Ar­gen­ti­nos no creen en te­sis cons­pi­ra­ti­va de Cris­ti­na Fernández

La Tercera - - MUNDO - Carlos Cua­dra­do S.

Con­for­me avan­zan los días, los an­te­ce­den­tes que van sur­gien­do en la investigación pa­ra de­ter­mi­nar las cir­cuns­tan­cias del fa­lle­ci­mien­to del fis­cal Al­ber­to Nis­man –ocu­rri­da el 18 de enero pa­sa­do-, le­jos de con­tri­buir a es­cla­re­cer los mo­ti­vos de su muer­te, ha­cen ca­da vez más com­ple­jo el ca­so.

De acuer­do a la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da ayer por el dia­rio Cla­rín de Ar­gen­ti­na, en el ba­su­re­ro del de­par­ta­men­to don­de re­si­día y fue en­con­tra­do muer­to el fis­cal -ubi­ca­do en la zo­na de Puer­to Ma­de­ro en Bue­nos Ai­res-, se ha­lló do­cu­men­ta­ción que co­rres­pon­de­ría a una pri­me­ra ver­sión de la de­nun­cia que pre­sen­tó el per­se­cu­tor con­tra Cris­ti­na Fernández. En esos pa­pe­les, se­gún con­sig­na el me­dio de pren­sa, Nis­man so­li­ci­ta­ba a los tri­bu­na­les de jus­ti­cia el desafue­ro y de­ten­ción de la man­da­ta­ria Cris­ti­na Fernández, de su can­ci­ller Héctor Ti­mer­man y del de­no­mi­na­do pi­que­te­ro Luis D´Elía por el even­tual en­cu­bri­mien­to de los res­pon­sa­bles del aten­ta­do de la Amia, per­pe­tra­do en 1994.

Se tra­ta de un tex­to par­cial del es­cri­to que pre­sen­tó fi­nal­men­te el fis­cal pa­ra for­ma­li­zar la de­nun­cia de la cau­sa que in­da­ga­ba. Lo lla­ma­ti­vo es que en el do­cu­men­to de­fi­ni­ti­vo que pre­sen­tó an­te la jus­ti­cia y que se dio a co­no­cer el jue­ves pa­sa­do, Nis­man só­lo pi­dió al juez que ci­te a de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria a los in­vo­lu­cra­dos –que in­clu­ye al je­fe de La Cám­po­ra, An­drés La­rro­que-, desechan­do la so­li­ci­tud de de­ten­ción. Ade­más, va­rios pá­rra­fos del mis­mo apa­re­cen ta­cha­dos, por lo cual no es po­si­ble co­no­cer su con­te­ni­do.

Es­te nue­vo an­te­ce­den­te ha le­van­ta­do una se­rie de in­te­rro­gan­tes so­bre cuá­les son los mo­ti­vos que tu­vo el fis­cal pa­ra mo­di­fi­car su de­nun­cia ini­cial y por qué el es­cri­to fi­nal es­tá ra­ya­do en va­rios de sus pá­rra­fos. Se­gún Cla­rín, de es­te do­cu­men­to lla­ma par­ti­cu­lar­men­te la aten­ción la pá­gi­na 287, que se des­ta­ca de las otras fo­jas no só­lo por­que ha­cia el fi­nal es­tá el pe­di­do de in­da­ga­to­ria con­tra Fernández y Ti­mer­man, sino que tam­bién por­que par­te de las ora­cio­nes re­dac­ta­das por el fis­cal en esa ca­ri­lla es­tán ta­cha­das con lí­neas ne­gras que im­pi­den co- no­cer su con­te­ni­do. Se tra­ta pre­ci­sa­men­te de la pri­me­ra par­te del pe­ti­to­rio, en que el per­se­cu­tor enu­me­ra al juez las me­di­das que pi­de pa­ra avan­zar en la investigación.

Los pri­me­ros dos pun­tos del pe­ti­to­rio se pue­den leer com­ple­tos, pe­ro el ter­ce­ro no. Es­te co­mien­za con la fra­se “Se de­cre­te” y el res­to fue ta­pa­do con tin­ta os­cu­ra. El pun­to cua­tro se ini­cia con un “Se pro­ce­da”, pe­ro no es po­si­ble sa­ber cuá­les son las pa­la­bras que si­guen. Mien­tras que el pun­to cin­co es el más ex­ten­so y el más ta­cha­do. Aquel se ini­cia con el pe­di­do de “Se prac­ti­quen”, pe­ro le si­guen 12 lí­neas bo­rra­das. Re­cién en el pun­to ocho se pue­de vol­ver a leer nor­mal­men­te el tex­to. Se tra­ta de la par­te en que Nis­man le so­li­ci­ta al ma­gis­tra­do las de­cla­ra­cio­nes in­da­ga­to­rias de los impu­tados en su de­nun­cia.

La prin­ci­pal in­te­rro­gan­te que sur­ge es si esos pá­rra­fos ta­cha­dos a mano coin­ci­den con la ver­sión en­con­tra­da en el de­par­ta­men­to del fis­cal. Es­te do­cu­men­to se en­cuen­tra aho­ra en cus­to­dia ju­di­cial y fue­ron in­clui­dos en el ex­pe­dien­te de la investigación.

