HOY EN LA HIS­TO­RIA

La Tercera - - NEGOCIOS -

Na­ce Lau­ra Vi­cu­ña. El 5 de abril de 1891 na­ció en San­tia­go es­ta jo­ven bea­ta que a los 10 años con­sa­gró su vi­da a Dios.

Tras la gue­rra ci­vil de 1891 -que con­clu­yó con la vic­to­ria de los re­vo­lu­cio­na­rios-, la fa­mi­lia de Lau­ra Vi­cu­ña fue per­se­gui­da por en­con­trar­se en con­flic­to con el nue­vo ré­gi­men po­lí­ti­co. Lue­go de la muer­te del pa­dre de Lau­ra, y po­co des­pués del na­ci­mien­to de su her­ma­na, en 1894, ma­dre e hi­jas se re­fu­gia­ron en Ar­gen­ti­na, en la ha­cien­da de Manuel Mo­ra. Allí, la ma­dre de Lau­ra fue pre­sio­na­da por Mo­ra pa­ra que man­tu­vie­ra una re­la­ción con él a cam­bio de pa­gar el co­le­gio de las hi­jas.

Lau­ra Vi­cu­ña in­gre­só a las Hi­jas de María Au­xi­lia­do­ra, don­de des­cu­brió su vo­ca­ción re­li­gio­sa. Du­ran­te el ve­rano de 1902, Manuel Mo­ra in­ten­tó abu­sar de la pe­que­ña, quien tras re­sis­tir­se de­jó de re­ci­bir la ayu­da eco­nó­mi­ca que ne­ce­si­ta­ba pa­ra es­tu­diar. Esa cir­cuns­tan­cia la lle­vó, con só­lo 10 años, a dar­se cuenta de la si­tua­ción que vi­vía su ma­dre, por lo que de­ci­dió ofre­cer­le su vi­da a Dios a cam­bio de que su ma­dre se ale­ja­ra de Mo­ra.

Du­ran­te los dos años que si­guie­ron, la pe­que­ña se vio afec­ta­da por una en­fer­me­dad que fue con­su­mien­do su sa­lud len­ta­men­te. Si bien el co­le­gio le per­mi­tió se­guir es­tu­dian­do gra­tui­ta­men­te, de­bi­do a su si­tua­ción fa­mi­liar no pu­do con­sa­grar­se a la ac­ti­vi­dad re­li­gio­sa, por lo que asu­mió los vo­tos en for­ma pri­va­da, has­ta que la en­fer­me­dad aca­bó con su vi­da en 1904.

En 1955, en Ar­gen­ti­na, se ini­ció su pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción, ra­ti­fi­ca­do por el Pa­pa Juan Pa­blo II, quien la de­cla­ró bea­ta en Tu­rín, en sep­tiem­bre de 1988. (

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.