En­cuen­tran en Si­be­ria el ma­mut me­jor con­ser­va­do ha­lla­do has­ta hoy

Bau­ti­za­do Yu­ka, el ani­mal te­nía dos años al mo­rir y mues­tra sig­nos de in­ter­ven­ción hu­ma­na. Ejem­plar con­ser­va par­te de su car­ne, que in­clu­so man­tie­ne su co­lor ro­sa­do, ade­más de su pe­la­je.

La Tercera - - TENDENCIAS - Pa­tri­cio Laz­cano

R Su fi­nal fue vio­len­to. Aco­sa­da por leo­nes -ci­ca­tri­ces en su piel así lo co­rro­bo­ran-, en su hui­da se frac­tu­ró las pier­nas tra­se­ras. He­ri­da, hu­ma­nos ter­mi­na­ron de es­cri­bir su dra­má­ti­co epí­lo­go.

Diez mil años des­pués de su trá­gi­co fin, ex­per­tos ha­lla­ron en Si­be­ria el cuer­po de Yu­ka, con­si­de­ra­do el fó­sil me­jor con­ser­va­do de un ma­mut la­nu­do. El ani­mal, de dos años y me­dio de edad, con­ser­va to­do su ex­te­rior, in­clui­do su pe­la­je.

Aun­que Lyu­ba, re­cu­pe­ra­da en 2007, es el ma­mut más com­ple­to des­cu­bier­to has­ta aho­ra, “en cuan­to a la ca­li­dad de la pre­ser­va­ción de los te­ji­dos blan­dos (piel, múscu­lo, etc.), Yu­ka es el me­jor ejem­plar ha­lla­do en las úl­ti­mas dé­ca­das”, di­ce a La Ter­ce­ra Da­niel Fis­her, cu­ra­dor del Mu­seo de Pa­leon­to­lo­gía de la U. de Mi­chi­gan (EE.UU.).

Fis­her es par­te de un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res in­ter­na­cio­na­les que exa­mi­nó el cuer­po del ani­mal, que en­tre otras co­sas, bus­ca­ba de­ter­mi­nar qué hi­cie­ron los hu­ma­nos con él y ha­ce cuán­tos años vi­vió, au­que pre­li­mi­nar­men­te se cal­cu­la que fue ha­ce unos 10 mil años.

La his­to­ria de su ha­llaz­go se re­mon­ta ha­ce al­gu­nos años, cuan­do el fran­cés Ber­nard Bui­gues, un ca­za­dor de ma- Ke­vin Camp­bell di­ce que Yu­ka ayu­da­rá a los cien­tí­fi­cos a en­ten­der las adap­ta­cio­nes evo­lu­ti­vas has­ta aho­ra des­co­no­ci­das de los ma­muts. “La ma­yor par­te de ejem­pla­res en­con­tra­dos son hue­sos. Es muy ra­ro en­con­trar mues­tras com­ple­tas”, di­ce. “Yu­ka ayu­da­rá a vin­cu­lar ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas (que po­de­mos ver) con su ge­no­ti­po pa­ra in­fe­rir cier­tos ras­gos pre­do­mi­nan­tes de los ma­muts”. muts de la or­ga­ni­za­ción cien­tí­fi­ca Mam­mut­hus, sal­vó que el ani­mal ca­ye­ra en ma­nos de co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos.

El ca­dá­ver es­tá en tan bue­na for­ma, que gran par­te de su car­ne aún es­tá in­tac­ta, con­ser­van­do in­clu­so su co­lor ro­sa­do. Ade­más, su pe­la­je ru­bio-ro­ji­zo tam­bién se man­tie­ne inal­te­ra­ble, el que po­dría dar in­for­ma­ción re­le­van­te del co­lor del pe­lo de los ma­muts.

