­trás de la úl­ti­ma ola cer­ve­ce­ra que es­tá cre­cien­do en San­tia­go. Com­par­ten va­rios ras­gos co­mu­nes: an­dan por los trein­ta y tan­tos, son ma­teos, más osa­dos, se coope­ran en­tre ellos y aman el amar­go lú­pu­lo, que es el

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR CRIS­TÓ­BAL FREDES FO­TOS PA­BLO SANHUEZA

So­mos po­cos y nos co­no­ce­mos. He­mos com­par­ti­do ca­si con to­dos una cer­ve­za en al­gún mo­men­to”, di­ce Wi­lliam Flo­res, uno de los due­ños de la cer­ve­ce­ría Spoh.

En las ba­rras del Ho­nes­to Mi­ke, el Moss­to, el Bar­bu­do y otros ba­res es­pe­cia­li­za­dos en cer­ve­za en San­tia­go no es ra­ro pre­gun­tar “¿qué tie­nen hoy?”. La ofer­ta de cer­ve­zas, es­pe­cial­men­te la que lle­ga en ba­rril, es di­ná­mi­ca, va ro­tan­do. Pue­de ha­ber una nue­va mar­ca o una pro­duc­ción li­mi­ta­da. Tam­bién es in­só­li­ta­men­te am­plia. Has­ta 20 ba­rri­les di­fe­ren­tes pue­den es­tar fun­cio­nan­do al mis­mo tiem­po. Una ma­ra­vi­lla pa­ra los ob­se­sio­na­dos con es­ta be­bi­da: sue­le su­ce­der que la cer­ve­za de ba­rril -el tér­mino schop se usa me­nos- es más fres­ca que la em­bo­te­lla­da.

Nor­mal­men­te, las cer­ve­zas dis­po­ni­bles se ano­tan en una pi­za­rra. Ade­más del nom­bre y el es­ti­lo, allí se es­cri­ben el gra­do al­cohó­li­co y muy im­por­tan­te- el IBU (In­ter­na­tio­nal Bit­ter­ness Unit), que in­di­ca el ni­vel de amar­gor, un atri­bu­to que va en al­za.

En es­ta es­ce­na, ob­via­men­te, no hay es­pa­cio pa­ra las cer­ve­zas in­dus­tria­les que se be­ben co­mo el agua. Lo que man­da es el sa­bor, el ca­rác­ter. Tam­po­co hay mu­chos sig­nos de la cul­tu­ra de cer­ve­za ar­te­sa­nal sur­gi­da ha­ce quin­ce o vein­te años. Es­te es un mo­vi­mien­to más re­cien­te, más in­fluen­cia­do por la es­ce­na grin­ga de las úl­ti­mas dé­ca­das. Y lo que pa­sa en es­tos ba­res es só­lo la ca­ra más vi­si­ble.

De­trás de esas cer­ve­zas hay una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res: ti­pos de trein­tai­tan­tos, muy es­tu­dio­sos, co­nec­ta­dos en­tre ellos y con el mun­do. Su en­tu­sias­mo es el co­rre­la­to lo­cal de un mo­vi­mien­to cer­ve­ce­ro glo­bal e hi­per­co­nec­ta­do. Mu­chos han ini­cia­do sus pro­pias cer­ve­ce­rías es­tos úl­ti­mos años; otros se han ins­ta­la­do en mar­cas ya es­ta­ble­ci­das. Pa­re­cen una co­fra­día, por­que se conocen, com­par­ten recetas, se reúnen en even­tos e in­clu­so ela­bo­ran “cer­ve­zas co­la­bo­ra­ti­vas”, co­mo se les lla­ma a las pro­du­ci­das en­tre dos o más em­pre­sas.

