Isa­pres cu­brie­ron 32 mil em­ba­ra­zos que ter­mi­na­ron en abor­to en sie­te años

Las prin­ci­pa­les cau­sas son la in­via­bi­li­dad fe­tal y ges­ta­cio­nes de al­to ries­go pa­ra la sa­lud de la mu­jer. Aten­cio­nes au­men­ta­ron en el pe­rio­do. In­ten­tos de abor­to fa­lli­dos al­can­zan los 41 ca­sos.

La Tercera - - POLÍTICA - Ig­na­cio Sán­chez Ful­vio Ros­si Oriana Fernández y Ka­ren González

En es­te sen­ti­do, Sil­ber agre­gó: “Creo que aquí hay un flan­co o ventana le­gis­la­ti­va que te­ne­mos que ce­rrar pa­ra que sean los mé­di­cos los que en con­cien­cia de­ci­dan y no sus em­plea­do­res”.

Con to­do, el se­na­dor del PPD y uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, Guido Gi­rar­di, se ma­ni­fes­tó abier­to a es­ta­ble­cer al­gún ti­po de ex­cep­ción con la Red UC.

“En Chile exis­te un só­lo hos­pi­tal que po­dría ser con­ce­bi­do como de la Igle­sia Ca­tó­li­ca y es el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la UC. No creo que sea re­le­van­te el que ha­ya un hos­pi­tal que se pue­da mar­gi­nar”, di­jo Gi­rar­di.

“El es­pa­cio de la Igle­sia hay que res­pe­tar­lo y no creo que ha­ya que en­trar en con­fron­ta­ción con eso. No me im­por­ta­ría que es­ta po­lí­ti­ca tu­vie­ra al­gún cri­te­rio de ex­cep­ción con el hos­pi­tal de la Igle­sia Ca­tó­li­ca”, agre­gó.

En tan­to, el rec­tor Sán­chez ad­vir­tió “in­to­le­ran­cia” en las crí­ti­cas en su con­tra y afir­mó que no plantea una “ob­je­ción ins­ti­tu­cio­nal”, sino que “la UC in­vi­ta a los pro­fe­sio­na­les a tra­ba­jar en ella con cier­tos prin­ci­pios y va­lo­res que son bá­si­cos y co­mu­nes”. En la UC no se ha­rán abor­tos, nues­tros prin­ci­pios y va­lo­res no van a cam­biar por un pro­yec­to de ley”. “El Es­ta­do tie­ne de­re­cho a exi­gir que se cum­pla la ley. Na­die es­tá por so­bre ella; Sán­chez y la clí­ni­ca tam­po­co”. “Hay una ventana que ce­rrar pa­ra que sean los mé­di­cos los que en con­cien­cia de­ci­dan y no sus em­plea­do­res”. Un to­tal de 32 mil ca­sos de mu­je­res que han te­ni­do un em­ba­ra­zo fi­na­li­za­do en un abor­to han si­do cu­bier­tos por las isa­pres en­tre 2008 y 2014. Es­to, se­gún el úl­ti­mo re­por­te de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Sa­lud so­bre egre­sos hos­pi­ta­la­rios (que re­gis­tran las cau­sas y al­tas mé­di­cas). Los ex­per­tos ase­gu­ran que se tra­ta de una ci­fra que re­fle­ja que la in­ter­ven­ción hoy se rea­li­za en la prác­ti­ca, pe­ro que no exis­te una ley que re­gu­le las cau­sas.

El re­por­te plantea que las ra­zo­nes por las que se pro­du­ce el tér­mino de los pro­ce­sos son, en su ma­yo­ría, por “pro­duc­tos anor­ma­les de la con­cep­ción”, “abor­tos es­pon­tá­neos” y cuan­do ocu­rre un “em­ba­ra­zo ec­tó­pi­co” (el fe­to se anida fue­ra del lu­gar ade­cua­do, lo que ge­ne­ra al­to ries­go pa­ra la sa­lud de la mu­jer). Otra de las cau­sas cu­bier­tas por las ase­gu­ra­do­ras en ese pe­río­do fue el de­no­mi­na­do “abor­to mé­di­co”, el que co­rres­pon­de -se­gún la Cla­si­fi­ca­ción Es­ta­dís­ti­ca In­ter­na­cio­nal (CEI) de la Or­ga­ni- mil ca­sos de em­ba­ra­zos ter­mi­na­dos en abor­to se re­gis­tra­ron en 2014, los cua­les fue­ron cu­bier­tos por los pla­nes de isa­pres. Se­gún el sec­tor, la can­ti­dad ha au­men­ta­do en el tiem­po, de­bi­do al cre­ci­mien­to de afi­lia­das en el sis­te­ma. za­ción Mun­dial de la Sa­lu­da una in­te­rrup­ción te­ra­péu­ti­ca.

