El Sim­ce: Su­bien­do, ba­jan­do

La Tercera - - PAÍS - Cris­tián Be­llei

ADA año la opi­nión pú­bli­ca, el sis­te­ma es­co­lar y las fa­mi­lias son bom­bar­dea­das por los re­sul­ta­dos del Sim­ce. Los edu­ca­do­res re­ci­ben pre­mios (y des­de aho­ra cas­ti­gos) que de­pen­den de los pun­ta­jes de sus alum­nos; las fa­mi­lias son lla­ma­das a vi­tri­near es­cue­las usan­do el Sim­ce co­mo se­ñal de ca­li­dad de la educación, y los mi­nis­tros se ale­gran o de­pri­men se­gún el signo del pro­me­dio na­cio­nal. A pe­sar de es­te uso tan in­ten­si­vo que en Chi­le ha­ce­mos del Sim­ce, lo cier­to es que su in­ter­pre­ta­ción no es tan sim­ple co­mo pa­re­ce. Es­ta vez, por ejem­plo, a pe­sar de los pa­ros y los pro­ble­mas que afec­ta­ron a la edu- ca­ción mu­ni­ci­pal, fue es­te sec­tor el que prin­ci­pal­men­te subió los pun­ta­jes. Por otro la­do, aun­que la Prue­ba PI­SA de la OECD in­sis­te en que los ado­les­cen­tes chi­le­nos es­tán pro­gre­san­do ace­le­ra­da­men­te en lec­tu­ra, el Sim­ce de oc­ta­vo bá­si­co no mues­tra nin­gún avan­ce en on­ce años de me­di­ción. ¿No se­rá el Sim­ce una ru­le­ta?

Cier­ta­men­te, no. La in­ves­ti­ga­ción ha avan­za­do bas­tan­te en co­no­cer los fac­to­res aso­cia­dos a los au­men­tos de pun­ta­je, y se­ría bueno tener es­to en cuenta en las dis­cu­sio­nes so­bre educación. El prin­ci­pal fac­tor que ex­pli­ca los re­sul­ta­dos del Sim­ce es la con­di­ción so­cio­cul­tu­ral de las fa­mi­lias; as-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.