La cer­ve­ce­ría Spoh es un buen ejem­plo de es­ta olea­da. Su plan­ta queda en el ba­rrio Matta, don­de tie­nen un aco­ge­dor re­ci­bo pa­ra los que van a com­prar cer­ve­za con sus

grow­lers, ja­rras de vi­drio es­pe­cia­les pa­ra tras­la­dar­la. No hay otra ma­ne­ra: aquí ven­den só­lo cer­ve­za de ba­rril. En­tre cu­bas de ace­ro inoxi­da­ble y mu­cho aro­ma a lú­pu­lo tra­ba­jan Ma­xi­mi­li­ano Iva­no­vic (30) y Wi­lliam Flo­res (36), sus due­ños. Se co­no­cie­ron en un con­gre­so cer­ve­ce­ro en Te­mu­co ha­ce unos años. Te­nían un re­co­rri­do pa­re­ci­do: par­tie­ron es­tu­dian­do ca­rre­ras tra­di­cio­na­les e hi­cie­ron cer­ve­za de for­ma ca­se­ra has­ta que el hobby se vol­vió se­rio. Por on­da, el lu­gar don­de fun­cio­na Spoh re­cuer­da a Com­pa­ñe­ros

de co­pa, esa pe­lí­cu­la con Oli­via Wil­de y An­na Ken­drick am­bien­ta­da en una cer­ve­ce­ría hips­ter en Chica­go (la vie­ron, no les gus­tó).

En Spoh di­cen que se sien­ten par­te de una es­ce­na muy “her­ma­na­ble” en San­tia­go. Que an­ti­gua­men­te no era así, que ha­bía se­cre­tis­mo en­tre los pro­duc­to­res, que aho­ra apren­den unos de otros. “So­mos po­cos y nos co­no­ce­mos. He­mos com­par­ti­do ca­si con to­dos una cer­ve­za en al­gún mo­men­to”, di­ce Flo­res. Aña­de que par­ti­ci­pan de los Hú­sa­res Cer­ve­ce­ros, una agru­pa­ción de al­gu­nos pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

Iva­no­vic ex­pli­ca que en Spoh dis­fru­tan re­ci­bien­do a los con­su­mi­do­res, ser una cer­ve­ce­ría cer­ca­na, ex­pli­car sus cer­ve­zas. Otra co­sa que los ca­rac­te­ri­za, di­ce, es un es­pí­ri­tu más cu­rio­so en la pro­duc­ción. “Nos gus­ta sa­lir del área de con­fort. Ha­ce­mos seis va­rie­da­des fi­jas y, una vez al mes, una ex­pe­ri­men­tal”.

Pe­ro a los aje­nos a es­ta cul­tu­ra, to­do el ca­tá­lo­go po­drá pa­re­cer­les ex­pe­ri­men­tal. En Spoh no ela­bo­ran cer­ve­zas ba­jo con­cep­tos ge­né­ri­cos, co­mo ám­bar o ru­bia. Aquí se es­ti­lan cer­ve­zas co­mo las IPAs (In­dia Pa­le Ale), de mu­cho lú­pu­lo y más amar­gas y aro­má­ti­cas. O las RIS (Rus­sian Im­pe­rial Stout), las más po­de­ro­sas en­tre las ne­gras.

Un ca­so si­mi­lar es el de la cer­ve­ce­ría Ala­me­da Beer Company (has­ta ha­ce po­co lla­ma­da Ya­ki­ma). Sur­gió co­mo un pro­yec­to de cer­ve­za ca­se­ra en­tre ami­gos de in­fan­cia. Fue así has­ta que dos de ellos (Mi­chael Ah­lers y Clau­dio Gon­zá­lez) viajaron en 2014 a per­fec­cio­nar­se a EE.UU., y al re­gre­sar lo trans­for­ma­ron en una cer­ve­ce­ría he­cha y de­re­cha. Hoy tie­nen una pe­que­ña plan­ta en un edi­fi­cio an­ti­guo del cen­tro, cer­ca de la Ala­me­da. Des­de allí des­pa­chan sus ba­rri­les a di­ver­sos ba­res y

sus bo­te­llas a tien­das co­mo Beer­va­na, cu­yos due­ños son ade­más so­cios de la cer­ve­ce­ría.

En la plan­ta, su maes­tro cer­ve­ce­ro (el enó­lo­go en la cer­ve­za), Cris­tian Opor­tu (29), ha­bla ca­si una ho­ra con pla­cer so­bre es­te tema. Di­ce, co­mo sus co­le­gas de Spoh, que la es­ce­na en San­tia­go es muy co­la­bo­ra­ti­va. Y sub­ra­ya otros ras­gos: que to­dos son muy exi­gen­tes con la ca­li­dad, que internet ha mar­ca­do su for­ma­ción y que el desafío es se­guir cre­cien­do sin per­der el es­pí­ri­tu ori­gi­nal. Su asis­ten­te en la plan­ta es Roberto Hi­dal­go, crea­dor de Chi­le­bruers, agru­pa­ción de cer­ve­ce­ros caseros, ten­den­cia que cre­ce pa­ra­le­la­men­te.

