“El te­rre­mo­to de Ja­pón fue la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra ol­vi­dar la ener­gía nu­clear”

Fí­si­co del Cen­tro de Es­tu­dios Cien­tí­fi­cos (CECs) Cien­tí­fi­co di­ce que in­ci­den­te de Fu­kus­hi­ma no de­jó muer­tos por ra­dia­ción y que su im­pac­to en la sa­lud se­rá ín­fi­mo. Za­ne­lli, que pre­pa­ra otro in­for­me de ener­gía nu­clear, pi­de más es­tu­dios y no que­dar­se “en l

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Carlos González Is­la

En 2007, la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let anun­ció la crea­ción de la Co­mi­sión Za­ne­lli, en­ca­be­za­da por el fí­si­co Jor­ge Za­ne­lli, jun­to a otros ex­per­tos. Su mi­sión era ha­cer es­tu­dios pa­ra iden­ti­fi­car ven­ta­jas, desafíos y ries­gos que sig­ni­fi­ca­ría pa­ra el país el uso de ener­gía nu­clear pa­ra la ge­ne­ra­ción de elec­tri­ci­dad. Los ex­per­tos con­clu­ye­ron ese mis­mo año que con la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble no era po­si­ble des­car­tar­la como una op­ción ener­gé­ti­ca pa­ra el fu­tu­ro. Tras su in­for­me, la pre­si­den­ta en­car­gó la crea­ción del Gru­po Con­sul­ti­vo Nu­clear, li­de­ra­do por el en­ton­ces mi­nis­tro de Ener­gía, Mar­ce­lo Tok­man, el que emi­tió el in­for­me Nucleo-elec­tri­ci­dad en Chile: Po­si­bi­li­da­des Bre­chas y Desafíos.