Las es­ta­dís­ti­cas de Sa­lud, tam­bién cla­si­fi­can el “in­ten­to fa­lli­do de abor­to” rea­li­za­do por la pro­pia mu­jer: hu­bo 41 ca­sos, en­tre 2008 y 2014. El re­gis­tro re­ve­la que au­men­tó la can­ti­dad de ges­ta­cio­nes in­te­rrum­pi­das en el sis­te­ma pri­va­do: en 2008 eran 4.733 ca­sos, en 2014 se lle­gó a 5.064.

El pre­si­den­te de Em­pre­sas Mas­vi­da, Clau­dio San­tan­der, afir­mó que en la prác­ti­ca se en­tre­gan es­tas pres­ta­cio­nes de ma­ne­ra re­gu­lar pro­ce­di­mien­tos se rea­li­za­ron en 2014 por em­ba­ra­zos ec­tó­pi­cos, que pro­vo­ca gra­ves ries­gos en la sa­lud de la mu­jer. en cen­tros de sa­lud. “Siem­pre se ha rea­li­za­do como pro­ce­di­mien­to y es­tá cu­bier­to”. Di­jo que pa­ra efec­tuar es­ta pres­ta­ción, l as ase­gu­ra­do­ras rea­li­zan re­que­ri­mien­tos a re­cin­tos, los que de­ben en­tre­gar el re­sul­ta­do de una biop­sia - aná­li­sis del te­ji­do ex­traí­do- pa­ra de­ter­mi­nar por­qué se pro­du­jo el abor­to de la pa­cien­te. “Es­to se ha­ce con el fin de de­ter­mi­nar que no se in­du­jo el abor­to, pues eso no se cu­bre”, di­jo. Aña­dió que “el pro­yec­to de ley vie­ne a le­ga­li­zar una si­tua­ción” y con la nor­ma “se vuel­ve a lo que su­ce­día en los ‘80, épo­ca en que era le­gal ha­cer es­tos pro­ce­di­mien­tos”. San­tan­der agre­gó que si un mé­di­co prac­ti­ca un abor­to en una clí­ni­ca, “teó­ri­ca­men­te, lo pue­den lle­var a jui­cio, por­que la le­gis­la­ción no lo con­tem­pla”.

Cla­si­fi­ca­cio­nes

El aca­dé­mi­co de la Es­cue­la de Sa­lud Pú­bli­ca de la U. de Chile y fun­da­dor del Cen­tro de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va y Desa­rro­llo del Ado­les­cen­te (Ce­me­ra), Ra­mi­ro Molina, ex­pli­có que “hoy exis­te una dis­pa­ri­dad en­tre la pra­xis mé­di­ca y lo que di­ce la ley, por­que tan­to la red pú­bli­ca como pri­va­da re­gis­tran los egre­sos de abor­to y, se­gún los es­tu­dios que he rea­li­za­do, só­lo las ano­ma­lías en la con­cep­ción, el em­ba­ra­zo ec­tó­pi­co y la mo­la hi­dai­to­for­me (de­ge­ne­ra­ción de la pla­cen­ta) reúnen el 35% de és­tos”. Aña­dió que exis­te una al­ta can­ti­dad de abor­tos “no es­pe­ci­fi­ca­dos”, don­de “se­gu­ra­men­te se cla­si­fi­can las in­te­rrup­cio­nes por in­ter­ven­cio­nes per­so­na­les o por uso de mi­so­trol o mi­so­pos­trol”, fár­ma­cos que pro­vo­can pér­di­das.

Molina afir­mó que si se aprue­ba el pro­yec­to de ley, el au­men­to de in­te­rrup­cio­nes del em­ba­ra­zo no se­rá sig­ni­fi­ca­ti­vo: “No su­birían más allá de en­tre el 2,1% a 3,7% del to­tal de abor­tos re­gis­tra­dos en los egre­sos hos­pi­ta­la­rios” .

Con­sul­ta­do el Mi­nis­te­rio de Sa­lud por las cifras, no se re­fi­rie­ron al te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.