Ri­car­do Ar­jo­na: los nú­me­ros e historias tras su im­ba­ti­ble fe­nó­meno lo­cal

Pe­se a la mo­fa y las crí­ti­cas, el can­tan­te jun­ta­rá a ca­si 60 mil fans la pró­xi­ma se­ma­na. Con cua­tro shows, lle­ga co­mo el se­gun­do ar­tis­ta más ven­de­dor en la his­to­ria chi­le­na.

La Tercera - - CULTURA&ENTRETENCIÓN - Clau­dio Ver­ga­ra

R Clau­dia He­rre­ra (30) y Mar­ce­la Pe­ña (41), las ma­yo­res fa­ná­ti­cas de Ri­car­do Ar­jo­na en Chi­le y ca­be­ci­llas de su club ofi­cial de fans en el país, bau­ti­za­do ba­jo el poé­ti­co nom­bre de Mi­nu­tos de so­le­dad, pre­fie­ren no es­car­bar en las cua­li­da­des per­so­na­les y ar­tís­ti­cas de su ído­lo. Pa­ra eso es­tá Wi­ki­pe­dia o los in­for­mes de pren­sa de sus re­pre­sen­tan­tes. Ellas op­tan por mi­rar de fren­te a sus enemi­gos y enu­me­rar las pu­llas y fric­cio­nes que ha es­qui­va­do el gua­te­mal­te­co en los úl­ti­mos años.

Y la lis­ta es lar­ga: que su re­tó­ri­ca es un ma­nual de ver­sos sim­plo­nes; que su éxi­to ma­si­vo es la con­fir­ma­ción que el buen gus­to mu­si­cal fue de­rro­ta­do; que, tal co­mo lo di­jo Fi­to Páez, los 35 Lu­na Park que re­ple­tó en 2006 son una mues­tra de la “ani­qui­la­ción cul­tu­ral” de nues­tros tiem­pos; y, lo más re­cu­rren­te, que su so­la pre­sen­cia es aler­ta de tem­blor se­gu­ro, co­mo una suer­te de mu­fa trá­gi­ca em­bu­ti­da en su piel des­de esa no­che que lo hi­zo coin­ci­dir en Vi­ña con el te­rre­mo­to de 2010.

He­rre­ra y Pe­ña lo re­pa­san y no lo ha­cen por ma­so­quis­mo. “Lo ha­ce­mos por­que to­das es­tas ha­bla­du­rías y en­vi­dias sin sen­ti­do nos ha hec h o much o más fuer­tes co­mo fa­ná­ti­cas, co­mo si au­men­ta­ra el de­seo de ser aún más in­con­di­cio­na­les y de de­cir con or­gu­llo que a uno le gus­ta Ar­jo­na, di­gan lo que di­gan. Eso ha pro­vo­ca­do que la de­vo­ción por él se man­ten­ga in­tac­ta e in­clu­so crez­ca”, re­pli­can am­bas, co­mo una ma­ne­ra de de­fi­nir un es­ce­na­rio que no es mo­fa ni ha­bla­du­ría.

Es reali­dad pu­ra: el hom­bre de Mu­je­res ha ex­ten­di­do has­ta hoy uno de los fe­nó-

R me­nos de po­pu­la­ri­dad más per­sis­ten­tes y trans­ver­sa­les del mer­ca­do chi­leno, el que vol­ve­rá a tim­brar con la se­rie de cua­tro con­cier­tos que par­ten es­te jue­ves 19 y cul­mi­nan el do­min­go 22. Una mar­ca que ya ases­tó en 2006 -fue el pri­mer ar­tis­ta en re­ple­tar cua­tro ve­ces el si­tio de Par­que O’hig­gins- y que aho­ra com­par­te con Luis Mi­guel. Y si de com­pa­ra­ción se tra­ta, San­tia­go es el epi­cen­tro de su fer­vor en el con­ti­nen­te, só­lo su­pe­ra­do por Ar­gen­ti­na, don­de ma­te­ria­li­za­rá 14 pre­sen­ta­cio­nes.

“Pa­ra es­ta vez to­do es­ta­ba pen­sa­do pa­ra ha­cer un Es­ta­dio Na­cio­nal. Lle­ga­mos in­clu­so a re­ser­var­lo, por­que sa­be­mos que la con­vo­ca­to­ria nos da­ría de so­bra. Pe­ro desis­ti­mos por va­rios fac­to­res, co­mo el frío o las po­si­bles llu­vias que hay en es­ta épo­ca del año”, cuenta Gabriel Bursztyn, di­rec­tor de Fé­nix, pro­duc­to­ra en­car­ga­da de los re­ci­ta­les. Y la am­bi­ción no es erra­da: en su in­mi­nen­te es­ca­la ca­pi­ta­li­na, Ar­jo­na to­ta­li­za­ra 60 mil per­so­nas, con 15 mil por no­che (lle­va ven­di­dos 40 mil bo­le­tos).