Des­de oc­tu­bre pa­sa­do, Za­ne­lli es re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio de Ener­gía an­te el Con­se­jo Di­rec­ti­vo de la Co­mi­sión Chi­le­na de Ener­gía Nu­clear (CCHEN) y es­tá de­di­ca­do a ver si al­go ha cam­bia­do en es­tos cin­co años en Chile y en el mun­do que ame­ri­te re­vi­sar el tra­ba­jo de Tok­man ( ver pá­gi­na 3). ¿Qué nue­vas re­co­men­da­cio­nes po­drían sur­gir? Hay una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que hi­zo el in­for­me Tok­man que no se han im­ple­men­ta­do to­da­vía, en­tre las que se en­cuen­tran una re­vi­sión de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­gu­la­to­ria, un co­no­ci­mien­to más de­ta­lla­do de la sis­mo­lo­gía del te­rri­to­rio, en­tre otras re­co­men­da­cio­nes. ¿Cuál cree que fue el prin­ci­pal fac­tor que frenó la dis­cu­sión en “En­tien­do la au­sen­cia de es­ta ener­gía de la agen­da ac­tual, por­que el pro­ce­so de pues­ta en mar­cha de un pro­yec­to nu­clear es lar­go”. Chile? ¿Fu­kus­hi­ma? Sin du­da que un fac­tor im­por­tan­te fue la ins­ta­la­ción del mie­do que pro­vo­ca­ron los me­dios a raíz del te­rre­mo­to y tsu­na­mi de 2011. Se ha­bló de los mi­les de muer­tes y los mi­llo­nes de per­so­nas po- ten­cial­men­te afec­ta­das por el ac­ci­den­te nu­clear. Es­to ge­ne­ró un im­pac­to si­co­ló­gi­co tre­men­do muy com­pren­si­ble, aun­que a la luz de los he­chos no era efec­ti­vo. No hu­bo muer­tos por ra­dia­ción y la pre­vi­sión de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les es que el im­pac­to de la ra­diac­ti­vi­dad en la sa­lud pú­bli­ca se­rá ín­fi­mo. El te­rre­mo­to de Ja­pón fue la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra dar por ol­vi­da­da a la ener­gía nu­clear, usan­do im­plí­ci­ta­men­te -y sin ma­yor aná­li­sis­co­mo prue­ba irre­fu­ta­ble de que se­ría una lo­cu­ra im­pul­sar­la en Chile. Lo res­pon­sa­ble como Es­ta­do en un te­rri­to­rio sís­mi­co es ha­cer la ta­rea com­ple­ta: re­vi­sar los pro­to­co­los, las cau­sas, los erro­res y los acier­tos. Al igual que lue­go de un ac­ci­den­te aé­reo, hay que ana­li­zar en de­ta­lle lo su­ce­di­do en lu­gar de prohi­bir los avio­nes. Lo pri­me­ro ayu­da a ha­cer más se­gu­ro el trans­por­te aé­reo, lo se­gun­do es que­dar­se pe­ga­do en la ig­no­ran­cia su­pers­ti­cio­sa. ¿Cree que el mun­do ya su­peró el te­mor a Fu­kus­hi­ma? ¿Cuál fue la prin­ci­pal lec­ción de es­te in­ci­den­te? Lec­cio­nes hay mu­chas y muy in­tere­san­tes. Hay un in­for­me de la Die­ta (Par­la­men­to de Ja­pón) que ha­bla de erro­res hu­ma­nos, de ges­tión, de arro­gan­cia, de bu­ro­cra­cia, de cul­tu­ra. Ha­bla de una tragedia en que el desas­tre fue “ma­de in Ja­pan”, pues res­pon­sa­bi­li­za a la cul­tu­ra de obe­dien­cia a la au­to­ri­dad que im­pe­día la crí­ti­ca y que, por ejem­plo, ha­cía que el ór­gano re­gu­la­dor fue­se ob­se­cuen­te y no cum­plie­ra con fir­me­za su rol fis­ca­li­za­dor. ¿Hay paí­ses como Ale­ma­nia que “apa­ga­rán” sus cen­tra­les nu- clea­res? Los eco­lo­gis­tas di­cen que es una fuen­te de ener­gía en re­ti­ra­da. Es­tas son pre­gun­tas que de­be­ría­mos res­pon­der a par­tir de un aná­li­sis ra­cio­nal. Me gus­ta­ría co­no­cer cifras que ava­len eso, al­gún es­tu­dio eco­nó­mi­co, de sa­lud pú­bli­ca o me­dioam­bien­tal que res­pal­de esa de­ter­mi­na­ción, pe­ro no co­noz­co nin­guno. Lo que es evi­den­te es que la opi­nión pú­bli­ca se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra de la ener­gía nu­clear, como ha ocu­rri­do an­tes en Ita­lia, en Aus­tria y como po­dría ocu­rrir en Chile. Si eso fue­ra el re­sul­ta­do de un pro­ce­so se­rio, res­pon­sa­ble e in­for­ma­do, yo lo res­pe­ta­ría, pe­ro me pa­re­ce sos­pe­cho­so que esa me­di­da se ha­ya adop­ta­do en el mo­men­to en que la pren­sa es­ta­ba en­cen­di­da por un “te­rror nu­clear” exa­ge­ra­do. ¿Es un error que la ener­gía nu­clear no sea par­te de la agen­da ener­gé­ti­ca ac­tual ni de la dis­cu­sión al 2050? En­tien­do la au­sen­cia de es­te ti­po de ener­gía de la agen­da ac­tual, por­que el pro­ce­so de pues­ta en mar­cha de un pro­yec­to nu­clear es lar­go. La ener­gía nu­clear ha es­ta­do fue­ra y den­tro de la agen­da va­rias ve­ces: el mi­nis­tro Tok­man la in­clu­yó en su pro­yec­ción al 2025, que el go­bierno pa­sa­do la sa­có a pe­sar que la Co­mi­sión Ase­so­ra pa­ra el Desa­rro­llo Eléc­tri­co re­co­men­dó in­cluir­la. Lo im­por­tan­te no es si es­tá o no en la agen­da, sino si es­ta­mos acer­cán­do­nos a la po­si­bi­li­dad de de­ci­dir so­bre la ma­te­ria de ma­ne­ra ra­cio­nal e in­for­ma­da, o si va­mos a se­guir los vai­ve­nes en­tre el te­rror a la ener­gía nu­clear y el te­rror a los apa­go­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.