Ca­sen y em­pleo

La Tercera - - CORREO - Remo Pom­pei Ni­co­lás Vial Saa­ve­dra Mai­te Ce­re­ce­da

Se­ñor di­rec­tor: Nos ale­gra sa­ber que la po­bre­za si­gue dis­mi­nu­yen­do. Es­to ha­bla de los es­fuer­zos que se han he­cho a ni­vel de Es­ta­do, a tra­vés de po­lí­ti­cas pú­bli­cas es­pe­cí­fi­cas, pa­ra re­co­no­cer los de­re­chos uni­ver­sa­les de los ciu­da­da­nos. Sin em­bar­go, aún exis­te un 14,4% de per­so­nas que vi­ven ba­jo la lí­nea de la po­bre­za, por lo que de­be­mos se­guir tra­ba­jan­do pa­ra ge­ne­rar po­lí­ti­cas de ca­li­dad.

La me­di­ción de la po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal es un avan­ce im­por­tan­te pa­ra en­ten­der que la pro­ble­má­ti­ca es un fe­nó­meno mu­cho más com­ple­jo, que no só­lo de­be ser me­di­do a tra­vés de los in­gre­sos.

Es­ta­mos in­vi­ta­dos a em­pu­jar la in­clu­sión la­bo­ral de las per­so­nas más po­bres a tra­vés de la pro­mo­ción del em­pleo. Que se ha­yan in­cor­po­ra­do nue­vas di­men­sio­nes cons­ti­tu­ye un apor­te y un primer pa­so pa­ra re­co­no­cer y vi­si­bi­li­zar mu­chos fac­to­res que in­ci­den en la lí­nea de la po­bre­za; no obs­tan­te, de­be­mos ir per­fec­cio­nan­do es­ta he­rra­mien­ta, in­cor­po­ran­do va­ria­bles como la ca­li­dad del em­pleo. tar las pe­nas, man­te­nien­do a la gen­te en ba­su­re­ros so­cia­les -como son mu­chas de nues­tras cár­ce­les- só­lo lle­va al au­men­to de la in­se­gu­ri­dad y, pro­ba­ble­men­te, a la ex­plo­sión so­cial pro­duc­to de un mal­tra­to sis­te­má­ti­co al in­te­rior de esos re­cin­tos.

La ma­yo­ría de las per­so­nas pien­san que la so­lu­ción es en­ce­rrar a quie­nes de­lin­quen y, a par­tir de eso, el ar­gu­men­to po­lí­ti­co se asien­ta en el sen­ti­do de au­men­tar las pe­nas y la pri­va­ción de li­ber­tad. Fa­laz ar­gu­men­ta­ción: he­mos cons­ta­ta­do el lar­go tiem­po que ocu­pa a nues­tros usua­rios de­sin­cen­ti­var odios, ven­gan­zas y frus­tra­cio­nes ges­ta­das en el día a día en esos re­cin­tos de des­hu­ma­ni­za­ción im­pen­sa­da. cí­fi­ca y de tan­tas otras reali­da­des que no he­mos vis­to, pe­ro que he­mos de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que exis­ten.

Voe­ge­lin ha mos­tra­do que nu­me­ro­sos ateos tie­nen que ne­gar cier­tos prin­ci­pios o pre­gun­tas pa­ra que no se des­mo­ro­ne su sis­te­ma. Un buen ejem­plo lo da Haw­king, quien tie­ne que ne­gar el prin­ci­pio de cau­sa­li­dad: to­do cam­bio re­quie­re de una cau­sa pro­por­cio­na­da.

La no­ción y el de­seo de tras­cen­den­cia hu­ma­na no sur­gen de la na­da; se ali­men­tan de la pro­pia con­di­ción del al­ma hu­ma­na, lo cual no ha si­do con­si­de­ra­do en es­te es­tu­dio o bien ha si­do ne­ga­do en pos de una con­clu­sión pu­ra­men­te es­ta­dís­ti­ca y ba­sa­da en evi­den­cias ma­te­ria­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.