“Los re­li­gio­sos de El Club son per­so­na­jes muy si­nies­tros”

Ac­triz: La in­tér­pre­te ha­bla so­bre la her­ma­na Mó­ni­ca, su per­so­na­je en la pe­lí­cu­la El club, y cuen­ta de­ta­lles del pro­yec­to. La cin­ta de Pablo La­rraín se es­tre­na el lu­nes 9 de fe­bre­ro en el Fes­ti­val de Ci­ne de Berlín, don­de com­pi­te por el Oso de Oro.

La Tercera - - SOCIEDAD - Mar­ce­lo Bus­ta­man­te L. El club? La me­mo­ria del agua?

Los cu­ras per­di­dos can­tan. El can­to es fuen­te de go­ce y un es­ca­pe pa­ra es­tas ove­jas des­ca­rria­das, re­clui­das en una ca­sa ais­la­da pa­ra evi­tar el mar­ti­llo del juez. Por­que es­tos cu­ras son hom­bres y, pa­ra peor, son de­lin­cuen­tes que es­ca­pan de sus res­pon­sa­bi­li­da­des y se evi­tan a sí mis­mos. Hu­yen de un pa­sa­do no re­suel­to. La her­ma­na Mó­ni­ca can­ta con ellos. Ella es­tá a car­go de la ca­sa, los cui­da y los quie­re sin ha­cer jui­cios, no por­que es­té cer­ca­na a la san­ti­dad, sino por­que se re­co­no­ce en ellos.

An­to­nia Ze­gers (1972) in­ter­pre­ta en El club, la nue­va pe­lí­cu­la de Pablo La­rraín, a es­ta mon­ja que tam­bién bus­ca la re­den­ción por co­sas que pre­fie­re man­te­ner en se­cre­to. Ella, que ter­mi­na sien­do un pre­so más en es­ta cár­cel de puer­tas abier­tas, evi­ta ba­rrer su mu­gre y pre­fie­re po­ner una al­fom­bra en­ci­ma pa­ra que no se des­cu­bra. La her­ma­na Mó­ni­ca tam­bién es­tá per­di­da.

“Cui­dar fer­vo­ro­sa­men­te a cin­co hom­bres es una ma­ne­ra muy efi­cien­te de man­te­ner­se al mar­gen de su his­to­ria, de sus re­cuer­dos”, ex­pli­ca Ze­gers al te­lé­fono. “Por eso ella tie­ne un ape­go y un amor muy fer­vo­ro­so por es­ta ca­sa y por es­ta la­bor, que al fi­nal es el amor a eva­dir­se a sí mis­ma”, agre­ga. En El club, sin em­bar­go, esa anes­té­si­ca tran­qui­li­dad de la eva­sión tie­ne los días con­ta­dos.

El pró­xi­mo lu­nes se es­tre­na en el Fes­ti­val de Ci­ne de Berlín la his­to­ria de aque­lla ca­sa y el cu­ra re­cién lle­ga­do que, ator­men­ta­do por los gri­tos acu­sa­do­res de un hom­bre que lo per­si­gue, se ma­ta de un dis­pa­ro. Un in­ves­ti­ga­dor es en­via­do por la Igle­sia, pe­ro la du­da es si lle­ga a bus­car la ver­dad o quie­re en­te­rrar to­do el asun­to.

“Fue una pe­lí­cu­la he­cha en mu­cho me­nos tiem­po (que las an­te­rio­res de La­rraín), así que las ex­pec­ta­ti­vas eran dis­tin­tas, es­ta­ban muy cen­tra­das en el he­cho de ha­cer­la”, cuen­ta Ze­gers. “Que ha­ya que­da­do en Berlín es alu­ci­nan­te, por­que fue “Que ha­ya que­da­do en Berlín es alu­ci­nan­te, por­que es un tra­ba­jo me­dio ex­pe­ri­men­tal, he­cho con po­co tiem­po y con mé­to­dos no co­no­ci­dos por el equi­po”. “Tie­ne al­go de aza­ro­so, (pe­ro) es lo que to­dos que­re­mos. Es una pin­che com­pe­ten­cia y es ri­co ir, ju­gar, que­rer ga­nar y ver qué pa­sa”. “No es una his­to­ria de pe­dó­fi­los (...). Se ins­pi­ra en lo que he­mos ido de­cu­brien­do aho­ra que se es­tá abrien­do la es­pi­ni­lla de la Igle­sia”. un tra­ba­jo me­dio ex­pe­ri­men­tal, he­cho con po­co tiem­po y con mé­to­dos no co­no­ci­dos por el equi­po”.

