Em­pre­sa crea­do­ra de vi­deo­jue­gos de Ja­pón vie­ne a Chi­le a re­clu­tar ta­len­tos

Squa­re Enix, crea­do­ra de la exi­to­sa se­rie Fi­nal Fan­tasy, tam­bién eva­lua­rá al país pa­ra ins­ta­lar su se­de en la re­gión. Es­te mar­tes, su pre­si­den­te lan­za­rá en Chi­le con­cur­so re­gio­nal pa­ra desa­rro­lla­do­res de jue­gos, con un premio de US$ 20 mil. El fo­co de la

La Tercera - - TENDENCIAS - Axel Christiansen Z. Ya­suhi­ro Fu­kus­hi­ma Pre­si­den­te Squa­re Enix. Pa­blo Go­ri­goi­tía Pre­si­den­te Vi­deo­ga­mes Chi­le.

R

R

R Fue en el año 2003 cuan­do dos gran­des r i val es en el mun­do de los vi­deo­jue­gos (Squa­re y Enix) se fu­sio­na­ron pa­ra crear Squa­re Enix, ac­tual­men­te una de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de vi­deo­jue­gos del mer­ca­do.

Du­ran­te los 80 y 90, am­bas fue­ron las prin­ci­pa­les cul­to­ras del gé­ne­ro de los jue­gos de rol, con sa­gas co­mo Fi­nal Fan­tasy y Dra­gon Quest, que - jun­tas- po­seen más de 400 mi­llo­nes de uni­da­des ven­di­das en el mun­do. Eso, sin con­tar con que la com­pa­ñía po­see hoy sa­gas co­mo Tomb Rai­der y Spa­ce In­va­ders.

To­do eso la ha con­ver­ti­do en la se­gun­da com­pa­ñía más gran­de en Ja­pón de las que só­lo se de­di­can a crear soft­wa­res, de­trás de Ko­na­mi. En 2011, Squa­re Enix ob­tu­vo ga­nan­cias que su­pe­ran los 700 mi­llo­nes de dó­la­res.

Aho­ra, la fir­ma se dis­po­ne a dar uno de sus sal­tos más ra­di­ca­les: co­lo­car una ofi­ci­na en La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra co­men­zar con el desa­rro­llo de con­te­ni­do pa­ra el mer­ca­do lo­cal. Una apues­ta que tie­ne a Chi­le, jun­to a otros cua­tro paí­ses, en la mi­ra, y que trae­rá a nues­tro país a Ya­suhi­ro Fu­kus­hi­ma, pre­si­den­te de la com­pa­ñía. El fin: son­dear el mer­ca­do lo­cal pa­ra ins­ta­lar su se­de y dar el va­mos a un con­cur­so que bus­ca re­clu­tar ta­len­tos lo­ca­les. La vi­si­ta de Fu­kus­hi­ma a Chi­le vie­ne con una nu­tri­da agen­da. El mar­tes se­rá el lan­za­mien­to ofi­cial del pri­mer con­cur­so pa­ra desa­rro­lla­do­res en to­da la re­gión que, ade­más de pre­miar con has­ta 20 mil dó­la­res a los pro­yec­tos, ser­vi­rá pa­ra re­clu­tar a los fu­tu­ros ta­len­tos.

Un for­ma­to que bus­ca imi­tar el “Ga­me Hobby Pro­gram Contest”, rea­li­za­do en Ja­pón en 1982, cuan­do la com­pa­ñía re­cién par­tía y que sir­vió de se­mi­lle­ro pa­ra la com­pa­ñía. His­to­ria que aho­ra Fu­kus­hi­ma bus­ca re­pe­tir en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Jun­to con el en­cuen­tro con es­tu­dian­tes y fa­ná­ti­cos del mun­do de los vi­deo­jue­gos, la or­ga­ni­za­ción tie­ne pla­nea­das reunio­nes con pro­fe­so­res de las di­fe­ren­tes es­cue­las que ac­tual­men­te im­par­ten ca­rre­ras re­la­cio­na­das con el di­se­ño de vi­deo­jue­gos e, in­clu­so, una reunión con el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. ¿Pe­ro qué trae a una com­pa­ñía de es­te ti­po a bus­car su fu­tu­ro en tie­rras tan le­ja­nas? To­do es gra­cias a la lle­ga­da de Ya­suhi­ro Fu­kus­hi­ma, fun­da­dor ori­gi­nal de Enix y que aho­ra es el pre­si­den­te ho­no­ra­rio de la com­pa­ñía. “El es­tu­vo ale­ja­do du­ran­te un tiem­po del día a día y, al vol­ver, se dio cuenta de que la com­pa­ñía ne­ce­si­ta­ba cam­bios”, ex­pli­ca Pa­blo Go­ri­goi­tía, pre­si­den­te de Vi­deo­ga­mes Chi­le, la agru­pa­ción de desa­rro­lla­do­res chi­le­nos que du­ran­te los úl­ti­mos me­ses ha es­ta­do en con­tac­to con la em­pre­sa.