Co­mo mu­chos, Opor­tu apren­dió a ha­cer cer­ve­zas es­tu­dian­do Agro­no­mía en la UC, en el ramo del pro­fe­sor Jo­sé An­to­nio Al­cal­de (54), el úni­co en la ma­lla so­bre la ma­te­ria. Lo to­mó de cu­rio­so. Le gus­tó tan­to, que lo cur­só dos ve­ces.

Hoy un nom­bre cla­ve en la es­ce­na, Al­cal­de par­tió en­se­ñan­do de cer­ve­zas en su ca­sa a unos po­cos alum­nos in­tere­sa­dos, al­re­de­dor del año 2000. Era una ins­tan­cia re­la­ja­da, has­ta con asa­do de por me­dio. Al cre­cer el in­te­rés, es­ta­ble­ció un cur­so for­mal en la ca­rre­ra en 2004. Hoy ese cur­so tie­ne el do­ble de cré­di­tos y ca­da vez más de­man­da. Va­rios cer­ve­ce­ros de es­ta ca­ma­da se han for­ma­do con él, co­mo Da­niel Moscoso, de cer­ve­za Er­go; Se­bas­tián Saa­ve­dra, de Szot; o Leo­nar­do Caia­fa, de Kross.

El ca­so de Caia­fa (34) es in­te­re­san­te por­que re­pre­sen­ta el es­pí­ri­tu in­de­pen­dien­te de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción, pe­ro in­ser­to en una cer­ve­ce­ría co­no­ci­da, con 15 años de vi­da, la más gran­de de las ar­te­sa­na­les. Él en­tró allí al re­gre­so de un via­je de apren­di­za­je a Aus­tra­lia, país con una de las es­ce­nas cer­ve­ce­ras más mo­vi­das. Cuen­ta que tan­to le gus­ta­ba ex­pe­ri­men­tar, que a pe­sar de es­tar tra­ba­jan­do en Kross, se­guía ela­bo­ran­do cer­ve­za en su ca­sa los fi­nes de se­ma­na.

Des­de que Kross abrió sus pro­pios ba­res en la ca­pi­tal -el pri­me­ro en Be­lla­vis­ta y ha­ce po­co un se­gun­do, en Orre­go Lu­co-, pue­de vol­car esa crea­ti­vi­dad en la mis­ma em­pre­sa. “Te­ne­mos una lí­nea ex­pe­ri­men­tal pa­ra el bar y hay un desafío cons­tan­te de crear co­sas nue­vas que me man­tie­ne ac­ti­vo”, ex­pli­ca.

A los de­más cer­ve­ce­ros de San­tia­go los co­no­ce y se lle­van bien. “Se ve que hay to­da una ge­ne­ra­ción”, di­ce. Y ob­ser­va que las cer­ve­ce­rías más nue­vas vie­nen to­da­vía más au­da­ces. De ellas re­co­mien­da es­pe­cial­men­te una no de San­tia­go, sino de más al nor­te: Gra­ni­zo, en Quil­pué. “Tie­nen un tre­men­do tra­ba­jo de cer­ve­zas más ex­tre­mas”. Un po­co de his­to­ria “La es­ce­na mun­dial de cer­ve­za ar­te­sa­nal es al­go im­pa­ra­ble”, di­ce el for­ma­dor de es­ta ge­ne­ra­ción, el pro­fe­sor Al­cal­de. Tu­vo la for­tu­na de co­no­cer de cer­ca lo que se con­si­de­ra su na­ci­mien­to: la re­vo­lu­ción de las mi­cro­cer­ve­ce­rías ha­ce 30 años en EE.UU.

Te­nía en­ton­ces 22 años, ha­bía es­tu­dia­do Agro­no­mía. “Era un via­je pa­ra ver unas le­che­rías y me en­con-

tré con es­te boom cer­ve­ce­ro ca­li­for­niano. To­do lo que es­tá pa­san­do hoy vie­ne de Ca­li­for­nia. Fue en la mis­ma épo­ca que em­pe­zó el vino allá, don­de cer­ve­ce­rías y vino siem­pre es­tu­vie­ron jun­tos. En Chi­le vino y cer­ve­za se dan la es­pal­da”.

