To­do lo que ocu­rre en el ae­ro­puer­to pa­ra que un vue­lo des­pe­gue

Unas 200 per­so­nas, en­tre per­so­nal de la ae­ro­lí­nea, de emer­gen­cia y de la ter­mi­nal, tra­ba­jan pa­ra la sa­li­da de un avión en Pu­dahuel. En­tre otras co­sas, se de­tec­tan ca­sos sos­pe­cho­sos de ex­plo­si­vos, aun­que por año ocu­rren dos en pro­me­dio.

La Tercera - - NACIONAL - Mar­jory Mi­ran­da O.

¿Sa­bía que pa­ra que un vue­lo des­pe­gue se re­quie­re la mo­vi­li­za­ción de unas 200 per­so­nas? ¿O que los dis­cos com­pac­tos (CD, por la si­gla en in­glés) son in­dis­pen­sa­bles en un ae­ro­puer­to pa­ra es­pan­tar pá­ja­ros? ¿Co­no­ce el tra­yec­to que ha­ce su ma­le­ta ca­da vez que via­ja en avión, y que en ese re­co­rri­do es ins­pec­cio­na­da por un es­cá­ner que pue­de iden­ti­fi­car tra­zas de ex­plo­si­vos?

Los usua­rios del ae­ro­puer­to Ar­tu­ro Me­rino Be­ní­tez (AMB) só­lo tran­si­tan por el 10% de la ter­mi­nal. En los es­pa­cios y pa­si­llos don­de los pa­sa­je­ros no tie­nen ac­ce­so es po­si­ble res­pon­der esas pre­gun­tas.

Se­gún ex­pli­có el je­fe de ser­vi­cios de trán­si­to aé­reo del AMB, Gon­za­lo Ugar­te, “el vue­lo que un pa­sa­je­ro to­ma hoy, fue pro­gra­ma­do ha­ce seis me­ses. Ese es el tiem­po es­ta­ble­ci­do pa­ra que las lí­neas aé­reas in­for­men a la au­to­ri­dad del ae­ro­puer­to el iti­ne­ra­rio de sus vue­los. Ahí co­mien­za to­da la ope­ra­ción”.

Du­ran­te el che­queo de las ma­le­tas, la to­rre de con­trol ya es­tá tra­ba­jan­do ( ver in­fo­gra­fía). “Una ho­ra an­tes del des­pe­gue, el pi­lo­to en­tre­ga un in­for­me que re­por­ta to­dos los de­ta­lles del avión, in­di­can­do, por ejem­plo, el man­te­ni­mien­to y el lle­na­do de com­bus­ti­ble, ade­más de en­tre­gar el plan de vue­lo con ve­lo­ci­dad y al­tu­ra del via­je. Acá se coor­di­na to­da esa in­for­ma­ción con los da­tos que en­tre­gan otras uni­da­des de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Aer onáu­ti­ca Ci v i l (DGAC), como lo es me­teo­ro­lo­gía, que de­ta­lla as­pec­tos del cli- ma se­gún la ru­ta que to­ma­rá el avión”, ex­pli­có Ugar­te.

En el pi­so don­de es­tán los coun­ters pa­ra abor­dar, el per­so­nal de ca­da ae­ro­lí­nea che­quea la ma­le­ta se­gún la cin­ta de dis­tri­bu­ción que la lle­va­rá ha­cia el com­par­ti­men­to de equi­pa­je de la ae­ro­na­ve. En el AMB es­to se tra­du­ce en ba­jar des­de el ter­cer pi­so has­ta el ni­vel de la lo­sa. El via­je se ha­ce por nue­ve cin­tas que dis­tri­bu­yen los equi­pa­jes se­gún la puer­ta de em­bar­que de des­tino, dis­cri­mi­nan­do si es vue­lo in­ter­na­cio­nal o na­cio­nal. Pa­ra es­to, pri­me­ro la ma­le­ta pa­sa por un es­cá­ner que es ca­paz de dis­cri­mi­nar ex­plo­si­vos.