Esos cam­bios tie­nen que ver con la cri­sis que es­tán su­frien­do las com­pa­ñías ni­po­nas del ru­bro, de las cua­les só­lo Squa­re Enix se ha sal­va­do. Tan­to Nin­ten­do co­mo Sony, pro­duc­to­ras de con­so­las de ese país, pu­bli­ca­ron pér­di­das en 2011, mien­tras que com­pa­ñías que te­nían el li­de­raz­go del soft­wa­re, co­mo Cap­com, el año pa­sa­do ba­ja­ron sus ven­tas en ca­si un 30%. Pa­ra no que­dar­se co­mo un “di­no­sau­rio”, Fu­kus­hi­ma de­ter­mi­nó que ha­bía que en­fo­car­se en nue­vos mer­ca­dos emer­gen­tes. Es­to es, cre­cer tan­to en los jue­gos pa­ra mó­vi­les y re­des so­cia­les co­mo en los lu­ga­res don­de más es­tá au­men­tan­do el con­su­mo de vi­deo­jue­gos: La­ti­noa­mé­ri­ca e In­dia. La cla­ve del éxi­to: ge­ne­rar con­te­ni­do des­de el mis­mo lu­gar que quie­ren con­quis­tar.

Así na­ció la ne­ce­si­dad de co­lo­car ofi­ci­nas co­mer­cia­les en La­ti­noa­mé­ri­ca y Chi­le fue ele­gi­do co­mo uno de cin­co paí­ses que se­rán son­dea­dos por la com­pa­ñía pa­ra ins­ta­lar­se.

Mé­xi­co, Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Co­lom­bia tam­bién es­tán sien­do con­si­de­ra­dos, pe­ro se­gún Go­ri­goi­tía, Chi­le po­see una ca­rac­te­rís­ti­ca que le jue­ga a fa­vor. “Ja­pón, en ge­ne­ral, con­si­de­ra que el ser fiel a tus raíces es ser fiel a tu iden­ti­dad”, di­ce Go­ri­goi­tía, y eso es par­te del se­llo de los jue­gos chi­le­nos que en es­te mo­men­to triun­fan.

De cual­quier for­ma, la idea de la se­de es que efec­ti­va­men­te sea de ca­rác­ter re­gio­nal, por lo que si que­da en Chi­le, de igual for­ma lle­ga­rán di­se­ña­do­res de to­do el con­ti­nen­te, o bien, si que­da en otro la­do, los chi­le­nos for­ma­rán par­te sí o sí del nue­vo equi­po que se for­ma­rá.

¿Pa­ra qué nos ser­vi­rá el arri­bo de es­ta com­pa­ñía? La fir­ma pla­nea una se­rie de be­ne­fi­cios que de­be­rían co­men­zar a ver­se en un pla­zo de tres a cin­co años.

Una de las pro­me­sas es traer to­das sus obras tra­du­ci­das a es­pa­ñol la­tino. Al­go muy im­por­tan­te, con­si­de­ran­do que sus prin­ci­pa­les jue­gos se ba­san en el desa­rro­llo de historias y diá­lo­gos en ja­po­nés o tra­du­ci­das al in­glés. Tam­bién sig­ni­fi­ca­rá que mu­cho del con­te­ni­do ex­tra, co­mo el des­car­ga­ble, se­rá tra­ba­ja­do con una óp­ti­ca re­gio­nal.

Pe­ro, por lo pron­to, el desa­rro­llo prin­ci­pal es­ta­rá en­fo­ca­do en con­te­ni­do pa­ra jue­gos mó­vi­les, na­ve­ga­do­res de in­ter­net y re­des so­cia­les. Al­go que tam­po­co de­be to­mar­se a la li­ge­ra, con­si­de­ran­do que pa­ra allá va el fu­tu­ro. En el 2005 la com­pa­ñía com­pró a Tai­to y ha desa­rro­lla­do 6 jue­gos de la se­rie. La se­rie ícono de la com­pa­ñía po­see 14 jue­gos prin­ci­pa­les y de­ce­nas de spin offs. La se­rie mez­cló los gé­ne­ros del jue­go de rol con la es­tra­te­gia, con­vir­tién­do­se en clá­si­co. La fran­qui­cia pa­só a las ma­nos de la com­pa­ñía el 2009. Ese año apa­re­ce su pri­mer jue­go. El ri­val de Fi­nal Fan­tasy crea­do por Enix. El crea­dor de Dra­gon Ball ha­ce sus di­se­ños. Es el jue­go más co­no­ci­do de la com­pa­ñía, con más de 10 mi­llo­nes de co­pias ven­di­das en el mun­do. Fue el pri­mer jue­go de rol he­cho por Squa­re con un mun­do en 3D.

Veinte mil dó­la­res

Fu­tu­ro lo­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.