“No va­mos a cam­biar el nom­bre ni el lo­go. Sal­dre­mos ade­lan­te con uni­dad”

Vi­ce­pre­si­den­te UDI RE­LA­CION CON DE­LANO Y LA­VIN

La Tercera - - POLÍTICA -

Cer­cano al ex se­na­dor Jo­vino No­voa y una de las po­cas fi­gu­ras his­tó­ri­cas en la ac­tual me­sa de la UDI, Domingo Ar­tea­ga ana­li­za los desafíos que el par­ti­do en­fren­ta a par­tir del ca­so Pen­ta. Y jun­to con de­fen­der la con­duc­ción de Er­nes­to Silva, plantea re­pa­ros a la ac­tua­ción que han te­ni­do los con­tro­la­do­res del gru­po em­pre­sa­rial. ¿Cuán com­pli­ca­do es­tá el pre­si­den­te de la UDI con es­te ca­so? Le ha to­ca­do en­fren­tar un pe­río­do muy di­fí­cil y por lo mis­mo pien­so que ha si­do muy va­lien­te. Pa­ra él ha­bría si­do muy có­mo­do ha­cer­se a un la­do y de­jar que otros asu­mie­ran la res­pon­sa­bi­li­dad. No lo ha he­cho. Y eso lo ha trans­for­ma­do en un lí­der in­dis­cu­ti­do den­tro de la UDI. No sien­to que ten­ga­mos un pro­ble­ma es­pe­cí­fi­co con la fi­gu­ra de Er­nes­to. ¿No que­dó ex­pues­to tras co­no­cer­se el correo en que Carlos Eu­ge­nio La­vín le con­sul­ta por la tra­mi­ta­ción de la Ley de Isa­pres? Pue­de ha­ber em­pre­sa­rios, gru­pos de po­der que pre­ten­dan in­fluir en la vo­ta­ción de un dipu­tado o un pre­si­den­te de par­ti­do. Pe­ro quie­ro dar tes­ti­mo­nio de que en los mu­chí­si­mos años que lle­vo co­no­cien­do a la UDI, nues­tro dipu­tados y se­na­do­res vo­tan de acuer­do a lo que es­ti­man que es lo me­jor pa­ra Chile. No des­car­to que al­gu­nas ve­ces ha­ya ha­bi­do pro­yec­tos de ley don­de hay em­pre­sa­rios que ten­gan in­te­rés y que se ha­yan vis­to ten­ta­dos de man­dar un correo. Pe­ro eso, un par­la­men­ta­rio no lo pue­de evi­tar. Lo im­por­tan­te es có­mo con­tes­ta y có­mo vo­ta. El ca­so pa­re­ce va­li­dar la im­pre­sión de que los em­pre­sa­rios apo­yan a can­di­da­tos pen­san­do en sus pro­pios in­tere­ses. Es ofen­si­vo pen­sar que por­que un em­pre­sa­rio ha fi­nan­cia­do a un can­di­da­to, va a ga­nar. Nues­tra gen­te es­tá ele­gi­da en de­mo­cra­cia y por la gen­te. De­cir que por­que un se­ñor le po­ne tan­tos mi­llo­nes a un can­di­da- to, ese se­ñor es el due­ño del can­di­da­to y pue­de man­dar­lo, es un des­pro­pó­si­to. Carlos Al­ber­to Dé­lano y Carlos Eu­ge­nio La­vín ter­mi­na­ron com­pro­me­tien­do a va­rias fi­gu­ras del par­ti­do, en­tre ellas Jo­vino No­voa. Las de­cla­ra­cio­nes que he­mos co­no­ci­do de los con­tro­la­do­res del gru­po Pen­ta son bas­tan­te im­pre­sen­ta­bles. Ellos mis­mos han de­cla­ra­do que al­gu­nas de las mo­ti­va­cio­nes pa­ra ac­tuar den­tro de la es­fe­ra eco­nó­mi­ca, son bas­tan­te im­pro­pias de un gru­po eco­nó­mi­co se­rio. Me re­fie­ro es­pe­cial­men­te a es­tos forwards y otras co­sas, que ob­via­men­te no se pue­de es­tar de acuer­do