Hos­pi­ta­les y sa­lud pú­bli­ca

La Tercera - - CORREO - Tri­ni­dad Le­ca­ros C. Jo­sé Ale­jan­dro Montt S. Clau­dia Faún­dez

Se­ñor di­rec­tor: Ca­da año el aran­cel de Fo­na­sa es re­ajus­ta­do en res­pues­ta al in­cre­men­to de los cos­tos de las pres­ta­cio­nes en sa­lud. En 2014, di­cho ajus­te se fi­jó en 1,5%, pre­vien­do un al­za in­fla­cio­na­ria de ese or­den. No obs­tan­te, 2014 cie­rra con una de las ma­yo­res ta­sas de in­fla­ción de los úl­ti­mos años (4,6%) lo que im­pli­ca que, en tér­mi­nos reales, se han asig­na­do me­no­res re­cur­sos a los hos­pi­ta­les fren­te a sus cre­cien­tes ne­ce­si­da­des. Es­to tie­ne im­pac­tos en la com­pe­ti­ti­vi­dad y sos­te­ni­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del sec­tor.

Las trans­fe­ren­cias es­ta­ta­les só­lo cu­bren un 40% de los gas­tos de los hos­pi­ta­les. Con el rea­jus­te del aran­cel pa­ra la red pú­bli­ca por de­ba­jo del in­cre­men­to del IPC, la deu­da hos­pi­ta­la­ria –hoy so­bre los $164 mil mi­llo­nes- se­gui­rá cre­cien­do pro­gre­si­va­men­te.

Pa­ra la mo­da­li­dad de Li­bre Elec­ción, aque­llo re­sul­ta aun más de­li­ca­do, pues el efec­to re­cae di­rec­ta­men­te en los pres­ta­do­res pri­va­dos que atien­den al 45% de los be­ne­fi­cia­rios de Fo­na­sa. Pa­ra mu­chos no se­rá ren­ta­ble con­ti­nuar vin­cu­la­dos al sec­tor pú­bli­co y de­ja­rán de ofre­cer sus ser­vi­cios. Otra al­ter­na­ti­va se­rá su­bir el mon­to del copago que co­bran a los pa­cien­tes aten­di­dos ba­jo di­cha mo­da­li­dad, lo que nue­va­men­te ter­mi­na­rá per­ju­di­can­do a los be­ne­fi­cia­rios de Fo­na­sa, que bus­can ma­yor ca­li­dad fren­te a la de­fi­cien­te sa­lud pú­bli­ca.

El po­der que tie­ne el mi­nis­te­rio de Sa­lud en la fi­ja­ción de pre­cios y re­ajus­tes uni­la­te­ra­les lo úni­co que ha­ce es per­ju­di­car al sis­te­ma pú­bli­co, di­fi­cul­tan­do la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas fi­nan­cie­ras sos­te­ni­bles. Es es­te po­der el que po­drá fi­jar los va­lo­res del Plan de Se­gu­ri­dad So­cial anun­cia­do por la Pre­si­den­ta Ba­che­let, y un sin­nú­me­ro de me­di­das que en po­co con­tri­bui­rán a me­jo­rar el ba­jo ni­vel de pro­vi­sión sa­ni­ta­ria pú­bli­ca ac­tual, y ter­mi­na­rán po­la­ri­zan­do la ca­li­dad de los ser­vi­cios pú­bli­co y pri­va­do. lu­ga­res de tra­ba­jo a os­cu­ras. Men­ción apar­te es la cruel­dad de ver a los ni­ños en­tran­do al co­le­gio y pa­san­do las pri­me­ras ho­ras tam­bién a os­cu­ras con el con­si­guien­te de­te­rio­ro de su ren­di­mien­to. La na­tu­ra­le­za es sa­bia y no hay cam­bio de ho­ra que la pue­da al­te­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.