Re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en dis­mi­nu­ción de la po­bre­za

Las cifras con­fir­man el éxi­to del mo­de­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial chi­leno, lo que de­be ser­vir de an­te­ce­den­te a un aná­li­sis crí­ti­co de las re­for­mas que pre­ten­den lle­var­lo ha­cia un Es­ta­do de bie­nes­tar.

La Tercera - - OPINIÓN -

LA EN­TRE­GA de los re­sul­ta­dos de la En­cues­ta de Ca­rac­te­ri­za­ción So­cio­eco­nó­mi­ca (Ca­sen) han con­fir­ma­do la baja ex­pe­ri­men­ta­da por la po­bre­za en Chile, lo que re­pre­sen­ta un éxi­to de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y so­cia­les apli­ca­das por su­ce­si­vos go­bier­nos, ac­ti­vo que de­be ser va­lo­ra­do y pre­ser­va­do por lo que re­pre­sen­ta pa­ra ca­da una de las per­so­nas que ha lo­gra­do sa­lir de la po­bre­za y me­jo­rar así sus opor­tu­ni­da­des.

La­men­ta­ble­men­te, la en­tre­ga de las cifras ha es­ta­do ro­dea­da nue­va­men­te de po­lé­mi­ca por los cam­bios me­to­do­ló­gi­cos y su for­ma de pre­sen­ta­ción, lo que una vez más de­ja de ma­ni­fies­to cier­ta mez­quin­dad que se apre­cia en la po­lí­ti­ca chi­le­na pa­ra re­co­no­cer los éxi­tos, cual­quie­ra sea el sec­tor que ha­ya con­tri­bui­do a ge­ne­rar­los. Tam­po­co pro­ce­de que uno u otro sec­tor se arro­gue ex­clu­si­va­men­te la au­to­ría de los avan­ces, por­que exis­te un con­ti­nuo en las po­lí­ti­cas al que de­ben ser atri­bui­dos los re­sul­ta­dos.

Si se to­ma la me­to­do­lo­gía tra­di­cio­nal de la Ca­sen, los re­sul­ta­dos en­tre­ga­dos re­ve­lan que la po­bre­za al­can­za a un 7,8% de la po­bla­ción, lo que re­pre­sen­ta un no­ta­ble lo­gro si se con­si­de­ra que en 2006 ese por­cen­ta­je era de 15,1% y, más atrás, de 21,7% en 1998. Lla­ma la aten­ción que el Go­bierno ha­ya mo­di­fi­ca­do re­tro­ac­ti­va­men­te los da­tos en­tre­ga­dos en 2009 y 2011 – re­ba­jan­do la cifras en esos años, lo que tien­de a mi­ni­mi­zar la baja ex­pli­ci­ta­da aho­ra- por­que es pre­fe­ri­ble que, sal­vo erro­res téc­ni­cos in­cues­tio­na­bles y uná­ni­me­men­te com­par­ti­dos, no se ge­ne­re la prác­ti­ca de que ca­da go­bierno de­fi­na cuá­les son las cifras, más allá de lo que se ha­ya di­vul­ga­do ofi­cial­men­te en su opor­tu­ni­dad. Con­vie­ne, ade­más, que la se­rie an­ti­gua se man­ten­ga en el fu­tu­ro pa­ra con­tar con una com­pa­ra­ción his­tó­ri­ca ba­sa­da en la mis­ma me­to­do­lo­gía.

En es­ta opor­tu­ni­dad, ade­más, se en­tre­gó una nue­va es­ta­dís­ti­ca ela­bo­ra­da so­bre la ba­se de las re­co­men­da­cio­nes efec­tua­das por ex­per­tos en 2013 y que, en­tre otros cam­bios, in­clu­ye un ni­vel de in­gre­so más exi­gen­te. Los da­tos que arro­ja es­ta nue­va me­to­do­lo­gía si­túan en 14,4% el por­cen­ta­je de per­so­nas en si­tua­ción de po­bre­za, lo que se com­pa­ra­ría con un 29,1% en el año 2006, lo que re­ve­la la mis­ma ten­den­cia de la en­cues­ta rea­li­za­da con la me­to­do­lo­gía an­ti­gua, pe­ro con ba­ses más ac­tua­li­za­das se­gún los cri­te­rios téc­ni­cos re­co­men­da­dos.

Por pri­me­ra vez se en­tre­gó, ade­más, el re­sul­ta­do de la me­di­ción de la de­no­mi­na­da “po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal”, que a los fac­to­res de in­gre­so agre­ga en su cálcu­lo otros como la vul­ne­ra­bi­li­dad en las áreas de sa­lud, vi­vien­da, tra­ba­jo y se­gu­ri­dad so­cial, de ma­ne­ra de te­ner una vi­sión más pre­ci­sa de la si­tua­ción de las per­so­nas. El dato pa­ra 2013 si­túa en el 20,4% de la po­bla­ción a quie­nes es­tán ba­jo la lí­nea de po­bre­za mu­ti­di­men­sio­nal. Es­ta in­no­va­ción es va­lio­sa y agre­ga un an­te­ce­den­te im­por­tan­te pa­ra las po­lí­ti­cas so­cia­les, y co­rres­pon­de aho­ra en­tre­gar to­dos los an­te­ce­den­tes y da­tos pa­ra que sea eva­lua­da en pro­fun­di­dad a fin de que se con­fir­me téc­ni­ca­men­te su con­sis­ten­cia y con­fia­bi­li­dad téc­ni­ca.

Han sa­li­do vo­ces a re­la­ti­vi­zar el va­lor de es­tos avan­ces, con el ar­gu­men­to de que a pe­sar de ellas se man­tie­nen los ín­di­ces de de­sigual­dad. Ade­más de te­ner un ses­go ideo­ló­gi­co evi­den­te, es­tas crí­ti­cas omi­ten el he­cho que, como lo ha de­mos­tra­do la evi­den­cia téc­ni­ca, esas di­fe­ren­cias se re­du­cen am­plia­men­te cuan­do se mi­den por ca­da ge­ne­ra­ción, don­de los más jó­ve­nes ex­hi­ben di­fe­ren­cias sus­tan­cial­men­te me­no­res da­da su ma­yor ac­ce­so a la educación, lo que con­fir­ma la me­jo­ra en las opor­tu­ni­da­des con las que cuen­ta hoy ca­da chi­leno gra­cias a las po­lí­ti­cas apli­ca­das en ma­te­ria so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.