La Ca­sen 2013 de­ter­mi­nó que la II Re­gión con­cen­tra el 3,2% de ho­ga­res po­bres del país.

Aun­que la zo­na os­ten­ta el PIB per cá­pi­ta más al­to de Chile, es­to no se re­fle­ja­ría en la ca­li­dad de vida.

La Tercera - - NACIONAL -

AN­TO­FA­GAS­TA, la ca­pi­tal mi­ne­ra del país. Po­lo de i nver s i ó n ex­tran­je­ra y na­cio­nal, con un PIB per cá­pi­ta anual pro­me­dio de US$ 37.205 (cer­ca de $ 24 mi­llo­nes), es el más al­to del país. Es­ta ciu­dad de un po­co más 547 mil ha­bi­tan­tes -se­gún el Cen­so 2012- es la ur­be con me­nos ín­di­ce de po­bre­za en Chile: un 3,2%, mien­tras que la me­dia na­cio­nal es de un 12,8%.

Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos an­to­fa­gas­ti­nos es­te aná­li­sis no re­fle­ja la reali­dad. “Uno es­pe­ra que con ese PIB y es­tas cifras An­to­fa­gas­ta fue­ra como una ca­pi­tal eu­ro­pea y no es así. Aquí se pue­de ver la po­bre­za du­ra, en la ciu­dad más ca­ra de Chile. Esa bo­nan­za de la que se ha­bla no se ve re­fle­ja­da en la ca­li­dad de vida de las per­so­nas”, co­men­ta Mauricio Lí­bano, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio, Ser­vi­cios y Tu­ris­mo de An­to­fa­gas­ta.

Res­pec­to de los re­sul­ta­dos de la Ca­sen 2013, An­ge­li­que Ara­ya, se­re­mi de Desa­rro­llo So­cial, sos­tie­ne que “el sueldo pro­me­dio es de $ 900 mil, pe­ro esa no es una reali­dad que vi­van to­dos, tam­bién hay per­so­nas que po­seen ca­ren­cias en vi­vien­da, sa­lud y educación”. El ca­rác­ter de ciu­dad de trán­si­to de la ca­pi­tal de la II Re­gión pa­ra al­gu­nos tra­ba­ja­do­res de la mi­ne­ría tam­bién ten­dría im­pli­can­cias en la vida de es­ta ur­be, se­gún sus ha­bi­tan­tes.

“En la ma­yo­ría de las mi­ne­ras es­tán ha­cien­do mo­di­fi­ca­cio­nes en el sis­te­ma de 5x3 (es de­cir, cin­co días tra­ba­ja­dos por tres de des­can­so), a 7x7 (una se­ma­na de la­bo­res por otra li­bre). Si bien es­te me­ca­nis­mo pue­de ser me­jor pa­ra al­gu­nos tra­ba­ja­do­res, ha­ce que mu­chos de ellos no quie­ran que­dar­se. Pre­fie­ren vi­vir en La Se­re­na, Iqui­que o San­tia­go, lo que afec­ta, de pa­so, el co­mer­cio”, aña­de el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio.

El con­tras­te

Uno de los gran­des pro­ble­mas de los an­to­fa­gas­ti­nos tie­ne que ver con la sa­lud. Por ejem­plo, en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, en la re­gión ac­tual­men­te exis­ten só­lo dos hos­pi­ta­les pú­bli­cos: el Hos­pi­tal Re­gio­nal Leo­nar­do Guz­mán, en An­to­fa­gas­ta, y el re­cin­to de Ca­la­ma, que tie­ne sus obras pa­ra­li­za­das des­de 2013.

La al­cal­de­sa de la co­mu­na, Ka­ren Ro­jo, se­ña­la que el hos­pi­tal re­gio­nal “es­tá en con­di­cio­nes pre­ca­rias. Es el peor que te­ne­mos en el país y es­ta es una de las ciu­da­des más ri­cas; una pa­ra­do­ja”. La edil agre­ga que “un pa­cien­te que lle­ga a es­te re­cin­to pue­de es­pe­rar has­ta 12 ho­ras pa­ra ser aten­di­do, in­de­pen­dien­te de la en­fer­me­dad que ten­ga”.