In­clu­so, Bursztyn re­ve­la que es­tu­vie­ron a un pa­so de ce­rrar un quin­to show pa­ra el sá­ba­do en ho­ra­rio ves­per­tino, pe­ro la agen­da del can­tau­tor abor­tó el plan. El eje­cu­ti­vo si­gue: “El éxi­to por Ri­car­do ha ido au­men­tan­do. Y só­lo por­que es mú­si­ca pop pu­ra, pen­sa­da en las mu­je­res, en lo que les lle­ga. El no ha­ce dis­cos pa­ra los pe­rio­dis­tas, por­que les da igual lo que di­gan ellos, no es su reali­dad. Y tam­po­co es­cri­be le­tras pa­ra ga­nar­se el No­bel”.

Di­fí­cil que el cen­troa­me­ri­cano ga­ne el No­bel, pe­ro, al me­nos en Chi­le ha al­za­do los ga­lar­do­nes más di­ver­sos por sus ven­tas. Tie­ne co­mo ha­cer­lo: nue­va­men­te tras Luis Mi­guel, es el cré­di­to in- ter­na­cio­nal que más ál­bu­mes ha des­pa­cha­do en la his­to­ria de la in­dus­tria chi­le­na. Nú­me­ros: mien­tras el me­xi­cano su­ma dos mi­llo­nes 456 mil 533 co­pias, su com­pe­ten­cia más di­rec­ta ras­gu­ña el mi­llón 200 mil.

En el desglose, Historias (1994) es su tí­tu­lo más ren­ta­ble, con 100 mil ejem­pla­res. Su úl­ti­ma pro­duc­ción, In­de­pen­dien­te (2011), se em­pi­na por las 10 mil y ya es dis­co de pla­tino. En el sal­do ge­ne­ral, tan­to Luis Mi­guel co­mo Ar­jo­na son los úni­cos que han con­quis­ta­do dis­co de diamante en Chi­le por su­pe­rar el mi­llón de tra­ba­jos ven­di­dos.

“Y creo que en las di­fe­ren­cias con Luis Mi­guel, más que en las si­mi­li­tu­des, se en­tien­de el su­ce­so de Ar­jo­na en el país”, se aven­tu­ra Me­li­sa Camp­bell, di­rec­to­ra de FM Dos. Lue­go si­gue: “Ar­jo­na en­con­tró un ni­cho e in­ven­tó un per­so­na­je que na­die ha­bía ex­plo­ta­do: el can­tau­tor ro­mán­ti­co, pe­ro con un len­gua­je poé­ti­co y que li­mi­ta con lo so­cial, sin ser pan­fle­ta­rio. Que me per­do­ne Sil­vio Ro­drí­guez, pe­ro si­guió esa sen­da con una vi­sión mu­cho más co­mer­cial. Y co­mo no ha­bla de amor plano, ni es un ba­la­dis­ta clá­si­co, co­mo Cha­yan­ne, Bo­sé y Luis Mi­guel, ge­ne­ra mu­cho más amor u odio. Con él no hay ma­ti­ces”.

Al me­nos en las emi­so­ras ro­mán­ti­cas lo que rei­na es, ob­vio, el amor ha­cia el ar­tis­ta. Su úl­ti­mo sin­gle, Fuis­te tú, a dúo con su co­te­rrá­nea Gaby Mo­reno es­tá en­tre los cin­co te­mas más ro­ta­dos de los úl­ti­mos dos me­ses. “Por eso siem­pre lo di­go: si él hi­cie­ra tan mal su tra­ba­jo, no ven­de­ría tan­to. Ese es mi pun­to de vis­ta y lo que siem­pre de­fien­do cuan­do la gen­te me ata­ca por mi gus­to por Ar­jo­na, o lo tra­ta de ye­ta, per­so­nas in­clu­ye el to­tal de su staff. De ellos, 17 lle­ga­rán en su avión pri­va­do. Por aho­ra no tie­ne con­tem­pla­do ma­yo­res ac­ti­vi­da­des: só­lo rea­li­zar de­por­tes en las ma­ña­nas (te­nis o gim­na­sia) y sa­lir a ce­nar ma­ris­cos. No se des­car­ta una con­fe­ren­cia. ma­chis­ta o ver­se­ro”, de­cla­ra Clau­dia He­rre­ra, en los des­cuen­tos pa­ra su show nú­me­ro 21 an­te el ar­tis­ta y con los tic­kets lis­tos pa­ra ir du­ran­te las cua­tro no­ches con­ti­nuas, co­mo gran par­te de los 100 in­te­gran­tes que for­man su club de se­gui­do­ras. Y, se­gún re­cal­ca He­rre­ra, con las an­sias de ahí sí aplau­dir to­das sus cua­li­da­des, sin preo­cu­par­se de los enemi­gos de turno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.