Ese boom nor­te­ame­ri­cano tu­vo que ver con desafiar las li­via­nas cer­ve­zas in­dus­tria­les, rein­ven­tar recetas an­ti­guas y dar con un pro­duc­to de ma­yor sa­bor e iden­ti­dad. Fue tan exi­to­so que in­clu­so ter­mi­nó in­flu­yen­do en Eu­ro­pa. “Las nue­vas cer­ve­ce­rías en Es­co­cia son in­fluen­cia­das por los yan­quis. Y los bel­gas, que siem­pre han te­ni­do una cer­ve­ce­ría muy pro­pia y es­pe­cial, han in­cor­po­ra­do co­sas de la es­ce­na de EE.UU.”, ex­pli­ca.

A los pro­duc­to­res grin­gos, la ju­ga­da les re­sul­tó tam­bién co­mer­cial­men­te: hoy las ar­te­sa­na­les re­pre­sen­tan el 16% de su mer­ca­do. En Chi­le, pre­ci­sa Al­cal­de, las cer­ve­zas ar­te­sa­na­les re­pre­sen­tan el 1% de lo que se pro­du­ce anual­men­te (al año se ela­bo­ran en to­tal unos 720 mi­llo­nes de li­tros). El pro­fe­sor ve di­fí­cil que al­can­ce­mos un nú­me­ro co­mo el de los nor­te­ame­ri­ca­nos. “Allá la es­ce­na es­tá sú­per apo­ya­da por el con­su­mi­dor. Se es­tá abrien­do una cer­ve­ce­ría chi­ca en mi pue­blo: voy y la apo­yo. En Chi­le hay que ha­cer una edu­ca­ción cer­ve­ce­ra gran­de”.

Aun­que ese 1% no cuen­ta to­da la his­to­ria. Tan­to in­dus­tria­les co­mo ar­te­sa­na­les vie­nen su­bien­do fuer­te en el país gra­cias a que el con­su­mo de cer­ve­za ha cre­ci­do más del 80% es­tos úl­ti­mos 15 años, se­gún la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res de Cer­ve­za de Chi­le. Es­to, mien­tras el vino y los des­ti­la­dos vie­nen a la ba­ja. La mis­ma aso­cia­ción de­ter­mi­nó que de las 300 cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les que hay en Chi­le, más del 60% na­ció en los úl­ti­mos sie­te años. Más da­tos pa­ra el op­ti­mis­mo: se­gún la agen­cia Pro­lam Y&R, los chi­le­nos que reconocen con­su­mir re­gu­lar­men­te cer­ve­za ar­te­sa­nal pa­sa­ron del 14% al 19% en el úl­ti­mo año.

A la es­ce­na ac­tual de mi­cro­cer­ve­ce­rías Al­cal­de la lla­ma la 2.0 pa­ra di­fe­ren­ciar­la de la an­te­rior, ini­cia­da, al me­nos en San­tia­go, por mar­cas co­mo DieM o Ca­pi­tal. Esa se ca­rac­te­ri­zó, di­ce, por ela­bo­rar bue­nas cer­ve­zas, pe­ro que a la lar­ga que­da­ron co­mo ar­te­sa­na­les bá­si­cas. La es­ce­na 2.0 se tra­ta de ir más le­jos en el ma­ne­jo de los pro­ce­sos y ela­bo­rar cer­ve­zas más am­bi­cio­sas: “Ha­cer cer­ve­zas bien a la grin­ga, con lú­pu­los muy fres­cos. Cer­ve­zas de ca­li­da­des que an­tes no exis­tían”. Tam­bién cree que hay aho­ra una ma­yor preo­cu­pa­ción por res­guar­dar el es­pí­ri­tu de em­pre­sa in­de­pen­dien­te, por no sa­cri­fi­car­lo al cre­cer.