Se es­pe­ra que es­ta si­tua­ción, me­jo­re con la fi­na­li­za­ción de las obras del nue­vo re­cin­to asis­ten­cial, pre­vis­to pa­ra el 2017.

En ma­te­ria de vi­vien­da, An­to­fa­gas­ta tam­bién tie­ne pro­ble­mas, se­gún sus ha­bi­tan­tes.

Al re­co­rrer la ciu­dad que­dan en evi­den­cia los con­tras­tes de las con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad. Mien­tras en los sec­to­res de Jar­di­nes, del Sur y Nor­te o el Par­que In­glés, las ca­sas en pro­me­dio bor­dean los 410 me­tros cua­dra­dos, con am­plias pis­ci­nas y áreas ver­des, pe­ro en los ce­rros emer­gen 29 cam­pa­men­tos don­de las fa­mi­lias, mu­chas ex­tran­je­ras, vi­ven en ab­so­lu­ta pre­ca­rie­dad. En­tre es­tos es­tá La Chim­ba, que agru­pa a cer­ca de mil fa­mi­lias que vi­ven en con­di­cio­nes de po­bre­za.

“Vi­vir en es­te cam­pa­men­to es di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. El agua es po­ca, la ven­den y es ca­ra. Los ca­mio­nes de la mu­ni­ci­pa­li­dad vie­nen ‘una vez a las mil qui­nien­tas’. Pe­ro eso no me des­ani­ma. Veo siem­pre lle­gar más per­so­nas, ar­man­do sus ca­sas. Eso me di­ce que al­go es­tá mal, por­que op­tar por es­ta vida no es lo me­jor”, di­ce Mar­ce­lino San­do­val, de 55 años.

Cuen­ta que tra­ba­ja le­jos de su ca­sa, ubi­ca­da en el cam­pa­men­to Luz Di­vi­na VI, y que só­lo una mi­cro lo de­ja cer­ca. “A ve­ces me gus­ta­ría ir­me, pe­ro no se pue­de. Pa­ra col­mo, el ver­te­de­ro es­tá acá al la­do. Hay dro­gas, de­lin­cuen­cia. Pe­ro no son to­dos, los que vi­vi­mos acá no so­mos ma­las per­so­nas. Oja­lá pu­die­ra la gen­te de allá (se­ña­la el la­do sur, cer­cano a la pla­ya) ve­nir y ver có­mo vi­vi­mos”, re­fle­xio­na. Es­te con­tras­te tam­bién que­da en evi­den­cia al ver las car­pas de fa­mi­lias que de­ci­den dis­fru­tar la pla­ya “Po­za de los grin­gos” por va­rios días, las que es­tán jun­to a un mu­ro que los se­pa­ra del ex­clu­si­vo club de golf de la ciu­dad.

Los mi­cro­ba­su­ra­les tam­bién ge­ne­ran crí­ti­cas, tal como re­la­tan ve­ci­nos de ca­lle Sa­be­lla, una de las ave­ni­das que cir­cun­dan el sec­tor al­to. Di­cen que es­tán can­sa­dos de vi­vir en­tre es­com­bros y restos de ani­ma­les muer­tos que ge­ne­ran ma­los olo­res. “La ba­su­ra es un sín­to­ma de una co­mu­ni­dad po­co iden­ti­fi­ca­da con el lu­gar don­de ha­bi­ta”, co­men­ta Ma­nuel Inostroza, quien no es an­to­fa­gas­tino, pe­ro lle­va un par de años ra­di­ca­do en es­ta ur­be. Ase­gu­ra que a tra­vés de los de­se­chos y mi­cro­ba­su­ra­les ha vis­to una de las peo­res ca­ras de la ciu­dad, si­tua­ción que se ve acre­cen­ta­da por “una sen­sa­ción de aban­dono y re­sig­na­ción”.

Me­jo­ran­do la ciu­dad

Pa­ra dis­mi­nuir la inequi­dad en la Per­la del Nor­te, or­ga­ni­za­cio­nes ciu­da­da­nas y el go­bierno lo­cal

FO­TO: AGENCIAUNO

Par­te del Pa­seo del Mar, en An­to­fa­gas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.