Pa­re­ja de ex lau­ta­ris­ta Alis­te Ve­ga es de­te­ni­da con una bom­ba

Fue arres­ta­da pre­vio a au­dien­cia con­tra Juan Alis­te Ve­ga, acu­sa­do en cri­men del ca­bo Luis Mo­yano. Se­gún Ca­ra­bi­ne­ros, Car­la Ver­du­go pre­ten­día de­to­nar el ar­te­fac­to en el Cen­tro de Jus­ti­cia o un ban­co.

La Tercera - - PAÍS - S. La­brín y P. Mu­ñoz

R

R Du­ran­te la ma­dru­ga­da del lu­nes, mien­tras trans­por­ta­ban un ar­te­fac­to ex­plo­si­vo, fue­ron de­te­ni­dos en la co­mu­na de La Gran­ja Car­la Ver­du­go Sa­li­nas (31) e Iván Sil­va Me­ne­ses (20).

Se­gún in­for­mó Ca­ra­bi­ne­ros, am­bos pre­ten­dían de­to­nar la bom­ba en el Cen­tro de Jus­ti­cia jus­to el día en que se ini­cia­ría la pre­pa­ra­ción del jui­cio oral con­tra la pa­re­ja de la mu­jer: el ex lau­ta­ris­ta Juan Alis­te Ve­ga (38), acu­sa­do del cri­men del ca­bo de Ca­ra­bi­ne­ros Luis Mo­yano, ocu­rri­do en oc­tu­bre de 2007. Ver­du­go y Sil­va fue­ron de­te­ni­dos a las 3.00, en la ca­lle Mai­pú de La Gran­ja. El su­je­to, quien tie­ne una ban­da punk-rock, car­ga­ba una mo­chi­la con un ex­tin­tor con un ki­lo de pól­vo­ra ne­gra y dos ci­lin­dros de gas bu­tano.

Am­bos lle­va­ban dos jue­gos de ro­pa y, en el ca­so de Sil­va, guan­tes qui­rúr­gi­cos. Ca­ra­bi­ne­ros ase­gu­ró que la pa­re­ja pre­ten­día ins­ta­lar el ar­te­fac­to ex­plo­si­vo en de­pen­den­cias del Cen­tro de Jus­ti­cia y, más tar­de, des­de la Fis­ca­lía Sur se in­di­có que el ob­je­ti­vo era una su­cur­sal ban­ca­ria de ave­ni­da Vi­cu­ña Ma­cken­na. La pa­re­ja es in­da­ga­da por tres bom­ba­zos, uno de ellos el que afec­tó a una su­cur­sal del Ban­coes­ta­do de Ñu­ñoa, el 9 de abril pa­sa­do. Ayer, la po­li­cía uni­for­ma­da allanó los do­mi­ci­lios de los de­te­ni­dos en Re­co­le­ta y Pe­dro Agui­rre Cer­da e in­ves­ti­ga a los pro­vee­do­res de la pól­vo­ra. La fis­ca­lía so­li­ci­tó am­pliar la de­ten­ción de la pa­re­ja has­ta ma­ña­na. La au­dien­cia pro­pa­ra­to­ria del jui­cio oral con­tra Alis­te que­dó fi­ja­da, en­tre tan­to, pa­ra el 6 de agos­to.

“Era una bom­ba, só­lo fal­ta

RR la ins­ta­la­ción de una me­cha”, di­jo el fis­cal Héc­tor Ba­rros. El mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­dri­go Hinz­pe­ter, se­ña­ló que “se ha te­ni­do un éxi­to en el com­ba­te en con­tra de los que co­lo­can bom­bas en nues­tro país”.

En tan­to, Fran­cis­co Al­va­ra­do, de­fen­sor de los dos de­te­ni­dos, afir­mó que “cree­mos que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­tá tra­tan­do de con­fi­gu­rar otros de­li­tos (...) pe­ro quie­nes de­ben pro­bar el he­cho y la par­ti­ci­pa­ción son los fis­ca­les”.

Fuen­tes del ca­so ase­gu­ra­ron que Ca­ra­bi­ne­ros y la Agen­cia Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia, ANI, ha­bían ela­bo­ra­do un ma­pa de po­si­bles blan­cos de aten­ta­dos a su­cur­sa­les en la zo­na sur de San­tia­go.