Ke­vin Camp­bell, ex­per­to de la U. de Ma­ni­to­ba (Ca­na­dá), que tam­bién es­tu­dió a Yu­ka y que al­can­zó fa­ma tras pu­bli­car el có­di­go ge­né­ti­co de la he­mo­glo­bi­na del ma­mut , ex­pli­ca a La Ter­ce­ra que exis­te una dis­cu­sión cien­tí­fi­ca en torno al co­lor de su pe­la­je, dis­cu­sión que Yu­ka po­dría di­lu­ci­dar. Se-

R gún Camp­bell, es­tu­dios han tra­ta­do de es­ta­ble­cer si el co­lor ru­bio-ro­ji­zo de su pe­la­je se de­be a una pigmentación ocu­rri­da tras su muer­te, y que en ri­gor, su pe­la­je era só­lo ru­bio. “Yu­ka pa­re­ce ser ideal pa­ra exa­mi­nar es­ta dis­cu­sión, por lo que es­te des­cu­bri­mien­to tie­ne un gran po­ten­cial”, di­ce.

In­ter­ac­ción hu­ma­na

Ex­pert o s e s t udi a n a ho­ra, co­mo par­te de una in­ves­ti­ga­ción fi­nan­cia­da por la BBC y Dis­co­very Channel, si el ani­mal, co­mo arro­ja­ron al­gu­nos re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res, se­ría el ca­dá­ver de ma­mut más an­ti­guo que re­ve­la sig­nos de la in­ter­ac­ción hu­ma­na.

Se­gún Bui­gues, ci­ta­do por Dis­co­very News, los hu­ma­nos es­ta­ban in­tere­sa­dos en la gra- sa del ani­mal y sus hue­sos. In­clu­so, sos­pe­cha del desa­rro­llo de un ri­tual en el que hu­ma­nos pu­die­ron ha­ber usa­do sus hue­sos.

Fis­her aña­de que, una vez des­po­ja­do de la gra­sa y hue­sos, el ani­mal ha­bría si­do en­te­rra­do pa­ra re­gre­sar por él en el fu­tu­ro, lo que fi­nal­men­te só­lo ocu­rrió 10 mil años más tar­de.

Se­gún Fis­her, lo más in­tere­san­te del ha­llaz­go es que en­tre­ga­rá nue­vas pis­tas de có­mo los hu­ma­nos in­ter­ac­tua­ban con leo­nes y ma­muts en el Pleis­to­ceno. “Aun­que no hay res­pues­tas a qué cau­só la ex­tin­ción del ma­mut, una me­jor com­pren­sión del eco­sis­te­ma en el que vi­vía ayu­da­rá a en­ten­der me­jor acon­te­ci­mien­tos pa­sa­dos”. La de­fen­sa del fun­da­dor de Me­gau­pload, Kim Schimtz o Dot­com, pi­dió ayer al Al­to Tri­bu­nal de Nue­va Ze­lan­dia la de­vo­lu­ción de los bie­nes con­fis­ca­dos a su clien­te, re­que­ri­do por EE.UU. por su­pues­to de­li­to de pi­ra­te­ría. La jue­za Ju­dith Pot­ter anun­ció que a fi­nes de abril emi­ti­rá una de­ci­sión so­bre la de­man­da. Ex­per­tos des­cu­brie­ron en China un pa­rien­te cer­cano del fa­mo­so T. Rex., al que bau­ti­za­ron Yuty­ran­nus hua­li (en la ima­gen). El ani­mal vi­vió ha­ce unos 130 mi­llo­nes de años y te­nían el cuer­po cu­bier­to de plu­mas, el di­no­sau­rio más gran­de que se co­no­ce con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca. Facebook acu­só es­te mar­tes a Yahoo! de vio­la­ción de pa­ten­tes, co­mo res­pues­ta al jui­cio que el por­tal ini­ció en su con­tra en mar­zo, ale­gan­do que la red so­cial usa­ba en bue­na par­te su tec­no­lo­gía. Se­gún Ted Ull­yot, abogado je­fe de la em­pre­sa, Yahoo! ha in­frin­gi­do, al me­nos, 10 pa­ten­tes de Facebook.

FO­TO: BBC MUN­DO

RR

FO­TO: BBC MUN­DO

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.