¿Qué es­tá pa­san­do?

La de­re­cha des­cui­dó tan­to lo so­cial co­mo lo cul­tu­ral, y aho­ra no sa­be có­mo ma­ne­jar­se en esos mun­dos.

La Tercera - - MUNDO - Pa­tri­cio Dus­sai­llant

N UN pro­gra­ma de televisión, el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca enume­ró acer­ta­da­men­te al­gu­nas de las cau­sas que, a su jui­cio, ex­pli­ca­ban lo que es­ta­ba su­ce­dien­do en Ay­sén.

Por otra par­te, di­ver­sos ana­lis­tas han apor­ta­do otras po­si­bles cau­sas que ex­pli­ca­rían el ori­gen y las mo­ti­va­cio­nes de los va­ria­dos mo­vi­mien­tos so­cia­les ob­ser­va­dos en es­tos dos años de go­bierno.

Co­mo en to­do fe­nó­meno so­cial, las cau­sa­les son va­ria­das y de di­fí­cil pon­de­ra­ción en el apor­te efec­ti­vo de ca­da una. Así, te­ne­mos dé­ca­das de aban­dono de las re­gio­nes, cues­tio­nes pos­ter­ga­das o nun­ca abor­da­das, asun­tos que ge­ne­ran re­cha­zo, el de­seo de al­gu­nos de que el go­bierno fra­ca­se, así co­mo otros quie­ren ver con­fir­ma­dos sus va­ti­ci­nios de que la de­re­cha no era ca­paz de dar­le go­ber­na­bi­li­dad al país e, in­clu­so, se ex­pli­ca­ría por to­do aque­llo que la Con­cer­ta­ción no hi­zo en 20 años.

Que en dis­tin­tos ca­sos se ha­ga hin­ca­pié en lo que la Con­cer­ta­ción de­jó de ha­cer no es real­men­te im­por­tan­te, ya que los elec­to­res le co­bra­ron la deu­da en la elec­ción pa­sa­da y no se­rá ex­tra­ño que la se­gun­da cuo­ta sea en la pró­xi­ma pre­si­den­cial. Has­ta aho­ra, los in­ten­tos de re­pac­ta­ción de la Con­cer­ta­ción son más bien uni­la­te­ra­les y, por lo mis­mo, per­se­ve­ra en tra­tar de su­bir­se a los ca­rros ciu­da­da­nos, tar­de y mal. Pe­ro tam­bién se de­be agre­gar aque­llo que la de­re­cha tam­po­co hi­zo en los úl­ti­mos 20 años, en que con­ce­dió es­pa­cios vi­ta­les a sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, di­fí­ci­les de re­cu­pe­rar en cor­to tiem­po.

La de­re­cha ce­dió, tan­to en po­lí­ti­ca co­mo en las em­pre­sas, to­das aque­llas dis­ci­pli­nas que pa­re­cie­ra con­si­de­rar inú­ti­les o ac­ce­so­rias. Des­aten­dió la his­to­ria, ca­re­cien­do aho­ra de la ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der, in­ter­pre­tar y así po­der sin­to­ni­zar con la iden­ti­dad y tra­yec­to­ria de per­so­nas, he­chos y lu­ga­res. Lo mis­mo su­ce­dió con la so­cio­lo­gía, y aho­ra se le di­fi­cul­ta en­ten­der los fe­nó­me­nos so­cia­les, sus evo­lu­cio­nes, el rol de los dis­tin­tos ac­to­res, etc. Al­go si­mi­lar hi­zo con la co­mu­ni­ca­ción y su pa­pel esen­cial en una ges­tión efec­ti­va, con los in­te­lec­tua­les, a los que des­ca­li­fi­ca por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.