Re­sul­ta­dos de la Ca­sen

La Tercera - - CORREO - Pau­la Gá­ra­te Pa­me­la Poo

Se­ñor di­rec­tor: Lue­go de in­jus­ti­fi­ca­dos seis me­ses de si­len­cio por par­te del go­bierno, se re­ve­ló la en­cues­ta Ca­sen y el re­sul­ta­do ha si­do con­tun­den­te: el go­bierno de Sebastián Pi­ñe­ra ba­jó la po­bre­za. La Re­gión Me­tro­po­li­ta­na de­be es­tar or­gu­llo­sa de ser una de las que tie­ne me­nos fa­mi­lias po­bres del país. Las cifras no mienten. Al con­cluir el primer go­bierno de Mi­che­lle Ba­che­let la po­bre­za afec­ta­ba al 17,6% de los ho­ga­res de la RM. Lue­go de cua­tro años de ges­tión del ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra, la ci­fra ba­jó a un his­tó­ri­co 9,2%. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ge­ne­ra­ción de em­pleo fue­ron con­se­cuen­cia de las co­rrec­tas po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas apli­ca­das en el go­bierno an­te­rior, no só­lo en el sec­tor ur­bano, sino tam­bién en el San­tia­go ru­ral. Tra­ba­jar por de­rro­tar la po­bre­za no es cues­tión de ha­blar de ella en en­cen­di­dos dis­cur­sos, sino de ge­ne­rar ac­cio­nes con­cre­tas y te­ner res­pon­sa­bi­li­dad en la crea­ción de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y so­cia­les efi­cien­tes.

Que­da mu­cho por ha­cer y de­be­mos con­ti­nuar tra­ba­jan­do pa­ra ba­jar es­tos ín­di­ces, con én­fa­sis en el com­ba­te con­tra la de­sigual­dad y, en el ca­so de San­tia­go, ha­cien­do una dis­tin­ción en­tre las co­mu­nas ur­ba­nas y las ru­ra­les. Pa­ra es­to no exis­ten re­ce­tas má­gi­cas, sino per­se­ve­rar en el di­se­ño y la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que han lle­va­do a nues­tro país a trans­for­mar­se en lí­der de Amé­ri­ca La­ti­na. pa­ra los años se­cos, lo que per­mi­te la sub­sis­ten­cia de mu­chas fa­mi­lias, co­mu­ni­da­des y agri­cul­to­res que de­pen­den de es­te re­cur­so.

No pa­tro­ci­nar un pro­yec­to de ley de gla­cia­res es mi­rar pa­ra el la­do mien­tras se si­gue per­mi­tien­do su des­truc­ción. La­men­ta­ble­men­te, en es­ta ma­te­ria in­ter­vie­nen los mi­nis­te­rios pro­duc­ti v os , que aún no han cal­cu­la­do los cos­tos eco­nó­mi­cos que im­pli­ca­ría su pér­di­da. Cos­tos que nin­gu­na ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va pue­de ni quie­re asu­mir, por lo que han pri­vi­le­gia­do la con­sig­na “pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na”.

La re­la­ción de Ba­che­let con los gla­cia­res tie­ne lar­ga da­ta y ha si­do un ca­mino si­nuo­so con re­sul­ta­dos de­plo­ra­bles. Des­de 2005 se vie­ne com­pro­me­tien­do con un pro­yec­to de ley y ya han pa­sa­do 10 años en los que se han per­di­do mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, acen­tuan­do la ago­nía de nues­tras re­ser­vas de agua dul­ce y arries­gan­do la vida y cuen­cas esen­cia­les de nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.