Grass re­ci­be du­ras crí­ti­cas por poe­ma con­tra Is­rael

A seis años de con­fe­sar su pa­so por la SS na­zi, el No­bel acu­sa a Is­rael de ser un pe­li­gro con­tra la paz. En su país lo ca­li­fi­can de “an­ti­se­mi­ta”.

La Tercera - - CULTURA&ENTRETENCIÓN - En­ri­que Mü­ller Ber­lín

R Gün­ter Grass, el más fa­mo­so de los es­cri­to­res ale­ma­nes vi­vo, premio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 1999, vol­vió a sor­pren­der a su país. Lo ha­bía he­cho en 2006, cuan­do el no­ve­lis­ta que ha he­cho de “con­cien­cia mo­ral” de Ale­ma­nia con­fe­só que a los 17 años se alis­tó en la Waf­fe­nSS, el apa­ra­to mi­li­tar de la SS na­zi. Du­ran­te 60 años ha­bía ocul­ta­do su mi­li­tan­cia. Aho­ra el au­tor de El tam­bor de ho­ja­la­ta en­cen­dió una nue­va bom­ba: pu­bli­có un poe­ma, don­de ca­li­fi­ca a Is­rael co­mo una ame­na­za pa­ra la paz mun­dial.

Ti­tu­la­do Was ge­sagt wer­den muss ( Lo que hay que de­cir), el poe­ma fue pu­bli­ca­do en Ale­ma­nia por el pe­rió­di­co Süd­deuts­che Zei­tung, en Ita­lia por La Re­pub­bli­ca y en España por El País. En el tex­to, Grass cri­ti­ca lo que des­cri­be co­mo “la hi­po­cre­sía oc­ci­den­tal” por pe­dir el fin del pro­gra­ma nu­clear ira­ní, mien­tras se to­le­ra que “ese otro país” (Is­rael) man­ten­ga des­de ha­ce años un po­de­río nu­clear se­cre­to y fue­ra de con­trol.

“El si­len­cio ge­ne­ral so­bre ese he­cho, al que se ha so­me­ti­do mi pro­pio si­len­cio, lo sien­to co­mo gra­vo­sa men­ti­ra”, es­cri­be Grass.

El escritor pu­bli­ca es­te tex­to a los 84 años. “Por qué só­lo aho­ra lo di­go, en­ve­je­ci­do y con mi úl­ti­ma tin­ta: Is­rael, po­ten­cia nu­clear, po­ne en pe­li­gro una paz mun­dial ya de por sí que­bra­di­za. Por­que hay que de­cir lo que ma­ña­na po­dría ser de­ma­sia­do tar­de, y por­que –su­fi­cien­te­men­te in­cri­mi­na­dos co­mo ale­ma­nes- po­dría­mos ser cóm­pli­ces de un cri­men que es pre­vi­si­ble”, ano­ta. Se­gún Grass, “el su­pues­to de­re­cho a un ata­que pre­ven­ti­vo” is­rae­lí “po­dría ex­ter­mi­nar al pue­blo ira­ní”.

El escritor tam­bién con­de­na la de­ci­sión del go­bierno ale­mán de ven­der un sub- marino ca­paz de trans­por­tar oji­vas nu­clea­res que po­drían ser lan­za­das, se­gún él, “ha­cia don­de no se ha pro­ba­do la exis­ten­cia de una so­la bom­ba”.

“Lo ad­mi­to: no si­go ca­llan­do por­que es­toy harto de la hi­po­cre­sía de Oc­ci­den­te”, sen­ten­cia.

El poe­ma de Grass fue dur a men­te c u e s t i o n a d o e n Ale­ma­nia, don­de to­das las crí­ti­cas a Is­rael son he­chas en voz ba­ja y nin­gún al­to fun­cio­na­rio se atre­ve a con­de­nar la po­lí­ti­ca de ese país, so­bre to­do en los te­rri­to­rios ocu­pa­dos, des­de una tri­bu­na pú­bli­ca, ni me­nos des­de las pá­gi­nas de un me­dio es­cri­to o elec­tró­ni­co a cau­sa de la pe­sa­da car­ga his­tó­ri­ca que re­pre­sen­ta el Ho­lo­caus­to.

