HA­BLAN­DO CON AL­VA­RO URI­BE

Uri­be si­gue sien­do muy po­pu­lar. En su go­bierno, Co­lom­bia ex­pe­ri­men­tó una trans­for­ma­ción ca­si mi­la­gro­sa.

La Tercera - - MUNDO - Moi­sés Naím

ca­bo de en­tre­vis­tar a Ál­va­ro Uri­be, el con­tro­ver­ti­do ex Pre­si­den­te de Co­lom­bia. Mi pri­me­ra pregunta fue es­ta: “Pre­si­den­te, las au­to­ri­da­des han de­te­ni­do a su mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, a su se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia y a su di­rec­tor de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. Tam­bién es­tán en­jui­cia­dos su mi­nis­tro del In­te­rior y su se­cre­ta­rio de Pren­sa. Es­to só­lo pue­de sig­ni­fi­car dos co­sas: o que us­ted tie­ne muy mal cri­te­rio pa­ra se­lec­cio­nar a sus co­la­bo­ra­do­res o que hay un hos­ti­ga­mien­to ju­di­cial con­tra us­ted y su equi­po”. Uri­be me res­pon­dió que no se po­día ge­ne­ra­li­zar y que ca­da uno de es­tos ca­sos ha­bía que dis­cu­tir­lo por se­pa­ra­do, co­sa que pa­só a ha­cer. Uri­be es­tá con­ven­ci­do de que sus co­la­bo­ra­do­res son va­lio­sos ser­vi­do­res pú­bli­cos, ino­cen­tes de los car­gos de los que se les acu­sa (co­rrup­ción, in­ter­ven­ción ile­gal de te­lé­fo­nos, etc.). La im­pli­ca­ción es ob­via: si tan­tos de sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res es­tán sien­do per­se­gui­dos por la jus­ti­cia y el ex­pre­si­den­te cree que son ino­cen­tes, en­ton­ces él se­gu­ra­men­te pien­sa que al­go ra­ro es­tá pa­san­do.

Los ata­ques con­tra Uri­be son tam­bién co­mu­nes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, don­de co­lum­nis­tas y co­men­ta­ris­tas lo de­nun­cian fe­roz y cons­tan­te­men­te. Es­to es sor­pren­den­te, ya que Uri­be cul­mi­nó su pre­si­den­cia con un res­pal­do del 75%. Y a pe­sar de que las de­nun­cias han dis­mi­nui­do los apo­yos, el ex pre­si­den­te si­gue sien­do in­men­sa­men­te po­pu­lar en su país.

Hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra ello. Du­ran­te su Pre­si­den­cia, el país ex­pe­ri­men­tó una trans­for­ma­ción ca­si mi­la­gro­sa. A fi­na­les de los años 90, Co­lom­bia ri­va­li­za­ba con Af­ga­nis­tán en la lis­ta ne­gra de los es­ta­dos do­mi­na­dos por el nar­co­trá­fi­co. Hoy se co­dea con Chi­le o Bra­sil en la lis­ta de paí­ses de ma­yor éxi­to en Amé­ri­ca La­ti­na.

Cuan­do Uri­be lle­gó a la Pre­si­den­cia, en 2002, las gue­rri­llas y las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra­mi­li­ta­res te­nían un in­men­so po­der. Más de 300 al­cal­días es­ta­ban ce­rra­das, ca­si 3.000 co­lom­bia­nos per­ma­ne­cían se­cues­tra­dos y tran­si­tar por las prin­ci­pa­les ca­rre­te­ras del país era un pe­li­gro. Uri­be ini­ció una lu­cha sin tre­gua con­tra los gru­pos ar­ma­dos que tuvo gran éxi­to. Pa­ra el fi­nal de su man­da­to, en 2010, el Es­ta­do co­lom­biano ha­bía re­cu­pe­ra­do el con­trol y las Farc es­tán hoy arrin­co­na­das.

