Tras­la­de­mos el Con­gre­so

El an­te­pro­yec­to de ley de re­or­ga­ni­za­ción y li­qui­da­ción de em­pre­sas y per­so­nas bus­ca es­tar en lí­nea con las me­jo­res prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les en es­ta ma­te­ria. Pre­ten­der que es­te ti­po de edi­fi­cios pue­den re­pre­sen­tar al­gún ras­go de des­cen­tra­li­za­ción es una m

La Tercera - - NEGOCIOS - Pa­blo Allard

N RES­PUES­TA a la cri­sis mun­dial de la épo­ca, en 1929 se dic­tó en nues­tro país la pri­me­ra ley que re­gu­ló la quie­bra. Du­ran­te la vi­gen­cia de és­ta, un pro­ce­di­mien­to de quie­bra du­ra­ba en pro­me­dio ocho años. En 1982, en aten­ción a la cri­sis fi­nan­cie­ra chi­le­na se dic­tó la ac­tual ley, que des­de en­ton­ces ha su­fri­do ocho mo­di­fi­ca­cio­nes, sien­do la úl­ti­ma la de 2007.

De acuer­do con las estadísticas del in­for­me Doing Bu­si­ness 2012, con es­ta le­gis­la­ción un pro­ce­di­mien­to de quie­bra du­ra en pro­me­dio 4,5 años, re­pre­sen­ta un cos­to de 15% de los ac­ti­vos del deu­dor, y los acree­do­res re­cu­pe­ran 25,5% de sus cré­di­tos. En cam­bio, los pro­ce­di­mien­tos de in­sol­ven­cia de nues­tros pa­res de la Ocde du­ran en pro­me­dio 1,7 años, re­pre­sen­tan un cos­to de 9% de los ac­ti­vos del deu­dor y los acree­do­res re­cu­pe­ran 68,2% de sus cré­di­tos. Lo an­te­rior con­lle­va a que hoy el Ban­co Mun­dial nos ubi­que en el lu­gar 110 –de un to­tal de 183 eco­no­mías- en el ín­di­ce “Di­so­lu­ción de em­pre­sas”, ver­sus el lu­gar 21 que pro­me­dian los paí­ses miem­bros de la Ocde.

El nue­vo an­te­pro­yec­to de ley de re­or­ga­ni­za­ción y li­qui­da­ción de em­pre­sas y per­so­nas bus­ca me­jo­rar es­tas ci­fras y es­tar en lí­nea con las me­jo­res prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, que re­co­mien­dan es­ta­ble­cer lí­mi­tes de tiem­po pa­ra los pro­ce­di­mien­tos, pro­mo­ver la es­pe­cia­li­za­ción de los tri­bu­na­les, crear me­ca­nis­mos efec­ti­vos de re­or­ga­ni­za­ción, pro­te­ger a los acree­do­res ga­ran­ti­za­dos y me­jo­rar la trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos.

Lo­gra­re­mos lo an­te­rior re­or­ga­ni­zan­do em­pre­sas via­bles y li­qui­dan­do rá­pi­da­men­te em­pre­sas in­via­bles. En efec­to, di­mos vuel­ta la ley de quie­bras ac­tual, em­pe­zan­do por la re­or­ga­ni­za­ción y ter­mi­nan­do con la li­qui­da­ción, y nos hi­ci­mos car­go de todos los deu­do­res en cri­sis, regulando pro­ce­di­mien­tos ade­cua­dos pa­ra ca­da uno de ellos.

Es­tos pro­ce­di­mien­tos con­cur­sa­les son la re­or­ga­ni­za­ción, la li­qui­da­ción y la re­pac­ta­ción de per­so­nas na­tu­ra­les no co­mer­cian­tes. El pri­me­ro bus­ca que los deu­do­res via­bles se re­or­ga­ni­cen me­dian­te la ce­le­bra­ción de un acuer­do en­tre el deu­dor y sus acree­do­res, con el ob­je­to de re­gu­la­ri­zar sus re­la­cio­nes cre­di­ti­cias y co­mer­cia­les, cu­ya ne­go­cia­ción se am­pa­ra en una pro­tec­ción fi­nan­cie­ra con­cur­sal. El se­gun­do bus­ca ven­der rá­pi­da­men­te los ac­ti­vos de un deu­dor in­via­ble, per­mi­tien­do la re­in­cor­po­ra­ción de los ac­ti­vos a la economía en el me­nor tiem­po po­si­ble, evi­tan­do su des­va­lo­ri­za­ción. Fi­nal­men­te, el pro­ce­di­mien­to de re­pac­ta­ción de per­so­nas na­tu­ra­les no co­mer­cian­tes crea la ins­tan­cia pa­ra que los acree­do­res y el deu­dor ci­vil acuer­den una re­pro­gra­ma­ción de sus obli­ga­cio­nes, pre­vio a una li­qui­da­ción.

El pro­yec­to in­tro­du­ce otras no­ve­da­des co­mo el Bo­le­tín Con­cur­sal, que per­mi­ti­rá trans­pa­ren­tar los pro­ce­di­mien­tos y la des­pe­na­li­za­ción de la ley con­cur­sal, tras­la­dan­do los ti­pos pe­na­les al Có­di­go Pe­nal y la ley mo­de­lo de in­sol­ven­cia trans­fron­te­ri­za de Uncitral, en­tre otras.