El pe­rió­di­co Die Welt lo bau­ti­zó co­mo “el eterno an­ti­se­mi­ta” en un ar­tícu­lo que pu­bli­ca en la pri­me­ra pá­gi­na de su edi­ción de ayer. “Grass es el pro­to­ti­po de un an­ti­se­mi­ta edu­ca­do que tie­ne bue­nas in­ten­cio­nes ha­cia los ju­díos. Es­tá per­se­gui­do por la cul­pa y la sen­sa­ción de ver­güen­za, y al mis­mo tiem­po se ve im­pul­sa­do por el de­seo de equi­li­brar la his­to­ria. El siem­pre tuvo un pro­ble­ma con l os j udíos, pe­ro ja­más lo ha­bía ex­pre­sa­do tan cla­ra­men­te co­mo en es­te poe­ma”, se­ña­la.

El dia­rio de iz­quier­da Taz, a su vez, cues­tio­nó la “fal­si­fi­ca­ción de los he­chos” de Grass. Se­gún el pe­rió­di­co, el escritor te­me que Is­rael “ex­ter­mi­ne al pue­blo ira­ní”, pe­ro ha si­do el pre­si­den­te de Irán, Mah­mud Ahmadineyad, quien ha ame­na­za­do con “ex­tir­par el cán­cer” que, a sus ojos re­pre­sen­ta el Es­ta­do de Is­rael.

El go­bierno ale­mán reac­cio­nó con cau­te­la y, en un ac­to de ma­la­ba­ris­mo po­lí­ti­co, el por­ta­voz de la can­ci­ller, Stef­fen Sei­bert, di­jo que en Ale­ma­nia im­pe­ra­ba la li­ber­tad ar­tís­ti­ca y tam­bién la li­ber­tad que go­za el go­bierno pa­ra no tener que reac­cio­nar a co­men­ta­rios ar­tís- ti­cos. Se­gún el per­so­ne­ro, la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y el escritor tie­nen apre­cia­cio­nes di­fe­ren­tes de la his­to­ria ale­ma­na.

Pe­ro Phi­lipp Miss­fel­der, por­ta­voz de po­lí­ti­ca ex­te­rior de los par­la­men­ta­rios de­mo­cra­ta­cris­tia­nos, ca­li­fi­có el poe­ma de Grass co­mo “de mal gus­to, y an­ti­his­tó­ri­co”, ade­más de re­fle­jar una pro­fun­da ig­no­ran­cia so­bre la si­tua­ción en Me­dio Oriente.

El pe­rio­dis­ta Ralph Gior­dano fue uno de los de­fen­so­res de Grass en 2006. Hoy Gior­dano, de ori­gen ju­dío, afir­ma que el tex­to del No­bel es un ata­que a la exis­ten­cia de Is­rael. “Po­cas ve­ces me ha conmocionado t an­to [ un tex­to]”, de­cla­ró.

La co­mu­ni­dad ju­día ale­ma­na y la em­ba­ja­da de Is­rael en Ber­lín ca­li­fi­ca­ron el poe­ma co­mo un “pan­fle­to de pro­vo­ca­ción an­ti­se­mi­ta”. En España, la em­ba­ja­da is­rae­lí cri­ti­có la pu­bli­ca­ción del tex­to y lo ta­chó de “el poe­ma de un ex SS”. Gün­ter Grass, el pa­la­dín de las cau­sas jus­tas y premio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, ocul­tó du­ran­te 61 años un se­cre­to : su mi­li­tan­cia vo­lun­ta­ria en las Waf­fen SS, el san­gui­na­rio bra­zo ar­ma­do del par­ti­do na­zi. “Me de­jé se­du­cir por el na­zis­mo sin ha­cer pre­gun­tas”, re­ve­ló en 2006. Su tar­día con­fe­sión pu­so en en­tre­di­cho su sol­ven­cia mo­ral y mu­chos ad­mi­ra­do­res le die­ron la es­pal­da. Ca­si seis años des­pués, Grass vol­vió a rom­per su si­len­cio, es­ta vez pa­ra ata­car al Es­ta­do de Is­rael, la po­lí­ti­ca ar­ma­men­tis­ta del go­bierno ger­mano y de­fen­der a Irán. Pe­ro la pu­bli­ca­ción del poe­ma Lo que hay que de­cir, vol­vió a po­ner en du­da la vi­sión po­lí­ti­ca del escritor y aho­ra de­be arras­trar la man­cha de ser ca­li­fi­ca­do co­mo an­ti­se­mi­ta.

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.