con ellas. ¿Es im­pro­pio que ellos pu­die­sen ejer­cer cier­to po­der en la UDI? Ab­so­lu­ta­men­te im­pro­pio. ¿Y que la UDI lo acep­te? Eso se­ría aún más im­pro­pio. Pe­ro yo le pue­do dar tes­ti­mo­nio de que la UDI no lo acep­ta. ¿Dé­lano y La­vín ter­mi­na­ron sien­do fi­gu­ras per­ju­di­cia­les pa­ra la UDI? A la luz de lo que es­ta­mos vi­vien­do en es­tos cua­tro a cin­co me­ses, por su­pues­to que no ha si­do una re­la­ción muy ven­ta­jo­sa pa­ra la UDI. Pe­ro creo que el pro­ble­ma no es ese. Aquí lo que hay es una tre­men­da zo­na gris res­pec­to del fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, que no que­dó so­lu­cio­na­do des­pués del es­cán­da­lo MOP-Ga­te. Ca­da uno ha te­ni­do que bus­car den­tro de es­ta área gris, la for­ma pa­ra fi­nan­ciar­se. Y no­so­tros te­nía­mos al­gu­nas for­mas irre­gu­la­res, he­mos ofre­ci­do dis­cul­pas por eso. ¿La UDI, como par­ti­do, se fi­nan­cia con apor­tes de Pen­ta? No ten­go in­for­ma­ción de que el hol­ding ha­ya fi­nan­cia­do a la UDI pro­pia­men­te tal. No lo sé. ¿Y có­mo se fi­nan­cia? No lo sé. Pe­ro ten­go la cer­te­za de que va­mos a te­ner que mul­ti­pli­car los apor­tes que mu­chas per­so­nas po­da­mos ha­cer. En la me­di­da que ten­ga­mos un buen nú­me­ro de mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes que se me­tan la mano al bol­si­llo, no va­mos a te­ner nin­gún “A la luz de lo que es­ta­mos vi­vien­do, por su­pues­to que no ha si­do una re­la­ción muy ven­ta­jo­sa pa­ra la UDI” . “Pue­de ha­ber em­pre­sa­rios que pre­ten­dan in­fluir. Pe­ro doy tes­ti­mo­nio de que nues­tros par­la­men­ta­rios vo­tan de acuer­do a lo que es­ti­man me­jor pa­ra Chile”. pro­ble­ma en se­guir fi­nan­cian­do las ac­ti­vi­da­des nor­ma­les del par­ti­do. ¿Cuál es su plan­tea­mien­to pa­ra que la UDI su­pere es­ta cri­sis? Son po­cos los par­ti­dos po­lí­ti­cos que pue­den so­por­tar el ni­vel de em­ba­te que ha so­por­ta­do la UDI en es­te asun­to del fi­nan­cia­mien­to. Otros par­ti­dos se ha­brían que­bra­do an­tes. A mi mo­do de ver, de és­to se sa­le con mu­cha uni­dad in­ter­na, con mu­cha trans­pa­ren­cia, con hu­mil­dad y sa­bien­do re­co­no­cer los erro­res que he­mos co­me­ti­do. ¿Qué opi­na de la al­ter­na­ti­va de una re­fun­da­ción de la UDI, cam­biar de di­rec­ti­va e in­clu­so de nom­bre? Quie­ro sa­lir al pa­so de to­dos los ago­re­ros que nos dan por muer­tos. Hay mu­cha gen­te que di­ce que a la UDI prác­ti­ca­men­te hay que en­te­rrar­la. Pri­me­ro de­cir­les que la UDI no va a cam­biar ni el nom­bre, ni el lo­go, ni se va a rein­ven­tar, ni va a cam­biar sus prin­ci­pios. No­so­tros va­mos a sa­lir de es­to con tra­ba­jo, con uni­dad, de­jan­do de la­do as­pec­tos nues­tros como la so­ber­bia. Ne­ce­si­ta­mos tiem­po. Pe­ro es­ta di­rec­ti­va se com­pro­me­tió