Bub­ba Watson se une al club de los gran­des

El gol­fis­ta es­ta­dou­ni­den­se ga­nó el pri­mer ma­jor de su ca­rre­ra, el Mas­ters de Au­gus­ta, lue­go de dos ho­yos de des­em­pa­te an­te el sud­afri­cano Louis Oost­hui­zen. El flo­ri­dano es un au­to­di­dac­ta, que nun­ca to­mó cla­ses de golf ni tie­ne coach y cu­yo me­jor tor­neo “g

La Tercera - - DEPORTES - D. Her­mo­si­lla/agencias

R Gerry “Bub­ba” Watson tie­ne un dri­ver con la va­ra y la ca­ra ro­sa­das que no de­ja de lla­mar la aten­ción. Y cuan­do lo usa, cau­sa aún más co­men­ta­rios, pues su swing es feo y con­ven­ce a po­cos. Tal vez sea así por­que nun­ca ha to­ma­do cla­ses de golf. Pe­ro pe­se a esas “fa­llas”, el flo­ri­dano, de 33 años, es uno de los pe­ga­do­res más lar­gos del cir­cui­to.

Po­cos per­ga­mi­nos co­mo pa­ra fi­jar­se en él. Por eso, se­gu­ra­men­te Charl Sch­war­tzel se fro­ta­ba las ma­nos ayer por la tar­de. Aun­que no le fue bien (ter­mi­nó 50º), sa­bía que te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo cam­peón rei­nan­te, de en­tre­gar la cha­que­ta ver­de al nue­vo mo­nar­ca. Des­de tem­prano se su­po­nía que ese hom­bre s erí a su com­pa­trio­ta Louis Oost­hui­zen y am­bos con­for­ma­rían una ima­gen nun­ca antes vis­ta de dos ex­tran­je­ros en­tre­gan­do y re­ci­bien­do el co­di­cia­do sa­co.

Pe­ro no. Quien se iría a ca­sa ves­ti­do de ver­de se­ría Watson. To­da una sor­pre­sa.

Lo de Sch­war­tzel no es pa­ra cul­par­lo. Mu­chos en

R Au­gus­ta te­nían la im­pre­sión de que ha­bría un ter­cer cam­peón sud­afri­cano en las ú l t i mas c i n c o e d i c i o n e s (Tre­vor Im­mel­man ga­nó en 2008). Qué me­nos se po­día pen­sar si Oost­hui­zen ano­ta­ba un al­ba­tros en Pink Dod­wood, el ho­yo dos, de 575 yar­das y par cin­co. El pri­me­ro que se ano­ta­ba ahí en los 76 años del ma­jor y el cuar­to ho­yo con tres gol­pes ba­jo el par de la his­to­ria.

Y aun­que des­pués de eso el cam­peón del Bri­tish Open 2010 no s o l t ó e l p r i mer pues­to de la pi­za­rra, no le du­ró has­ta el fi­nal. En el ho­yo 13 “apa­re­ció” Watson: bir­die, que re­pi­tió en las ban­de­ras 14, 15 y 16.

Así, Watson y Oost­hui­zen ju­ga­ron em­pa­ta­dos las úl­ti­mas dos sa­li­das y obli­ga­ron a pla­yoff. Se­gún la nor­ma, el pri­me­ro que ga­na­ra un ho­yo se­ría el cam­peón.

En el pri­mer in­ten­to, en el 18, am­bos hi­cie­ron ju­ga­das si­mi­la­res y, con par, se fue­ron al se­gun­do des­em­pa­te, en el 10.

Allí, la pe­lo­ta de Oos­tui­zen se fue al­go a la de­re­cha, pe­ro que­dó en el fair­way; la de Watson, ba­jo los ár­bo­les, en­te­rra­da en las ho­jas. top ten su­ma­ba en ma­jors: 2º en el PGA Cham­pions­hip 2010 y 5º en el US Open 2007. tí­tu­los del PGA Tour ha­bía ga­na­do, ade­más de dos tor­neos me­no­res.

Por eso es que el triunfo de Watson se va­lo­ra: des­de ese com­pli­ca­do lu­gar y gra­cias al par­ti­cu­lar es­ti­lo en el swing, de­jó la pe­lo­ta en el green, a po­cos me­tros del ho­yo. “Yo no veía dón­de es­ta­ba Bub­ba y de re­pen­te veo sa­lir una pe­lo­ta cur­va. In­creí­ble”, re­la­tó el pro­pio Oost­hui­zen, quien, me­jor ubi­ca­do siem­pre en ese ho­yo, ter­mi­na­ba ha­cien­do bo­gey.

Ese gol­pe del es­ta­dou­ni­den­se fue ele­gi­do el se­gun­do me­jor del tor­neo, tras el al­ba­tros del sud­afri­cano. Pe­ro esos ga­lar­do­nes ser­vían de po­co aho­ra. Watson te­nía dos gol­pes pa­ra ganar el tor­neo y los apro­ve­chó. Un putt de cen­tí­me­tros fue la an­te­sa­la de las lá­gri­mas.

Un llan­to jus­ti­fi­ca­do

Watson te­nía mo­ti­vos pa­ra llo­rar. Su es­po­sa no pu­do via­jar des­de Flo­ri­da, pues cui­da al hi­jo de un mes que adop­ta­ron ha­ce só­lo 14 días. “Bub­ba” re­cor­da­ba, ade­más, que el pri­mer triunfo en un ma­jor se le ha­bía ido de las ma­nos en 2010, cuan­do per­dió, tam­bién en un des­em­pa­te, el PGA Cham­pions­hip an­te el a l e mán Mar t i n Kay­mer.

“Ha­bía so­ña­do mu­chas ve­ces que te­nía un putt pa­ra ganar el Mas­ters, pe­ro nun­ca lo ano­ta­ba”, con­fe­só el cam­peón. Ya no ten­drá que so­ñar más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.