Mu­seo de la Igle­sia de San Fran­cis­co abri­rá sus puer­tas de no­che una vez al mes

La Tercera - - SANTIAGO - Evelyn Bri­ce­ño O.

La ca­ra de­ma­cra­da y hue­su­da, el cue­llo del­ga­do co­mo un ta­llo y las ma­nos de ve­nas di­la­ta­das con una ca­la­ve­ra en una de ellas. La ima­gen de San Pe­dro de Alcántara es té­tri­ca a ple­na luz del día; más lo se­rá en pe­num­bras el pró­xi­mo miér­co­les, cuan­do por pri­me­ra vez el Mu­seo de Ar­te Co­lo­nial de la Igle­sia San Fran­cis­co, ubi­ca­do en pleno cen­tro (Ala­me­da con Lon­dres), se abra de no­che.

Esa fi­gu­ra del si­glo XVIII y otras es­cul­tu­ras y pin­tu­ras pro­pias del te­ne­bris­mo se­rán las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes pa­ra quie­nes in­gre­sen -en­tre las 19 y 22.30 ho­ras, gra­tis- a es­te edi­fi­cio erigido en 1618. Esa no­che po­drán co­no­cer sus rin­co­nes y se­cre­tos ba­jo la luz de las ve­las y cir­cu­lar por la ga­le­ría, el pa­tio in­te­rior y las di­ver­sas salas de ex­po­si­ción en me­dio de un am­bien­te lú­gu­bre.

La ini­cia­ti­va se re­pe­ti­rá una vez al mes a par­tir de ma­yo y pre­ten­de in­cen­ti­var el in­gre­so de san­tia­gui­nos al re­cin­to, que re­ci­be dia­ria­men­te en­tre 70 y 100 per­so­nas, la ma­yo­ría tu­ris­tas ex­tran­je­ros y es­co­la­res.

En “Una no­che en el mu­seo”, co­mo se lla­ma la ac­ti­vi­dad, ha­brá dos vi­si­tas guia­das, de una ho­ra (más lar­gas que las ha­bi­tua­les, que du­ran 30 mi­nu­tos), a las 2 0. 3 0 y 2 1 . 3 0 hor a s . L o s guías del mu­seo y al­gu­nos es­tu­dian­tes de tu­ris­mo re­ci­bi­rán a la gen­te ata­via­dos a la usan­za de la épo­ca co­lo­nial y de­cla­man­do anéc­do­tas vin­cu­la­das con la his­to­ria de es­ta cons­truc­ción.

“No des­car­ta­mos que des­de un con­fe­sio­na­rio o una es­qui­na apa­rez­ca de im­pro­vi­so al­guien pa­ra sor­pren­der a los tu­ris­tas”, di­ce Fran­cis­co García, di­rec­tor del mu­seo.

El lu­gar es­con­de su­pues­tas historias fan­tás­ti­cas, co­mo la que co­no­cen al­gu­nos fe­li­gre­ses de la igle­sia y que cuen­tan que a ve­ces apa­re­ce un frai­le, de no­che y con há­bi­to, dur­mien­do en un r i ncón del c o r r e dor . Los guías to­ma­rán ese y otros re­la­tos, los con­ta­rán y re­vi­vi­rán pa­ra cap­tar la aten­ción del pú­bli­co.

García ex­pli­ca que el re­co­rri­do del miér­co­les se­rá la ex­pe­rien­cia pi­lo­to pa­ra sa­ber có­mo se con­ti­nua­rá la ac­ti­vi-

RR dad a par­tir de ma­yo. “Un nue­vo mo­do de dar a co­no­cer es­te lu­gar, a pe­sar de que ya es co­no­ci­do por es­tar al la­do de la igle­sia más an­ti­gua de San­tia­go y de Chi­le”, agre­ga.