Otro dato re­ve­la­dor

En Ar­gen­ti­na son mu­chos los que pien­san que el fis­cal Nis­man no te­nía mo­ti­vos pa­ra sui­ci­dar­se. Es­ta per­cep­ción pa­re­ce re­for­zar­se con la in­for­ma­ción que pu­bli­có ayer el dia­rio La Na­ción de ese país, en la que se se­ña­la que el fa­lle­ci­do per­se­cu­tor dio ór­de­nes so­bre la cau­sa que in­ves­ti­ga­ba ho­ras an­tes de su muer­te. En la no­ta se in­di­ca que és­te hi­zo una se­rie de so­li­ci­tu­des a su equi­po de tra­ba­jo en los días pre­vios a su de­ce­so. Los prin­ci­pa­les re­que­ri­mien­tos, agre­ga el me­dio de pren­sa, fue­ron pa­ra la se­cre­ta­ria le­tra­da de la fis­ca­lía, So­le­dad Cas­tro, una de las po­cas per­so­nas en las que Nis­man con­fia­ba pa­ra tra­ba­jar, y quien se co­mu­ni­có por úl­ti­ma vez con él la tar­de del sá­ba­do 17 de enero. En esa con­ver­sa­ción el fis­cal le co­mu­ni­có que la iba a ne­ce­si­tar el domingo pa­ra ce­rrar su pre­sen­ta­ción an­te el Con­gre­so. 19 de enero El cuer­po del fis­cal fe­de­ral Al­ber­to Nis­man es en­con­tra­do en su de­par­ta­men­to, un día an­tes de que pre­sen­ta­ra las prue­bas en con­tra de Cris­ti­na Fernández an­te el Con­gre­so. 22 de enero El ase­sor del fis­cal, Die­go La­go­mar­sino, ase­gu­ra que Nis­man le pi­dió un ar­ma por­que le ha­bían re­co­men­da­do que se cui­da­ra. Es el úni­co impu­tado por el ca­so. 26 de enero La Pre­si­den­ta Fernández ha­bla en ca­de­na na­cio­nal so­bre el ca­so y anun­cia la di­so­lu­ción de la Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia. Di­jo que La­go­mar­sino era un ” fe­roz opo­si­tor”. 1 de fe­bre­ro Do­cu­men­to ha­lla­do en vi­vien­da del fis­cal Nis­man re­ve­la que és­te pre­ten­día pe­dir la de­ten­ción de la man­da­ta­ria ar­gen­ti­na. Una en­cues­ta rea­li­za­da por la em­pre­sa Ma­na­ge­ment & Fit, pu­bli­ca­da ayer por el dia­rio Cla­rín, ha­ce reali­dad uno de los prin­ci­pa­les te­mo­res de la Ca­sa Ro­sa­da tras la muer­te del fis­cal Al­ber­to Nis­man: que su fa­lle­ci­mien­to im­pac­te ne­ga­ti­va­men­te la ima­gen de la Pre­si­den­ta Cris­ti­na Fernández y la del ofi­cia­lis­mo, a nue­ve me­ses de que se ce­le­bren los co­mi­cios pre­si­den­cia­les en ese país.

El son­deo te­le­fó­ni­co, que se reali­zó la se­ma­na pa­sa­da a mil per­so­nas de la ca­pi­tal, del Gran Bue­nos Ai­res, y otros diez dis­tri­tos del país, re­ve­la que un 61,6% de los con­sul­ta­dos re­cha­za la te­sis es­bo­za­da por la Pre­si­den­ta Fernández, en cuan­to a que la muer­te del fis­cal es una cons­pi­ra­ción pa­ra per­ju­di­car al go­bierno, mien­tras un 25,5% le cree.

De es­ta for­ma, tie­ne po­ca cre­di­bi­li­dad la es­tra­te­gia uti­li­za­da por la Ca­sa Ro­sa­da pa­ra mo­ri­ge­rar los efec­tos pro­vo­ca­dos por la muer­te del fis­cal. Tan­to así, que un 60,9% de los en­cues­ta­dos opi­na que la muer­te del fis­cal afec­ta mu­cho la ima­gen pre­si­den­cial, mien­tras que un 23,5% di­jo que la per­ju­di­ca en al­go y un 12,4% in­di­có que no la da­ña.

Es­te de­te­rio­ro de la ima­gen pre­si­den­cial va acom­pa­ña­do de un fuer­te re­cha­zo a la ges­tión del go­bierno. Así, un 70% de los en­cues­ta­dos des­apro­bó el rol del Eje­cu­ti­vo y só­lo un 25% se mos­tró a fa­vor. En tan­to, la opo­si­ción tam­po­co sa­le bien eva­lua­da, ya que só­lo un 23,5% va­lo­ra su ac­tua­ción tras la muer­te del fis­cal.

FO­TO: AFP

Cris­ti­na Fernández du­ran­te una reunión en Bue­nos Ai­res con los go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les el 30 de enero pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.