Mi­guel Mo­ra­les, je­fe de ope­ra­cio­nes de AMB, ex­pli­có que “es la pri­me­ra me­di­da de se­gu­ri­dad que el pa­sa­je­ro no ve. Cuan­do hay rast r os de un e xpl os i v o, per­so­nal de se­gu­ri­dad, que siem­pre es­tá acom­pa­ña­do de un pe­rro de­tec­tor de es­te ma­te­rial, re­vi­sa el bul­to. Si el pe­rro en­cuen­tra al­go sos­pe­cho­so, se lla­ma al pa­sa­je­ro pa­ra que abra su bol­so”.

Se­gún da­tos de la DGAC, en un año se pue­den de­tec­tar en pro­me­dio dos ca­sos sos­pe­cho­sos de pre­sen­cia de ex­plo­si­vos. “Lo más co­mún es en­con­trar tra­zas en las ma­ni­llas. Lo que nos ha pa­sa­do es que se tra­ta de restos de ex­plo­si­vos que per­so­nas que tra­ba­jan en mi­ne­ras y que ma­ni­pu­lan es­tos ele­men­tos de­jan al to­car sus per­te­nen­cias, pe­ro de to­das ma­ne­ras, ape­nas hay una sos­pe­cha, se apli­ca el pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad”, afir­ma Gon­za­lo Ugar­te.

Ter­mi­na­do el via­je de la ma­le­ta, una vein­te­na de fun- es la dis­tan­cia exi­gi­da des­de las alas, fren­te y co­la, pa­ra evi­tar con­tac­to con otro avión. cio­na­rios ini­cia la la­bor de tras­la­do a los ca­rros y al avión. “Es­tos bol­sos no se al­ma­ce­nan al azar, hay que dis­tri­buir­los por ca­da 500 ki­los, unas 25 ma­le­tas apro­xi­ma­da­men­te, de­pen­dien­do de sus di­men­sio­nes. Lo mis­mo ocu­rre con la car­ga (en­co­mien­das)”, di­jo Ugar­te. En mu­chas oca­sio­nes, y ya con los pa­sa­je­ros em­bar­ca­dos, la ae­ro­lí­nea so­li­ci­ta la pre­sen­cia de per­so­nal de se­gu­ri­dad y un ca­rro con­tra in­cen­dios. Es­to es obli­ga­to­rio mien­tras se car­ga com­bus­ti­ble.

A es­to se su­ma el per­so­nal de re­mol­que, ya que l os avio­nes no an­dan mar­cha atrás y es una grúa la que los po­si­cio­na con di­rec­ción a la pis­ta de des­pe­gue.

Pa­ra­le­la­men­te, per­so­nal de se­gu­ri­dad se di­vi­de en tur­nos pa­ra cui­dar las pis­tas de ate­rri­za­je y des­pe­gue. La idea es ha­cer ron­da to­do el día por el sec­tor, con si­re­nas de rui­do, pa­ra evi­tar que conejos y pe­rros va­gos in­gre­sen a la lo­sa. El prin­ci­pal pro­ble­ma, di­ce Ro­drí­guez, son los pá­ja­ros que se po­san en la pis­ta. Pa­ra evi­tar es­to, en to­dos los cos­ta­dos de la lo­sa el ae­ro­puer­to ins­ta­ló es­pan­ta­pá­ja­ros he­chos de dis- cos com­pac­tos. Se tra­ta de una es­truc­tu­ra pa­re­ci­da a un te­lar que en el me­dio tie­ne uni­do va­rios CD, pues “el re­fle­jo con el sol ha­ce que los pá­ja­ros se va­yan”, ex­pli­có el je­fe del re­cin­to.

El mo­ni­to­reo no ter­mi­na ahí: una vez en el ai­re, la to­rre de con­trol pa­sa el man­do al cen­tro de con­trol de área, cu­ya ofi­ci­na ni si­quie­ra es­tá en el ae­ro­puer­to, sino en ca­lle San Pablo. El ob­je­ti­vo de es­ta uni­dad es man­te­ner a la ae­ro­na­ve en una bur­bu­ja de se­gu­ri­dad de 300 me­tros ha­cia arri­ba y abajo. Eso, has­ta que aban­do­na el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.