La muer­te de Mo­ro­si­ni gol­pea al fút­bol ita­liano

El ju­ga­dor del Li­vorno, de la Se­rie B, su­frió un pa­ro car­día­co en el es­ta­dio del Pes­ca­ra. Era muy cer­cano a Mau­ri­cio Is­la, quien ayer lo des­pi­dió por Twit­ter: “Nos ha­rás mu­cha fal­ta”.

La Tercera - - DEPORTES - Agencias/ma­tías Par­ker C. Es­ca­nea es­te có­di­go con tu smartp­ho­ne y re­vi­sa imá­ge­nes de Mo­ro­si­ni.

R Una ima­gen dra­má­ti­ca vol­vió a re­pe­tir­se en Eu­ro­pa. Es­ta vez fue en Ita­lia, don­de en el es­ta­dio Adriá­ti­co, de Pes­ca­ra, y cuan­do co­rría el mi­nu­to 31, el ju­ga­dor Pier­ma­rio Mo­ro­si­ni, del Li­vorno, co­men­zó a ba­lan­cear­se has­ta caer a tie­rra, sin con­tac­to al­guno con otro fut­bo­lis­ta. Se le­van­tó dos ve­ces bam­bo­lean­te y en am­bas vol­vió a caer. Va­rios se­gun­dos des­pués, y mien­tras pro­se­guía el jue­go, co­rrie­ron los pa­ra­mé­di­cos a re­ani­mar­lo, an­te la de­ses­pe­ra­ción y an­gus­tia de com­pa­ñe­ros y ri­va­les.

Se le prac­ti­có in­ten­sa­men­te ma­sa­je car­día­co y lue­go de unos mi­nu­tos in­gre­só una am­bu­lan­cia, que in­clu­so vio in­creí­ble­men­te im­pe­di­do el pa­so por un au­to mal es­ta­cio­na­do an­te el in­gre­so de emer­gen­cia.

“Me mi­ró a los ojos cuan­do en­tró al vehícu­lo”, afir­mó el ad­mi­nis­tra­dor de­le­ga­do del Pes­ca­ra, Danilo Ian­nas­co­li. El ma­sa­jis­ta del Pes­ca­ra,

R Clau­dio D’ar­can­ge­lo, que ayu­dó a aten­der a Mo­ro­si­ni, ex­pli­có que pron­to se dio cuenta de que al­go no iba bien: “Me d i cuenta, de pron­to, de que se tra­ta­ba de una si­tua­ción se­ria”.

“Ni si­quie­ra es­pe­ré la apro­ba­ción del ár­bi­tro. Le reali­cé un ma­sa­je car­día­co y por un mo­men­to tu­ve la sen­sa­ción de que se re­cu­pe­ra­ba, pe­ro no ha­bía na­da que ha­cer”, agre­gó el asis­ten­te.

Los mé­di­cos con­fir­ma­ron que Mo­ro­si­ni nun­ca re­co­bró la con­cien­cia, pe­se al tra­ta­mien­to in­ten­si­vo en el hos­pi­tal San­to Spi­ri­to.

For­ma­do en el Ata­lan­ta de Bér­ga­mo y des­pués en el Udi­ne­se, lle­gó al Li­vorno en enero. Ha­bía rea­li­za­do la ma­yor par­te de su ca­rre­ra en la Se­rie B). Só­lo ha­bía ju­ga­do cin­co par­ti­dos en Se­rie A con el Udi­ne­se (2005-2006).

Mo­ro­si­ni (25 años) tuvo una vi­da mar­ca­da por la tra­ge­dia. Per­dió a su ma­dre cuan­do él te­nía 15 años, a su pa­dre dos años des­pués, y a su her­mano, po­co tiem­po más tar­de, por lo que ha­bía vi­vi­do con su her­ma­na.

La amis­tad con chi­leno

Una de las per­so­nas que sin­tió más de cer­ca la muer­te de Mo­ro­si­ni fue el vo­lan­te Mau­ri­cio Is­la, quien se hi­zo ami­go de su co­le­ga ape­nas lle­gó a Udi­ne­se, en 2007. El mai­pino, quien no ha­bla­ba una pa­la­bra de ita­liano, fue aco­gi­do por Mo­ro­si­ni, uno de sus pro­tec­to­res en esos pri­me­ros días en Ita­lia.

Ayer, Is­la, a tra­vés de Twit­ter en ita­liano y es­pa­ñol, reac­cio­nó de in­me­dia­to: “Com­paaaaa mo­ro­si­ni no te rin­das, sé fuer­te”... y lue­go, cuan­do ya se con­fir­ma­ba su muer­te, “noooo, que te­rri­ble no­ti­cia.. nos ha­rás mu­cha fal­ta ami­go mo­ro­si­ni que pe­na más gran­de un do­lor tre­men­do”. Más tar­de agre­gó que “fue un pla­cer ju­gar con­ti­go, ami­go...udi­ne, ita­lia y el mun­do es­tán con­ti­go”. En su úl­ti­ma in­ter­ven­ción del día, agre­gó “com­pa, se­rás re­cor­da­do co­mo un gran ami­go y una gran per­so­na.. Eres el más gran­de de todos”.

Con Is­la siem­pre com­par­tie­ron va­rias pre­tem­po­ra­das, las que Mo­ro­si­ni cum­plía con Udi­ne­se, ge­ne­ral­men­te en el Val d’aos­ta, antes de par­tir a prés­ta­mo.

Ni­co­lás Cór­do­va, quien mi­li­ta en el Bres­cia, tam­bién lo co­no­cía: “Todos es­ta­mos shoc­kea­dos con es­to. Es una pér­di­da la­men­ta­ble, ya que era un mu­cha­cho muy que­ri­do. Ade­más, uno no en­tien­de qué pa­sa, nos ha­cen exá­me­nes has­ta por si aca­so y su­ce­den co­sas co­mo és­ta”, di­jo a La Ter­ce­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.