¿De­be San­tos dia­lo­gar con las Farc?

La Tercera - - MUNDO - Al­va­ro Var­gas Llo­sa

ras la li­be­ra­ción de diez mi­li­ta­res y po­li­cías que es­ta­ban se­cues­tra­dos por las Farc en Co­lom­bia, el Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos en­fren­ta el di­le­ma de dé­ca­das: ¿Dia­lo­gar o no dia­lo­gar?

Es im­por­tan­te re­cor­dar có­mo lle­gó Co­lom­bia adon­de hoy es­tá. Los “diá­lo­gos” con la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta em­pe­za­ron con el con­ser­va­dor Be­li­sa­rio Be­tan­cur en 1982 y aca­ba­ron en 2002, cuan­do Andrés Pas­tra­na, pu­so fin al des­pe­je que ha­bía or­de­na­do ca­si cua­tro años antes en una zo­na de 42 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos pa­ra ne­go­ciar. En ese lap­so hu­bo de to­do, in­clu­yen­do con­ver­sa­cio­nes en Mé­xi­co y Ve­ne­zue­la (épo­ca de Cé­sar Ga­vi­ria) y con­tac­tos in­for­ma­les en La Ha­ba­na, ade­más de tra­tos epi­só­di­cos en Co­lom­bia mis­ma.

Los dis­tin­tos go­bier­nos hi­cie­ron to­das las ofer­tas ima­gi­na­bles; hu­bo tre­guas ba­jo go­bier­nos con­ser­va­do­res co­mo el de Be­tan­cur y li­be­ra­les co­mo el de Vir­gi­lio Bar­co. En todos los ca­sos, los “diá­lo- gos” con las Farc fue­ron úti­les pa­ra el te­rro­ris­mo e inú­ti­les pa­ra la paz, el es­ta­do de de­re­cho y la de­mo­cra­cia. Mien­tras se “dia­lo­ga­ba”, se si­guió re­clu­tan­do, se­cues­tran­do, ma­tan­do.

Por eso lle­gó Al­va­ro Uri­be al po­der en 2002. En nin­gún otro es­ce­na­rio es­te re­la­ti­vo “out­si­der” al que na­die te­nía en su ra­dar po­co antes hu­bie­se ga­na­do las elec­cio­nes en un país ins­ti­tu­cio­na­li­za­do co­mo Co­lom­bia. Lo que hi­zo en el po­der lo sa­be­mos todos: me­dian­te una ofen­si­va en dis­tin­tos fren­tes, Uri­be re­vir­tió los tér­mi­nos del con­flic­to. Los es­tu­dios del in­ves­ti­ga­dor Ca­mi­lo Echean­día mues­tran con cla­ri­dad có­mo des­de 2007 las Farc de­jan de ser una som­bra si­quie­ra de lo que ha­bían si­do. En la ma­yor par­te del te­rri­to­rio se vol­vió a cir­cu­lar, co­mer­ciar y ha­cer po­lí­ti­ca en paz. Por eso mis­mo se es­tu­vo tan cer­ca de la ten­ta­ción au­to­ri­ta­ria que hu­bie­ra po­di­do ha­cer de Uri­be un Pre­si­den­te per­pe­tuo. Fe­liz­men­te las ins­ti­tu­cio­nes lo im­pi­die­ron.

Pues bien: des­de que Juan Manuel San­tos su­ce­dió a Uri­be, los co­lom­bia­nos se di­vi­den en­tre quie­nes creen que el ac­tual man­da­ta­rio aban­do­nó la lu­cha con­tra el te­rror y quie­nes sos­tie­nen que es­ta se man­tie­ne. Los re­ve­ses re­ci­bi­dos por el Se­cre­ta­ria­do de las Farc y por otros es­ta­men­tos de la or­ga­ni­za­ción ba­jo el go­bierno de San­tos des­mien­ten que el ac­tual go­bierno ha­ya ba­ja­do la guar­dia.

A los po­cos días del es­pe­luz­nan­te aten­ta­do te­rro­ris­ta que cos­tó la vi­da a on­ce uni­for­ma­dos en mar­zo pa­sa­do, las Fuer­zas Ar­ma­das aca­ba­ron con 33 nar­co­te­rro­ris­tas en Arau­ca; ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués, se car­ga­ron a 36 en un cam­pa­men­to cla­ve del Me­ta don­de ope­ra­ban y en­tre­na­ban los he­re­de­ros del blo­que orien­tal del Mono Jo­joy, aba­ti­do en 2010. En­tre ellos es­ta­ban dos je­fes de fren­tes im­por­tan­tes de las Farc y man­dos me­dios que cos­ta­ría años re­em­pla­zar.

El mi­nis­tro de De­fen­sa, Juan Car­los Pin­zón, ha lle­va­do a ca­bo una es­tra­te­gia efi­caz, ha­cien­do que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de las dis­tin­tas ra­mas com­par­tan de in­me­dia­to sus in­for­ma­cio­nes en­tre sí en lu­gar de ele­var­las bu­ro­crá­ti­ca­men­te a sus res­pec­ti­vos je­fes. Por otro la­do, el go­bierno ha mo­di­fi­ca­do el re­par­to de las re­ga­lías pro­ve­nien­tes del pe­tró­leo de tal mo­do que las Farc tie­nen mu­cho me­nos ac­ce­so a esos fon­dos me­dian­te ex­tor­sión.

Es­te es el con­tex­to en el que las Farc aca­ban de li­be­rar a 10 se­cues­tra­dos, se­ma­nas des­pués de anun­ciar en un co­mu­ni­ca­do que aca­ba­rán con la prác­ti­ca si­nies­tra de los pla­gios. Las Farc es­tán en su ho­ra más dé­bil en dé­ca­das.

¿Qué de­be ha­cer el go­bierno? Pues exac­ta­men­te lo mis­mo: ase­diar­las -man­te­nien­do la mis­ma com­bi­na­ción de fe­ro­ci­dad ope­ra­ti­va y ama­bi­li­dad ges­tual que tan bien ma­ne­ja San­tos- has­ta que es­té cla­ro que el pró­xi­mo “diá­lo­go” se­rá el úni­co real en la lar­ga his­to­ria de fal­sos “diá­lo­gos”.

Es de­cir, has­ta que “dia­lo­gar” sea el otro nom­bre de ren­dir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.