La igual­dad co­mo pun­to de par­ti­da

Si cier­tos gru­pos so­cia­les han te­ni­do le­gi­ti­mi­dad pa­ra abu­sar de quie­nes es­tán en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, es pre­ci­so que el de­re­cho in­ter­ven­ga.

La Tercera - - NEGOCIOS - Ve­ró­ni­ca Un­du­rra­ga

L EDI­TO­RIAL de La Ter­ce­ra que abor­dó la ley an­ti­dis­cri­mi­na­ción re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co. Por un la­do, de­cla­ra la ne­ce­si­dad de tener pron­to una ley de es­ta ín­do­le y, por otro, po­ne en du­da uno de sus prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos: la po­si­bi­li­dad de con­tar con un re­cur­so ju­di­cial efec­ti­vo en las cau­sas de dis­cri­mi­na­ción. Es de­cir, re­cu­rre al mis­mo ar­gu­men­to de quie­nes se han opues­to a cual­quier desa­rro­llo en ma­te­ria de igual­dad.

La men­ción de un even­tual “per­jui­cio pa­ra la con­vi­ven­cia y el nor­mal desa­rro­llo de las ac­ti­vi­da­des” y “la pér­di­da de con­fian­za y es­pon­ta­nei­dad de los víncu­los” su­po­ne que hoy exis­ti­ría una con­vi­ven­cia so­cial ra­zo­na­ble en­tre las per­so­nas que no su­fren dis­cri­mi­na­ción y quie­nes sí la pa­de­cen. Sin em­bar­go, es­tas úl­ti­mas lu­chan por cam­biar es­truc­tu­ras y mo­dos de pen­sar pre­do­mi­nan­tes en nues­tra so­cie­dad, que vio­len­tan, hu­mi­llan, mar­gi­nan y su­bor­di­nan. Mi­ra­da así, nues­tra con­vi­ven­cia tie­ne po­co de sa­lu­da­ble. Si cier­tos gru­pos so­cia­les han con­ta­do his­tó­ri­ca y so­cial­men­te con la le­gi­ti­mi­dad pa­ra abu­sar de quie­nes es­tán en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, es pre­ci­so que el de­re­cho in­ter­ven­ga. Por ejem­plo, na­die di­ría hoy que se­ría me­jor no tener Có­di­go del Tra­ba­jo, por­que su­pues­ta­men­te coar­ta re­la­cio­nes tan nu­me­ro­sas y es­pon­tá­neas co­mo las que se dan en ese mer­ca­do. En su tiem­po, los ar­gu­men­tos pa­ra opo­ner­se al es­ta­ble­ci­mien­to de re­glas la­bo­ra­les re­sul­ta­ban ser los mis­mos que se usan ac­tual­men­te pa­ra tor­pe­dear la re­so­lu­ción ju­di­cial de los con­flic­tos en torno a la dis­cri­mi­na­ción. Es más, an­te un pro­ble­ma tan gra­ve, todos los po­de­res del Es­ta­do tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad: el Eje­cu­ti­vo im­ple­men­tan­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas, el Le­gis­la­dor dic­tan­do la ley que dé con­cre­ción a la ga­ran­tía constitucional de la igual­dad, y la ju­di­ca­tu­ra desa­rro­llan­do una ju­ris­pru­den­cia só­li­da que per­mi­ta ha- cer efec­ti­va esa ga­ran­tía.

En es­te con­tex­to, la “ju­di­cia­li­za­ción” se­rá una bue­na no­ti­cia, por­que pro­ba­rá que es­ta ley era ne­ce­sa­ria, tra­yen­do ali­vio a los dis­cri­mi­na­dos. La obli­ga­ción de adop­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que el go­bierno se ha com­pro­me­ti­do a in­cluir en la ley y el desa­rro­llo de una só­li­da ju­ris­pru­den­cia evi­ta­rán la tan te­mi­da “in­fla­ción” ju­di­cial. Has­ta aho­ra, en Chi­le, la ju­ris­pru­den­cia en ma­te­ria de igual­dad ha si­do muy po­bre y ha per­ma­ne­ci­do ce­rra­da al fruc­tí­fe­ro desa­rro­llo que ha te­ni­do tan­to en el de­re­cho com­pa­ra­do con­ti­nen­tal co­mo an­glo­sa­jón.

Por úl­ti­mo, y nue­va­men­te re­co­gien­do las crí­ti­cas de los opo­si­to­res a es­ta ley, el edi­to­rial ha­ce pre­sen­te el ries­go de que ella afec­te la li­ber­tad de ex­pre­sión. Tal te­mor es in­fun­da­do. Los de­re­chos fun­da­men­ta­les ope­ran dia­léc­ti­ca­men­te, por lo que de­ben ejer­cer­se con pru­den­cia y sin da­ñar a otros. Quien se ex­pre­sa, no pue­de pre­ten­der que sea pro­te­gi­do si su opi­nión en­vuel­ve un ac­to odio­so de dis­cri­mi­na­ción con­tra una per­so­na. Se­rá la ju­ris­pru­den­cia, me­dian­te un tra­ba­jo de pon­de­ra­ción de de­re­chos, la que irá fi­jan­do cri­te­rios y lí­mi­tes. Es tiem­po de que la igual­dad sea el pun­to de par­ti­da de nues­tra con­vi­ven­cia y no más el de lle­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.