La me­jo­ría en la se­gu­ri­dad im­pul­só la me­jo­ría eco­nó­mi­ca. Co­lom­bia cre­ce al 5% anual, tres pun­tos más que el pro­me­dio mun­dial. En 2011 lle­gó al 6%. Se crea­ron ca­si tres mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo y el des­em­pleo pa­só del 22% al 12%. Las ex­por­ta­cio­nes se tri­pli­ca­ron, al igual que las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras; la in­fla­ción ca­yó al 3,7% y la po­bre­za dis­mi­nu­yó del 56% al 45%. Es­to no quie­re de­cir que Co­lom­bia es­té bien. La po­bre­za es enor­me y la de­sigual­dad, in­to­le­ra­ble.

Cuan­do le pre­gun­té a Uri­be so­bre sus ten­sas re­la­cio­nes con su ex mi­nis­tro de De­fen­sa y aho­ra Pre­si­den­te, Juan Manuel San­tos, me con­tes­tó que no quie­re ha­blar de sus “tris­te­zas per­so­na­les”. Pe­ro no ti­tu­beó en re­fe­rir­se a los re­tro­ce­sos que, se­gún él, vi­ve Co­lom­bia: “Yo no de­jé un pa­raí­so, pe­ro sí un país en buen ca­mino, y aho­ra ten­go preo­cu­pa­cio­nes por có­mo van las co­sas”, di­jo. Con­cre­ta­men­te, se que­jó del de­te­rio­ro de la se­gu­ri­dad y de “se­ña­les equí­vo­cas en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia”. So­bre es­to úl­ti­mo y re­fi­rién­do­se a la más ar­mo­nio­sa re­la­ción de su su­ce­sor con Hu­go Chá­vez, en­fa­ti­zó: “Uno de los pro­ble­mas es la ob­se­cuen­cia de cier­tos go­ber­nan­tes con los dic­ta­do­res. Yo no fui ob­se­cuen­te con es­tas nue­vas dic­ta­du­ras… [A cam­bio de la me­jor re­la­ción] el go­bierno de Ve­ne­zue­la le ha en­tre­ga­do al Pre­si­den­te San­tos pre­mios de con­so­la­ción, per­so­nas de ba­jo ni­vel en las Farc. Los ver­da­de­ros ca­be­ci­llas si­guen co­bi­ja­dos en Ve­ne­zue­la”.

Tam­bién le pre­gun­té a Uri­be por el in­con­di­cio­nal apo­yo que el ex Pre­si­den­te de Bra­sil, Lu­la da Sil­va, le dio a Chá­vez y le pe­dí que am­plia­ra lo que es­cri­bió en Twit­ter: “Lu­la com­ba­tía a Chá­vez au­sen­te y tem­bla­ba fren­te a Chá­vez pre­sen­te”. Uri­be son­rió con pi­car­día y di­jo: “De­je­mos eso así…”.

Fi­nal­men­te, le pre­gun­té: ¿Por qué en Co­lom­bia lo ata­can tan­to? “Cuan­do to­mé las du­ras de­ci­sio­nes que ha­bía que to­mar sa­bía que es­ta­ba to­can­do in­tere­ses muy po­de­ro­sos —de cri­mi­na­les y de sus alia­dos ins­ta­la­dos en la so­cie­dad y la po­lí­ti­ca— y sa­bía que nun­ca me lo per­do­na­rían. Y aho­ra es­toy pa­gan­do las con­se­cuen­cias”, res­pon­dió. Pa­ra sus mi­llo­nes de sim­pa­ti­zan­tes es­to es ob­vio. Pa­ra sus fe­ro­ces crí­ti­cos, es­to no es más que otro truco de Uri­be pa­ra aca­llar­los. De lo que no hay du­da es de que Uri­be de­jó su país en me­jo­res con­di­cio­nes de co­mo lo en­con­tró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.