a ha­cer cam­bios en la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios. Ha­ce seis me­ses no te­nía pro­ble­mas en sen­tar­me a con­ver­sar res­pec­to de mo­der­ni­zar la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios, pe­ro hoy se­ría com­ple­ta­men­te mal en­ten­di­do. La prio­ri­dad es otra. ¿Su plan­tea­mien­to es sa­lir de la cri­sis afe­rrán­do­se a la raíz de la UDI? Sí. A las raí­ces, las que for­man el tron­co de la UDI. To­da la opo­si­ción se ve en­fren­ta­da hoy a una avalancha de re­for­mas que le es­tán cam­bian­do la ca­ra a Chile, y esa es una de las co­sas que más me due­le: que la UDI no ha si­do ca­paz de te­ner la su­fi­cien­te fuer­za pa­ra com­ba­tir su pro­pio pro­ble­ma, es­te ca­so Pen­ta, y, a la vez, es­tar en­fo­ca­do en co­rre­gir es­tas re­for­mas. Es el mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes. ¿Qué de­ci­sio­nes? Por ejem­plo, se pro­du­jo una dis­cu­sión so­bre la per­ma­nen­cia o no de Iván Mo­rei­ra en la di­rec­ti­va. Pe­ro ese es un te­ma in­con­du­cen­te. La di­rec­ti­va ya es­ta­ble­ció que no íba­mos a san­cio­nar a nin­gún di­ri­gen­te que no ha­ya si­do con­de­na­do. Ex­cep­to Pablo Wag­ner. Creo que el ca­so de Wag­ner es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al res­to y tam­bién lo en­cuen­tro im­pre­sen­ta­ble. ¿Qué opi­nión tie­ne de la in­da­ga­to­ria so­bre Jo­vino No­voa? No soy co­men­ta­ris­ta de los ca­sos, pe­ro me pa­re­ce que su ca­so es el mis­mo de to­dos los po­lí­ti­cos. Se­gún la investigación, el ca­so de No­voa no es igual al del res­to. El ha­bría te­ni­do un me­ca­nis­mo re­cu­rren­te pa­ra fi­nan­ciar a can­di­da­tos del par­ti­do con re­cur­sos de Pen­ta. Des­de el mo­men­to en que de­fi­ni­mos la doc­tri­na al in­te­rior de la UDI, to­dos los ca­sos son igua­les. El ca­so de No­voa es tan pre­sen­ta­ble como el de Mo­rei­ra, el de Ena von Baer o el de cual­quier otro que pue­da, el día de ma­ña­na, ver­se alu­di­do por las de­cla­ra­cio­nes de dos con­tro­la­do­res, cu­yos abo­ga­dos les acon­se­ja­ron sal­var­se como me­jor pu­die­ran. Y en ese con­tex­to, se au­to­in­cul­pa­rán de co­sas muy im­pro­pias. Se ha plan­tea­do que el po­der de No­voa en el par­ti­do tie­ne di­rec­ta re­la­ción con los fon­dos que ma­ne­ja­ba pa­ra fi­nan­ciar a can­di­da­tos. Creo que eso es un in­sul­to gra­tui­to pa­ra él y cual­quie­ra de los co­ro­ne­les. Su­po­ner que la in­fluen­cia de al­guno de ellos, in­clui­da la de Jo­vino, pa­sa con que tu­vie­se una bi­lle­te­ra más o me­nos gran­de, es com­ple­ta­men­te fue­ra de lu­gar. La in­fluen­cia de Jo­vino pro­vie­ne de su ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca, tan­ta como la que han te­ni­do los de­más pre­si­den­tes de la UDI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.