Víncu­lo con Alis­te Ve­ga

Li­cen­cia­da en His­to­ria de la

RR Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so, Car­la Ver­du­go Sa­li­nas vi­vía en Re­co­le­ta al mo­men­to de su de­ten­ción. El año 2000 co­no­ció a Vi­cen­te Tu­reo Arra­tia (31), con quien se ca­sa­ría y ten­dría dos hi­jos, con­tó la mu­jer en su de­cla­ra­ción del 20 de oc­tu­bre de 2010, tras ser de­te­ni­da en Ar­gen­ti­na jun­to a Alis­te Ve­ga.

En 2007, la pa­re­ja se ra­di­có en la ca­le­ta Inio, al sur de la is­la de Chi­loé, don­de Tu­reo ha­bía con­se­gui­do tra­ba­jo co­mo profesor de es­cue­la. En ese con­tex­to, en ma­yo de 2008, se­gún ha de­cla­ra­do, co­no­ció al ex lau­ta­ris­ta ba­jo la fal­sa iden­ti­dad de Ro­dri­go An­to­nio Her­nán­dez Ve­ga, quien di­jo ser es­tu­dian­te de An­tro­po­lo­gía, que bus­ca­ba acer­car­se a los pes­ca­do­res de la ca­le­ta pa­ra rea­li­zar su te­sis.

“El día que lle­gó es­ta­ba reuni­do con el Lon­co del sec­tor, vien­do di­ver­sos te­mas de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na y llo­vía to­rren­cial­men­te, por lo cual lo aco­gí en la es­cue­la”, de­cla­ró Vi­cen­te Tu­reo a la jus­ti­cia mi­li­tar De es­ta for­ma, el ex lau­ta­ris­ta co­men­zó a acer­car­se a la pro­fe­so­ra, ini­cian­do una re­la­ción sen­ti­men­tal y cau­san­do el quie­bre del ma­tri­mo­nio. En su de­cla­ra­ción ju­di­cial,

(ver no­ta se­cun­da­ria).

es uno de los acu­sa­dos del cri­men del ca­bo de Ca­ra­bi­ne­ros Luis Mo­yano, ocu­rri­do en oc­tu­bre de 2007 tras un asal­to a un ban­co del cen­tro de San­tia­go. Du­ran­te tres años se man­tu­vo pró­fu­go, has­ta que fue de­te­ni­do en un ter­mi­nal de bu­ses de Ar­gen­ti­na mien­tras es­pe­ra­ba jun­tar­se con su pa­re­ja, Car­la Ver­du­go, a quien la PDI te­nía ba­jo se­gui­mien­to. Du­ran­te la clan­des­ti­ni­dad, el ex lau­ta­ris­ta es­tu­vo ocul­to du­ran­te un año en la ca­le­ta Inio de Chi­loé.

Iván Sil­va car­ga­ba en la mo­chi­la un ex­tin­tor con 1 ki­lo de pól­vo­ra ne­gra y 2 ci­lin­dros de gas bu­tano. Al mo­men­to de la de­ten­ción, am­bos lle­va­ban dos jue­gos de ro­pa, ade­más de guan­tes qui­rúr­gi­cos. Pa­re­ja es in­da­ga­da por 3 bom­ba­zos, uno de los cua­les afec­tó una su­cur­sal de Ban­coes­ta­do de Ñu­ñoa, el 9 de abril. Ver­du­go di­jo que al in­vo­lu­crar­se sen­ti­men­tal­men­te con Alis­te Ve­ga des­co­no­cía que era bus­ca­do por el cri­men del po­li­cía y que só­lo lo su­po lue­go que su ma­ri­do se lo re­ve­la­ra. “El (Alis­te) me dio un abra­zo y me di­jo que me que­da­ra tran­qui­la, que no ha­bía ma­ta­do a na­die y que me ama­ba”, di­jo Ver­du­go, quien de­ja­ría la ca­le­ta y se ra­di­ca­ría en San­tia­go, mien­tras el ex lau­ta­ris­ta con­ti­nuó en Chi­loé. La pa­re­ja se co­mu­ni­ca­ba atra­vés de co­rreos elec­tró­ni­cos, has­ta que Alis­te sa­lió del país pa­ra ocul­tar­se en Ar­gen­ti­na. Un se­gui­mien­to rea­li­za­do por la PDI a la mu­jer per­mi­tió de­te­ner al ex sub­ver­si­vo en un ter­mi­nal de bu­ses de Bue­nos Ai­res en 2010.

FO­TO: PA­TRI­CIO FUEN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.