Mat­ta­re­lla, el nue­vo pre­si­den­te de Ita­lia por el que apos­tó Ren­zi

El ju­ris­ta de 73 años fue ele­gi­do ayer en la cuar­ta vo­ta­ción del Par­la­men­to ita­liano. Ser­gio Mat­ta­re­lla es un si­ci­liano co­no­ci­do por ser ca­tó­li­co prac­ti­can­te, ín­te­gro y aus­te­ro.

La Tercera - - MUNDO - Kelly Ve­lás­quez (AFP) Roma

El Par­la­men­to ita­liano eli­gió ayer como Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca al ma­gis­tra­do Ser­gio Mat­ta­re­lla por una am­plia ma­yo­ría, una vic­to­ria per­so­nal pa­ra el je­fe de go­bierno, Mat­teo Ren­zi. Eli­gien­do a es­te aus­te­ro de­mo­cris­tiano de iz­quier­da en­fren­ta­do en va­rias oca­sio­nes a Sil­vio Ber­lus­co­ni, Ren­zi ha lo­gra­do ce­rrar fi­las en el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co (PD) y ha mos­tra­do al ex ca­va­lie­re, alia­do su­yo en va­rias re­for­mas, que no de­pen­de de él.

Tam­bién ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad de man­do: Mat­ta­re­lla, de 73 años, ha ob­te­ni­do 665 vo­tos, su­peran­do am­plia­men­te los 505 ne­ce­sa­rios. La elec­ción del nue­vo pre­si­den­te, juez del Tri- bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que ini­ció su vida po­lí­ti­ca ha­ce 30 años en las fi­las de la otro­ra po­de­ro­sa De­mo­cra­cia Cris­tia­na, fue re­ci­bi­da con un aplau­so por par­te de la ma­yo­ría de los 1009 “gran­des elec­to­res”: 630 dipu­tados, 315 se­na­do­res, cin­co se­na­do­res vi­ta­li­cios y 58 re­pre­sen­tan­tes de 20 re­gio­nes.

“Mi primer pen­sa­mien­to lo de­di­co a los com­pa­trio­tas que su­fren y nu­tren es­pe­ran­zas”, di­jo, an­tes de me­ter­se en su pe­que­ño Fiat Pan­da y vi­si­tar las fo­sas Ar­dea­ti­nas, en la pe­ri­fe­ria ro­ma­na, don­de 335 ci­vi­les ita­lia­nos fue­ron ma­sa­cra­dos por los na­zis en 1944.

“La alian­za en­tre las nac i ones y l os pue­blos ha triun­fa­do so­bre el odio na­zi, del que es­te lu­gar es un do­lo­ro­so sím­bo­lo. La mis­ma uni­dad en Eu­ro­pa y en el mun­do triun­fa­rá fren­te a quie­nes quie­ren lle­var­nos a una nue­va era de te­rro­ris­mo”, de­cla­ró.

Mat­ta­re­lla, un si­ci­liano co­no­ci­do por ser ca­tó­li­co prac­ti­can­te, ín­te­gro y aus­te­ro, re­ci­bió un te­le­gra­ma de fe­li­ci­ta­cio­nes por par­te del Papa Francisco. El dé­ci­mo­se­gun­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca fue ele­gi­do pa­ra un pe­río­do de sie­te años y es la úni­ca per­so­na con de­re­cho a di­sol­ver el Par­la­men­to y a con­vo­car elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas an­ti­ci­pa­das, fa­cul­ta­des que le con­ce­de el ré­gi­men par­la­men­ta­rio. cor­da­do como un gran re­fe­ren­te mo­ral. En una dé­ca­da como je­fe de Es­ta­do (19841994), Von Weiz­säc­ker (en la

se con­vir­tió en el mo­de­lo de pre­si­den­te ale­mán fren­te al que tu­vie­ron que me­dir­se sus su­ce­so­res.

FO­TO: AFP

Ser­gio Mat­ta­re­lla el nue­vo pre­si­den­te ita­liano ayer en Roma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.