El fa­mo­so lú­pu­lo -flor de la plan­ta ho­mó­ni­ma y uno de los cua­tro in­gre­dien­tes de la cer­ve­za mo­der­na

Ha­cen cer­ve­zas bien a la grin­ga, con lú­pu­los muy fres­cos. Cer­ve­zas de ca­li­da­des que an­tes no exis­tían”, di­ce el pro­fe­sor Jo­sé An­to­nio Al­cal­de so­bre las mi­cro­cer­ve­ce­rías que hoy se to­man la es­ce­na.

jun­to con la ce­ba­da, la le­va­du­ra y el agua- jue­ga un rol de­ter­mi­nan­te en la ac­tua­li­dad de­bi­do al en­can­ta­mien­to con el amar­gor, atri­bu­to del que es res­pon­sa­ble. Eso se suma a que los cer­ve­ce­ros han ex­plo­ta­do su fle­xi­bi­li­dad: usan­do dis­tin­tas can­ti­da­des, ti­pos o va­rian­do el mo­men­to en que se aña­de se ob­tie­nen cer­ve­zas muy di­fe­ren­tes.

El papel del lú­pu­lo ha si­do im­por­tan­te des­de la Edad Me­dia, cuan­do su­peró a las hier­bas que has­ta en­ton­ces se usa­ban pa­ra ba­lan­cear con amar­gor el dul­zor de la ce­ba­da en la cer­ve­za. El lú­pu­lo te­nía una ven­ta­ja im­ba­ti­ble: fun­cio­na­ba tam­bién co­mo con­ser­van­te. Ese atri­bu­to se­ría cen­tral más tar­de en el ori­gen de las cer­ve­zas IPA, es­ti­lo em­ble­má­ti­co de la es­ce­na ac­tual, que prác­ti­ca­men­te to­das las cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les chi­le­nas (y mun­dia­les) es­tán pro­du­cien­do y que en pro­me­dio do­bla en amar­gor a una tí­pi­ca cer­ve­za la­ger.

La IPA es una re­ce­ta res­ca­ta­da de las cer­ve­zas que los in­gle­ses ex­por­ta­ban a la In­dia en los tiem­pos del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co (de ahí la si­gla In­dia Pa­le Ale). La cer­ve­za con más lú­pu­lo era la que me­jor re­sis­tía el lar­go via­je. Era, por ex­ten­sión, la más amar­ga.

“El lú­pu­lo es un gus­to ad­qui­ri­do”, di­ce Al­cal­de. “Mar­ca una di­vi­sión en­tre los no­va­tos y los que les em­pie­za un amor por el lú­pu­lo”. Wi­lliam Flo­res, de Spoh, com­par­te esa vi­sión: “Tie­ne una co­sa co­mo adic­ti­va. Un efec­to se­dan­te. Y des­cu­bres que el amar­gor es un sa­bor más, no un de­fec­to”. Su socio, Iva­no­vic, ob­ser­va que con el lú­pu­lo no hay vuel­ta atrás. Que un bar que se llame cer­ve­ce­ro hoy no pue­de no te­ner IPAs en su car­ta.

Al­cal­de des­ta­ca la úl­ti­ma mo­da glo­bal: las New En­gland IPAs, o NEIPAs, cu­ya re­ce­ta in­clu­ye aña­dir lú­pu­lo no só­lo al co­mien­zo, en la eta­pa de coc­ción, sino ha­cia el fi­nal, du­ran­te la ma­du­ra­ción. “Eso da mu­cha fra­gan­cia, mu­cho sa­bor a lú­pu­lo, pe­ro sin tan­to amar­gor”, ase­gu­ra. Una vez ser­vi­das, las NEIPAs se reconocen fá­cil­men­te por su as­pec­to bru­mo­so. Las cer­ve­ce­rías san­tia­gui­nas Has­ta Pron­to y Ta­man­go pro­du­cen es­te es­ti­lo, di­ce Al­cal­de, quien ade­más las des­ta­ca co­mo re­pre­sen­ta­ti­vas del buen pre­sen­te cer­ve­ce­ro. Or­gu­llo por San­tia­go Es vier­nes a me­dio­día y Beer­va­na, tien­da fun­da­da en 2013 por los nor­te­ame­ri­ca­nos Ben Wood y Perry Hirsch, con­si­de­ra­da la pri­me­ra de las es­pe­cia­li­za­das, es­tá muy ac­ti­va. Más mo­vi­do es­tá el bar que ha­ce un año abrie­ron al la­do, el Ho­nes­to Mi­ke. En am­bos lu­ga­res se per­ci­be esa cu­rio­sa con­vi­ven­cia que per­mi­te la vanguardia cer­ve­ce­ra: se jun­ta la ac­ti­tud del geek, de ser ob­se­si­vo con al­go, con la del hips­ter, de des­de­ñar lo ma­si­vo.

