Nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca, los erro­res de siem­pre

La Tercera - - DEPORTES - Ro­dri­go Ey­za­gui­rre V.

ESE a las gra­ves con­se­cuen­cias que le tra­jo al fút­bol chi­leno la “deu­da his­tó­ri­ca” -un prés­ta­mo en los 80 con el Ban­co Es­ta­do, pa­ra ayu­dar eco­nó­mi­ca­men­te a al­gu­nos equi­pos, y que re­cién se ter­mi­nó de pa­gar ha­ce po­cos años-, hoy un gru­po de di­ri­gen­tes quie­re op­tar por un ca­mino si­mi­lar: con­se­guir US$ 150 mi­llo­nes a tra­vés del CDF, pa­ra re­par­tir en­tre los clu­bes y así fre­nar los se­ve­ros pro­ble­mas fi­nan­cie­ros que en­fren­tan va­rias ins­ti­tu­cio­nes.

Los ideó­lo­gos del “bono CDF” adu­cen que tam­bién ser­vi­rá pa­ra in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra y las di­vi­sio­nes me­no­res, pe­ro hay elementos de so­bra pa­ra no creer en di­chas ra­zo­nes. La prin­ci­pal es que, cuan­do ha­ce unos años se les pro­pu­so una idea si­mi­lar con los pri­me­ros ex­ce­den­tes del CDF, la res­pues­ta de los clu­bes fue que el di­rec­to­rio “no se de­bía me­ter en có­mo gas­ta­ban la pla­ta”.

El tiem­po de­mos­tró que esas ga­nan­cias, ade­más del tí­pi­co des­pil­fa- rro en “re­fuer­zos” de ter­ce­ra ca­te­go­ría, ge­ne­ra­ron una in­fla­ción sa­la­rial, pe­ro con el mis­mo me­dio­cre es­pec­tácu­lo de ca­da fin de se­ma­na.

Por lo mis­mo, antes de re­cu­rrir a un res­ca­te eco­nó­mi­co pa­ra clu­bes que gas­tan más de lo que tie­nen (el ac­tual sis­te­ma de las SADP re­pi­te los mis­mos erro­res del pa­sa­do) o au­men­tar el di­ne­ro que aho­ra se lle­van de las ga­nan­cias de la Se­lec­ción, se­ría me­jor ca­mino que la ANFP y los clu­bes ata­ca­ran la raíz del pro­ble­ma.

Una me­di­da, por ejem­plo, es con­tro­lar cuán­to se gas­ta en los suel­dos de los ju­ga­do­res. En tal sen­ti­do hay ex­pe­rien­cias in­tere­san­tes, co­mo la de Ale­ma­nia, don­de un ma­nual de 200 pá­gi­nas obli­ga a los clu­bes de la Bun­des­li­ga a una ri­gu­ro­sa con­ta­bi­li­dad y a no gas­tar más del 50% de sus in­gre­sos en la pla­ni­lla.

Y si los clu­bes quie­ren más re­cur­sos, hay mu­chos por cap­tar si lo­gran au­men­tar el anémi­co nú­me­ro de pú­bli­co en los es­ta­dios. La ci­fra si­gue es­tan­ca­da (el año pa­sa- do subió el pú­bli­co ge­ne­ral, pe­ro gra­cias a la “U”) y con el re­gre­so al pri­mer plano de las ba­rras bra­vas es di­fí­cil que es­ca­le sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en 2012. En tal sen­ti­do, ade­más de una lu­cha en se­rio en con­tra de la vio­len­cia en los es­ta­dios, se­ría re­co­men­da­ble re­cu­rrir al mar­ke­ting pa­ra desa­rro­llar es­tra­te­gias que atrai­gan a los es­pec­ta­do­res y re­vi­sar la ho­ra en que se pro­gra­man los par­ti­dos, que hoy de­pen­den de la ne­ce­si­dad del CDF y no del pú­bli­co. La ANFP es due­ña del Ca­nal del Fút­bol y, por lo mis­mo, po­dría pre­sio­nar pa­ra trans­mi­tir dos par­ti­dos si­mul­tá­neos, apro­ve­chan­do las se­ña­les pre­mium y bá­si­ca de la es­ta­ción.

Aho­ra, si bien es­tos cam­bios pue­den ser im­por­tan­tes, nin­guno ge­ne­ra­ría tal im­pac­to co­mo si la ANFP re­par­tie­ra, al me­nos, los ex­ce­den­tes del CDF de ma­ne­ra igua­li­ta­ria en­tre los clu­bes de Pri­me­ra Di­vi­sión. Si en la dé­ca­da de los 80 el fút­bol se en­deu­dó, prin­ci­pal­men­te, pa­ra sal­var a los gran­des, ¿cuál es el pro­ble­ma que aho­ra Co­lo Co­lo, la “U” y la UC sub­si­dien por al­gu­nos años a sus pa­res, con el fin de me­jo­rar el ni­vel del cam­peo­na­to y el pro­duc­to que se le en­tre­ga al hin­cha, en el es­ta­dio o por TV?

Ade­más, a di­fe­ren­cia de los clu­bes chi­cos, los al­bos y las uni­ver­si­da­des tie­nen otras ma­ne­ras de cap­tar in­gre­sos, co­mo las com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les, la ven­ta de ju­ga­do­res, el mer­chan­di­sing y las ma­yo­res re­cau­da­cio­nes por ven­ta de en­tra­das.

La du­da, cla­ro, es si Ser­gio Ja­due quie­re dar esa lu­cha.

Lo que sí es­tá cla­ro es que los clu­bes no pue­den se­guir por el ac­tual ca­mino de gas­tos y sin com­pren­der las va­ria­bles de un mer­ca­do de la en­tre­ten­ción más exi­gen­te y don­de hay una ma­yor -y me­jor­com­pe­ten­cia.

En­con­trar ese equi­li­brio es obli­ga­to­rio. De lo con­tra­rio, nin­gún plan ni prés­ta­mo im­pe­di­rán que las quie­bras de al­gu­nos clu­bes ge­ne­ren una cri­sis de ma­yo­res pro­por­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.