Pa­sean­do en bu­rro por Ca­cha­gua

La Tercera - - NACIONAL -

CIEN­TOS de chu­pe­tes de di­ver­sos co­lo­res de­co­ran las lar­gas ore­jas de “Pa­ya­so”, uno de los bu­rros de Ma­rio To­rres o “el se­ñor de los bu­rros”. Así es como lo lla­man los ni­ños y ni­ñas que to­dos los ve­ra­nos lle­gan a dis­fru­tar de sus va­ca­cio­nes al tra­di­cio­nal bal­nea­rio de Ca­cha­gua, ubi­ca­do a cua­tro ki­ló­me­tros de Za­pa­llar, en la re­gión de Val­pa­raí­so.

“Es­tos chu­pe­tes son par­te de un ri­to”, di­ce en voz baja, an­tes de re­ve­lar su se­cre­to, mien­tras to­ma en bra­zos a una pe­que­ña ve­ci­na del sec­tor y la sien­ta en la mon­tu­ra de “Fran­cis­ca”, otra de sus ani­ma­les. Ma­rio lle­va 43 años re­pi­tien­do esa ru­ti­na, pe­ro dis­fru­ta de la ale­gría de los más pe­que­ños y de la dis­po­si­ción de los pa­dres de se­guir con una tra­di­ción que se ha man­te­ni­do du­ran­te el tiem­po.

Mien­tras aca­ri­cia la ca­be­lle­ra del bu­rro “Ru­per­to”, cuen­ta que “ya son tres ge­ne­ra­cio­nes de tu­ris­tas que vie­nen to­dos los años a mon­tar en los bu­rri­tos. He aten­di­do a ma­má, hi­jas y nie­tas. Acá los pa­pás vie­nen con sus hi­jos a de­jar sus chu­pe­tes y por eso que los bu­rros tie­nen chu­pe­tes en sus ore­jas. Eso es lo más lla­ma­ti­vo pa­ra ellos, por­que los ven como al­go es­pe­cial”. Ca­da uno de los 20 as­nos que hay en la pla­za tie­ne el nom­bre de un ni­ño de Ca­cha­gua. “Es­tá Ma­rio, que tie­ne mi nom­bre, Joa­quín, Jua­ni­to, Fran­cis­ca, Ja­cin­ta (…). Acá to­dos los nom­bres es­tán re­la­cio­na­dos con los ni­ños, quie­nes lle­gan pi­dien­do al bu­rro por su apo­do”, sos­tie­ne. Los re­co­rri­dos duran unos 15 mi­nu­tos y siem­pre son al­re­de­dor de la mis­ma pla­za, la ca­lle Los Eu­ca­lip­tos, Ce­rri­llos y Ave­ni­da del Mar.

A las 20 ho­ras de un día de se­ma­na, si­gue lle­gan­do gen­te al par­que. To­rres jun­to a su hi­ja Fer- nan­da y un ayu­dan­te atien­den a los clien­tes, quie­nes lue­go se re­ti­ran to­man­do las rien­das del ani­mal ele­gi­do por sus hi­jos. “La gen­te se de­ses­pe­ra si no hay bu­rros, in­clu­so he te­ni­do que ir cin­co años se­gui­dos con mis ani­ma­les a Vi­ta­cu­ra, por­que una clien­ta me lo pi­dió (…). Una vez tu­ve que lle­var al ac­tor Omar Sha­rif”, cuen­ta como anéc­do­ta.

El ritual

“!Jua­ni­to!, Ju­lián te vie­ne a en­tre­gar el chu­pe­te y nun­ca más lo va a usar por­que es­tá muy gran­de­ci­to”, le di­ce Ma­rio a uno de sus bu­rros, mien­tras ex­pli­ca el ritual que fas­ci­na a los pa­dres cuan­do quie­ren que sus hi­jos de­jen el bi­be­rón. “Esa es la pri­me­ra par­te del ri­to, des­pués el ni­ño be­sa el chu­pe­te, se lo co­lo­có en la bo­ca al bu­rro lue­go en la ore­ja y le doy un dul­ce al ni­ño”, de­ta­lla.

Fran­cis­ca Un­du­rra­ga con­si­de­ra que “es bue­ní­si­mo que exis­ta la tra­di­ción, por­que a los ni­ños les en­can­ta y así la man­tie­ne vi­va”. Ca­ro­li­na Fuen­za­li­da re­cuer­da que ha­ce 10 años ya es­ta­ban los pa­seos. Por lo mis­mo, con­si­de­ra que “es un pa­no­ra­ma dis­tin­to, por­que los co­nec­ta con la na­tu­ra­le­za, y de­jar los chu­pe­tes lo en­cuen­tro sim­bó­li­co”.

FO­TO: : DEDVI MISSENE

Una ni­ña pa­sea en el lo­mo del bu­rro por la pla­za del bal­nea­rio el 8 de enero. El ani­mal en sus ore­jas tie­nen los chu­pe­tes de­ja­dos por los ni­ños una vez que los de­jan de uti­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.