Des­de la tien­da, Wood (35), quien ade­más tie­ne el gra­do de ci­ce­ro­ne -som­me­lier en la cer­ve­za, ha­bla con ener­gía de la es­ce­na ac­tual. Di­ce que hay un mo­vi­mien­to que an­tes no exis­tía, que la gen­te tie­ne mu­chas op­cio­nes pa­ra con­su­mir y que, con­tra­rio a lo que le de­cían cuan­do abrió su ne­go­cio, el chi­leno sí es re­cep­ti­vo a pro­bar co­sas dis­tin­tas. Cuen­ta es­ta anéc­do­ta: ha­ce po­co, dan­do un cur­so de cer­ve­zas en el es­tu­dio de abo­ga­dos Ca­rey, les pre­gun­tó a los cer­ca de 70 asis­ten­tes cuál era su cer­ve­za fa­vo­ri­ta. La ma­yo­ría con­tes­tó que la IPA. “Cin­co años atrás no po­día ni so­ñar esa res­pues­ta”.

Pe­ro con la mis­ma ener­gía tam­bién critica. Di­ce que fal­ta una aso­cia­ción pa­ra pe­lear con las mu­ni­ci­pa­li­da­des y sus per­mi­sos. Que mu­chos ba­res pa­san “de em­pren­de­do­res a es­cla­vos” al ven­der su ex­clu­si­vi­dad a gran­des com­pa­ñías co­mo CCU. Que en nues­tros su­per­mer­ca­dos no de­jan la cer­ve­za en frío (co­mo de­bie­ra con­ser­var­se). O que en Chi­le exis­te la idea de que las cer­ve­zas del sur son su­pues­ta­men­te me­jo­res. “Men­ti­ra. Hay po­cas cer­ve­zas bue­nas del sur”.

Cris­tian Opor­tu piensa pa­re­ci­do. En los con­cur­sos, el ni­vel de las cer­ve­zas de San­tia­go es me­jor, afir­ma. Cree que Val­di­via y otras ciu­da­des del sur se be­ne­fi­cian de mi­tos que ro­dean a la cer­ve­za, co­mo que la pu­re­za na­tu­ral del agua se­ría su­pues­ta­men­te cla­ve. Ese or­gu­llo por San­tia­go es pa­ten­te en la cer­ve­ce­ría que lo em­plea, Ala­me­da, que al cam­biar de nom­bre anun­ció en su Ins­ta­gram que uno de sus ob­je­ti­vos era ha­cer cer­ve­zas “que cap­tu­ren la be­lle­za san­tia­gui­na”.

Leo­nar­do Caia­fa pro­fun­di­za en lo del agua: “Lo de­ter­mi­nan­te del agua era vá­li­do ha­ce un si­glo. Hoy exis­te la tec­no­lo­gía pa­ra adap­tar el agua a tus ne­ce­si­da­des”. El cer­ve­ce­ro de Kross va­lo­ra la tra­di­ción del sur chi­leno (“más eu­ro­pea”), pe­ro di­ce que San­tia­go tie­ne su pro­pia gra­cia. “Hay mu­chas ga­nas de bus­car no­ve­dad. Mu­cha mo­ti­va­ción. Mu­cha or­ga­ni­za­ción en­tre los cer­ve­ce­ros. Na­da que en­vi­diar”.

El lú­pu­lo tie­ne una co­sa co­mo adic­ti­va. Un efec­to se­dan­te. Y des­cu­bres que el amar­gor es un sa­bor más, no un de­fec­to”, ex­pli­ca Wi­lliam Flo­res, de Spoh.

Ma­xi­mi­li­ano Iva­no­vic, de cer­ve­ce­ría Spoh, mi­de la den­si­dad de los lí­qui­dos en sus pro­duc­tos.

Cris­tián Opor­tu, maes­tro cer­ve­ce­ro de Ala­me­da Beer Company.

En ple­na pro­duc­ción en la cer­ve­ce­ría Spoh.

El pro­fe­sor Jo­sé An­to­nio Al­cal­de, un hom­bre cla­ve.

Ho­nes­to Mi­ke: bar es­pe­cia­li­za­do en cer­ve­zas y bue­na vi­tri­na pa­ra la nue­va ge­ne­ra­ción de pro­duc­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.