Pa­dre de Hu­ma­la ca­li­fi­ca de “trai­ción” el com­por­ta­mien­to del Pre­si­den­te ha­cia su her­mano

La Tercera - - MUNDO - Pa­blo Ro­di­llo M.

El con­flic­to en torno a la de­ten­ción de An­tau­ro Hu­ma­la -her­mano del Pre­si­den­te pe­ruano, Ollan­ta Hu­ma­la­pro­vo­có un quie­bre pro­fun­do en la fa­mi­lia. Con­sul­ta­do por la ca­de­na te­le­vi­si­va Fre­cuen­cia La­ti­na, Isaac Hu­ma­la, pa­dre del man­da­ta­rio, ase­gu­ró que, “evi­den­te­men­te”, el com­por­ta­mien­to del go­ber­nan­te ha­cia su her­mano es una “trai­ción”, al re­fe­rir­se al tras­la­do de An­tau­ro des­de una cár­cel en el dis­tri­to li­me­ño de Cho­rri­llos al Cen­tro de Re­clu­sión de Má­xi­ma Se­gu­ri­dad de la Ba­se Na­val de Ca­llao.

El pa­triar­ca de la fa­mi­lia agre­gó que “eso no se pue­de es­pe­rar de un her­mano, a ese gra­do. En es­te mo­men­to, An­tau­ro es­tá real­men­te mal, in­clu­so po­dría de­cir­se que Pie­dras Gor­das era un pa­raí­so c o mpar a d o con es­to”. Agre­gó que ese ti­po de pri­sión no le co­rres­pon­de a An­tau­ro y que “de ni­ños mis hi j os pel e a ban e n la me­sa de la ca­sa, y aho­ra esa me­sa es el país”.

Por su par­te, el Pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la le ha­bría di­cho a su pa­dre, se­gún el dia­rio Pe­rú21, que ya no po­día ha­cer más por su her­mano y que lo que ha­bría col­ma­do su pa­cien­cia fue que An­tau­ro lo til­da­ra de “gua­chi­mán (guar­dia) de Pa­la­cio” en una en­tre­vis­ta. “No me hun­di­ré por él”, l e ha­brí a s e ñal a do e l man­da­ta­rio a su pa­dre.

En su pri­me­ra de­cla­ra­ción pú­bli­ca tras su tras­la­do, An­tau­ro Hu­ma­la de­nun­ció ayer que és­te fue vio­len­to e ile­gal. Se­gún in­di­có, va­rios agen­tes pe­ni­ten­cia­rios en­tra­ron en­ca­pu­cha­dos y se lo lle­va­ron.

An­tau­ro cum­plía con­de­na en el pe­nal de Pie­dras Gor­das, por en­ca­be­zar un ata­que a una co­mi­sa­ría en An­dahuay­las, don­de mu­rie­ron cin­co per­so­nas, pe­ro a ini­cios de mar­zo pa­sa­do fue tras­la­da­do a la cár­cel Vir­gen de la Mer­ced, un com­ple­jo mi­li­tar en Cho­rri­llos, bus­can­do ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de su fa­mi­lia.

Aho­ra pa­só a la Ba­se Na­val, con el ob­je­ti­vo de evi­tar pri­vi­le­gios pe­ni­ten­cia­rios in­de­bi­dos y, so­bre to­do, con­tro­lar las de­cla­ra­cio­nes que pue­den afec­tar la ima­gen del Pre­si­den­te, su her­mano Ollan­ta Hu­ma­la. La pri­sión de la Ba­se Na­val de Ca­llao fue cons­trui­da en 1992 pa­ra re­cluir a los lí­de­res de los gru­pos te­rro­ris­tas y fue am­plia­da des­pués pa­ra al­ber­gar tam­bién a per­so­nas que afec­ten la se­gu­ri­dad na­cio­nal, co­mo es el ca­so de Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos.

Con su tras­la­do, An­tau­ro aho­ra com­par­ti­rá el pe­nal con só­lo tres re­clu­sos más: Abi­mael Guz­mán, líder his­tó­ri­co de Sen­de­ro Lu­mi­no­so; Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos, ex je­fe del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia y ase­sor pre­si­den­cial de Alberto Fu­ji­mo­ri, y Flo­rin­do Flo­res, alias “Ar­te­mio”, el re­cien­te­men­te cap­tu­ra­do je­fe sen­de­ris­ta.

El cam­bio a es­ta úl­ti­ma cár­cel se de­be a que el mis­mo go­bierno pe­ruano mo­di­fi­có las nor­mas de la ba­se na­val, lo que per­mi­ti­rá que los in­ter­nos que ha­yan co­me­ti­do de­li­tos de ex­tre­ma gra­ve­dad pue­dan ser lle­va­dos allí. “La me­di­da cuenta con el res­pal­do del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca”, in­di­có el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Juan Ji­mé­nez.

Aho­ra, An­tau­ro vi­vi­rá ba­jo un ré­gi­men muy di­fe­ren­te al que te­nía: só­lo po­drá re­ci­bir las vi­si­tas de sus fa­mi­lia­res di­rec­tos, pre­via so­li­ci­tud y au­to­ri­za­ción.

Ade­más, a los pre­sos só­lo se les per­mi­te es­cri­bir car­tas a mano o a má­qui­na. Las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas lo­ca­les es­tán prohi­bi­das. Las mi­si­vas pa­san una cen­su­ra antes de lle­gar al des­ti­na­ta­rio. Tam­bién es­ta­ble­ce san­cio­nes por in­cum­plir las re­glas: sus­pen­sión de la co­mu­ni­ca­ción por car­ta, fin a la vi­si­ta de fa­mi­lia­res y el re­ti­ro tan­to de la ra­dio dis­po­ni­ble en ca­da cel­da co­mo de las sa­li­das al pa­tio, ase­gu­ra La Re­pú­bli­ca. En la ba­se na­val los pre­sos per­ma­ne­cen se­pa­ra­dos en to­do mo­men­to, pa­ra evi­tar agre­sio­nes en­tre ellos. A un la­do es­tá Mon­te­si­nos, quien ocu­pa dos cel­das. Al otro ex­tre­mo, Abi­mael Guz­mán tam­bién ocu­pa dos cel­das. La ma­dre del man­da­ta­rio, Ele­na Tas­so, ase­gu­ró ayer sen­tir­se an­gus­tia­da por el mo­men­to fa­mi­liar que vi­ve, pe­ro des­min­tió que ha­ya lla­ma­do “trai­dor” al pre­si­den­te de­bi­do al tras­la­do de An­tau­ro.

R

R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.