Plaza de Puen­te Al­to

La Tercera - - SANTIAGO -

RA un pue­blo cer­cano a San­tia­go que ser­vía de lu­gar de pa­ra­da pa­ra ga­na­de­ros ar­gen­ti­nos y pa­ra na­cio­na­les que iban a la ca­pi­tal a ven­der sus pro­duc­tos. Se le co­no­ció, al me­nos has­ta fi­nes del s. XIX, co­mo el “Pue­blo de las arañas”. Lo de las de­no­mi­na­cio­nes es co­sa de uso, y el uso ofi­cial ad­qui­ri­do por la co­mu­na más po­bla­da de Chi­le en la ac­tua­li­dad par­te con la crea­ción de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Puen­te Al­to (1892), que com­pren­día las sub­de­le­ga­cio­nes Puen­te Nue­vo de Pir­que, Lo Ca­ñas y El Pe­ral. Y se con­fir­ma con la crea­ción de la vi­lla de Puen­te Al­to, por de­cre­to del 8 de enero de 1898. Con la lle­ga­da del Fe­rro­ca­rril “Llano del Mai­po”, en 1893, es­te cru­ce de ca­mi­nos fue ad­qui­rien­do cier­ta im­por­tan­cia, al desa­rro­llar­se una lí­nea fé­rrea en­tre San­tia­go y Ar­gen­ti­na que lo tuvo co­mo una de sus es­ta­cio­nes prin­ci­pa­les. Y que apun­ta­ló un in­ci­pien­te desa­rro­llo in­dus­trial (te­la­res, pa­pel, etc.). “Ha­bía una re­la­ción di­rec­ta en­tre la ins­ta­la­ción de es­tas ma­nu­fac­tu­ras y la cons­truc­ción de ta­les vías fé­rreas, ya que aque­llas fá­bri­cas pre­ci­sa­ban de ma­te­rias pri­mas que po­dían lle­gar con ma­yor fa­ci­li­dad a tra­vés del fe­rro­ca­rril”, apun­ta Armando de Ramón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.