Es­te an­te­pro­yec­to in­gre­sa­rá al Con­gre­so du­ran­te ma­yo de es­te año y con­fia­mos que ten­drá una bue­na aco­gi­da, por­que es un buen pro­yec­to que be­ne­fi­cia­rá a mu­chas em­pre­sas y per­so­nas, y se­rá un apor­te y apo­yo al em­pren­di­mien­to y al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país. Pre­ci­sa­men­te es­te 2012, de­cla­ra­do por nues­tro go­bierno co­mo el año del em­pren­di­mien­to. U E V A ME N T E sue­na con fuer­za des­de el in­te­rior del Con­gre­so la idea de tras­la­dar la se­de del Po­der Le­gis­la­ti­vo de re­gre­so a la ca­pi­tal, lue­go de ca­si un cuar­to de si­glo en Val­pa­raí­so.

In­me­dia­ta­men­te sur­gen vo­ces con­tra­rias a la idea, ale­gan­do con­tra el cen­tra­lis­mo de San­tia­go y la even­tual pér­di­da que sig­ni­fi­ca­ría pa­ra el Puer­to la par­ti­da de tan re­le­van­te ac­ti­vi­dad. Pe­ro, ¿real­men­te al­guien cree que la pre­sen­cia del Con­gre­so en Val­pa­raí­so ha si­do un apor­te a la des­cen­tra­li­za­ción del país? Al me­nos des­de el pun­to de vis­ta ur­bano, su pre­sen­cia ha si­do más bien un pun­to ne­gro en el pai­sa­je ur­bano de una de las ciu­da­des más be­llas de Chi­le.

Pe­se a que su di­se­ño sur­gió de un con­cur­so in­ter­na­cio­nal que con­gre­gó más de 500 pro­pues­tas, y que el equi­po ga­na­dor lo in­te­gra­ban los des­ta­ca­dos ar­qui­tec­tos Cár­de­nas, Co­va­ce­vic y Fa­rrú, la verdad es que mu­chos ar­qui­tec­tos y ciu­da­da­nos coin­ci­di­mos en que es pro­ba­ble­men­te uno de los edi­fi­cios más feos y po­co re­le­van­tes de nues­tra ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea. Fiel re­pre­sen­tan­te del mo­vi­mien­to pos­mo­derno de fi­na­les de los 80 -uno de los pe­río­dos más ol­vi­da­bles de la pro­duc­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca-, don­de el len­gua­je y los cá­no­nes clá­si­cos eran re­in­ter­pre­ta­dos y sim­pli­fi­ca­dos con ma­te­ria­les ba­ra­tos co­mo la mar­te­li­na y per­fi­les de ace­ro. Es­to se exa­cer­ba con el mal gus­to de su de­co­ra­ción y ga­ma cro­má­ti­ca, al pa­re­cer fa­vo­ri­ta del ge­ne­ral Pi­no­chet, que se­gún cuenta el mi­to ur­bano, di­jo: “Des­de que vi las ma­que­tas, su­pe que és­te era el ga­na­dor”.

Más allá de lo irre­le­van­te de su re­sul­ta­do es­té­ti­co o ar­qui­tec­tó­ni­co, que de pa­so de­jó en el se­gun­do lu­gar un pro­yec­to es­pec­ta­cu­lar de Bor­ja Hui­do­bro, en­tre otros, el Con­gre­so de Val­pa­raí­so no apor­ta na­da de vi­ta­li­dad o re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na al ba­rrio del Al­men­dral. De par­ti­da, su to­rre-ar­co, más que en­mar­car la vis­ta al mar, sir­vió de an­te­ce­den­te pa­ra que lue­go sur­gie­ran otras to­rres en la ave­ni­da Ar­gen­ti­na que ter­mi­na­ron por ta­po­nar el an­fi­tea­tro na­tu­ral de los ce­rros. Por otro la­do, los le­gis­la­do­res lle­gan di­rec­to al es­ta­cio­na­mien­to sub­te­rrá­neo del edi­fi­cio, des­de San­tia­go o sus de­par­ta­men­tos en Re­ña­ca, sin po­ner un pie en el ba­rrio, que ya acu­sa un de­te­rio­ro y aban­dono pa­té­ti­co, vi­si­ble en la rui­na de la Igle­sia de los Do­ce Após­to­les, a só­lo me­tros del Con­gre­so. Pre­ten­der que es­te ti­po de edi­fi­cios pue­den re­pre­sen­tar al­gún ras­go de des­cen­tra­li­za­ción es una mo­fa a las le­gí­ti­mas ne­ce­si­da­des de au­to­no­mía de las re­gio­nes. Lo que Val­pa­raí­so re­quie­re con ur­gen­cia son po­lí­ti­cas de re­con­ver­sión eco­nó­mi­ca que le per­mi­tan me­jo­rar y ca­pa­ci­tar su ca­pi­tal hu­mano, pa­ra po­ten­ciar su com­pe­ti­ti­vi­dad co­mo pla­ta­for­ma de ser­vi­cios y educación, con fuer­te vo­ca­ción de co­mer­cio ex­te­rior.

Si que­re­mos ser más ra­di­ca­les, po­de­mos in­clu­so ju­gar­nos el ries­go de in­ver­tir en un tren de al­ta ve­lo­ci­dad que re­co­noz­ca y ca­pi­ta­li­ce el he­cho de que el puer­to y el li­to­ral es­tán a pun­to de ser par­te de la me­ga-co­n­ur­ba­ción me­tro­po­li­ta­na, una ciu­dad her­ma­na con la ca­pi­tal, con una ofer­ta cul­tu­ral y re­si­den­cial que com­pi­ta de igual a igual con San­tia­go.

Fi­nal­men­te, el feo edi­fi­cio de ave­ni­da Ar­gen­ti­na con Pe­dro Montt po­dría con­ver­tir­se en se­de uni­ver­si­ta­ria, en un gran cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, con­gre­sos cien­tí­fi­cos y cul­tu­ra­les, abier­to y vi­vo, sin re­jas ni guar­dias, don­de la ciu­dad vuel­va a pal­pi­tar des­de aden­tro… Y lo di­go co­mo por­te­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.