Ob­je­tos mis­tra­lia­nos

A pe­sar de que el edi­fi­cio que lo al­ber­ga es del si­glo XVII, el mu­seo se fun­dó en 1969. No só­lo con­tie­ne ar­te re­li­gio­so, co­mo una co­lec­ción de 54 gran­des cua­dros so­bre la vi­da de San Fran­cis­co o una se­rie de fa­na­les (en­va­ses) de vi­drio con ni­ños Je­sús en mi­nia­tu­ra en su in­te­rior, ob­je­tos que cap­ta­ban la de­vo­ción de las mon­jas en la Co­lo­nia. En el lu­gar tam­bién hay una sa­la de­di­ca­da a la poe­ti­sa Gabriela Mis­tral, quien do­nó a la or­den fran­cis­ca­na -en­tre otras re­li­quias- el per­ga­mino y la me­da­lla que se le en­tre­gó por el Premio No­bel. Ade más, h a y u n a

sa­la abier­ta a ex­po­si­cio­nes de ar­tis­tas plás­ti­cos jó­ve­nes y la re­pro­duc­ción de una cel­da fran­cis­ca­na del si­glo XVI, una ha­bi­ta­ción de dos por dos me­tros en que ca­be una ca­ma del an­cho del cuer­po de un hom­bre adul­to, una si­lla, un es­cri­to­rio di­mi­nu­to y po­co más.

En el se­gun­do pi­so del mu­seo aún fun­cio­na el con­ven­to en el que ac­tual­men­te vi­ve una de­ce­na de frai­les. Es el úni­co con­ven­to de las ór­de­nes fun­da­cio­na­les que lle­ga­ron a Chi­le en la Co­lo­nia (en­tre ellos, mer­ce­da­rios, do­mi­ni c o s y j e s ui t a s ) q ue se man­tie­ne en su lu­gar ori­gi­nal. “No han fal­ta­do las ofer­tas pa­ra que ven­dan, pe­ro los fran­cis­ca­nos han per­sis­ti­do en su op­ción de per­ma­ne­cer aquí”, cuenta García.

El di­rec­tor del mu­seo re­cuer­da que, ha­ce unos años, el ho­tel Plaza San Fran­cis­co les so­li­ci­tó ha­bi­li­tar un par de ha­bi­ta­cio­nes del mo­nas­te­rio pa­ra sus hués­pe­des, idea que fue desecha­da.

Lla­ma la aten­ción que el edi­fi­cio -que al­ber­ga un gran pa­tio, con es­pe­cies de 300 años de an­ti­güe­dad- no su­frie­ra da­ños con el úl­ti­mo te­rre­mo­to, sal­vo des­pren­di­mien­tos de es­tu­co. Tam­po­co las obras que con­ser­va pre­sen­ta­ron de­te­rio­ro. Ac­tual­men­te, in­clu­so exis­te un plan glo­bal de res­tau­ra­ción pa­ra la igle­sia, el con­ven­to y el mu­seo. Se es­tá tra­ba­jan­do en él pa­ra pos­tu­lar­lo en los pró­xi­mos me­ses a al­gún fon­do con­cur­sa­ble.

Por el mo­men­to, la ins­ti­tu­ción ya re­no­vó su pá­gi­na web, que es­tre­na­rá en ma­yo, si­guien­do el mo­de­lo del por­tal del mu­seo del Lou­vre. En ho­ra­rio nor­mal, el Mu­seo de San Fran­cis­co es­tá abier­to de lu­nes a vier­nes, de 9.30 a 13.30 y de 15 a 18 ho­ras. Los do­min­gos, de 10 a 14 ho­ras.

RR años de an­ti­güe­dad tie­nen al­gu­nos ár­bo­les en el pa­tio in­te­rior del edi­fi­cio, que tam­bién al­ber­ga al con­ven­to fran­cis­cano. per­so­nas dia­rias, en pro­me­dio, in­gre­san al mu­seo, en su ma­yo­ría tu­ris­tas ex­tran­je­ros y es­co­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.