Fe y azar

Pa­ra que se ali­via­na­ra la car­ga de esa ex­pe­ri­men­ta­ción, Pablo La­rraín con­vo­có a gen­te con la que ya ha­bía co­la­bo­ra­do en sus an­te­rio­res fil­mes: Al­fre­do Cas­tro, Ro­ber­to Fa­rías y la mis­ma Ze­gers. De esa for­ma, tra­ba­jar con un guión en cons­tan­te desa­rro­llo se hi­zo me­nos pe­sa­do. La ac­triz ex­pli­ca que, por el mo­do de tra­ba­jo, tu­vo que es­tar siem­pre aler­ta: “No ibas cal­cu­lan­do to­do, pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer la es­ce­na de tu vida. Al con­tra­rio, lle­ga­bas al set en pe­lo­ta y dis­pues­to a ha­cer lo que hu­bie­ra que ha­cer”. ¿Có­mo son los re­li­gio­sos de Son per­so­na­jes muy si­nies­tros, son cin­co hom­bres que tie­nen pe­ca­dos que po­drían ser juz­ga­dos por la jus­ti­cia or­di­na­ria y es­tán arran­ca­dos, son pró­fu­gos. La re­li­gión es la sal­va­ción (pa­ra ellos) por­que es la po­si­bi­li­dad de es­tar fon­dea­do, en­ton­ces más te va­le amar a Dios en esas con­di­cio­nes por­que sino ten­drías que es­tar de­cla­ran­do en un tri­bu­nal. Es muy tor­ci­da su re­la­ción con Dios, aun­que el ges­to de re­zar y can­tar crea una re­la­ción co­lec­ti­va, les ge­ne­ra go­ce. Los te­mas a los que alu­de la pe­lí­cu­la son bien con­tin­gen­tes: el ca­so Ka­ra­di­ma... No se re­la­cio­na con lo de Ka­ra­di­ma. Ni si­quie­ra se re­la­cio­na con nues­tro con­tex­to na­cio­nal por­que no es una his­to­ria de pe­dó­fi­los. Hay un pe­dó­fi­lo, pe­ro los otros cu­ras co­me­tie­ron otros de­li­tos. La pe­lí­cu­la se ins­pi­ra en lo que he­mos ido de­cu­brien­do aho­ra que se es­tá abrien­do la es­pi­ni­lla de la Igle­sia. Aga­rra he­chos que po­de­mos iden­ti­fi­car, pe­ro lo in­tere­san­te es que se me­te a ob­ser­var es­ta es­truc­tu­ra que es la Igle­sia, que tie­ne mu­cho po­der. In­clu­so el po­der de sal­tar­se a la jus­ti­cia y ge­ne­rar es­tas ca­sas ca­si ofi­cia­les, me­dias fon­dea­das, pe­ro que es­tán: en Ale­ma­nia, en Es­pa­ña hay mi­les. ¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre gra­bar con La­rraín y Ma­tías Bi­ze, con quien us­ted tra­ba­jó en su úl­ti­ma cin­ta, Son muy dis­tin­tos, pe­ro los dos com­par­ten el amor por el tra­ba­jo con los ac­to­res. Con Ma­tías he tra­ba­ja­do des­de Sá­ba­do (2003) y con él, como es más em­ba­la­do con el tea­tro, hay mu­cho en­sa­yo. ¿Es­pe­ra ga­nar en Berlín? Una per­so­na me de­cía que Bird­man era muy bue­na y que se iba a ga­nar to­dos los Oscar. Yo le di­je: se los pue­de ga­nar to­dos a me­nos que lle­gue otra pe­lí­cu­la y le ga­ne (se ríe). Lo que te quie­ro res­pon­der es que ga­nar tie­ne al­go de aza­ro­so. Ob­via­men­te es lo que to­dos que­re­mos, pe­ro se es­ca­pa del con­trol de to­do el mun­do. Es una pin­che com­pe­ten­cia y es ri­co ir, ju­gar, que­rer ga­nar y ver qué pa­sa.

FO­TO: FA­BU­LA

En El club, An­to­nia Ze­gers es una mon­ja cui­da­do­ra de cu­ras en una ca­sa cu­ya tran­qui­li­dad es­tá a pun­to de ser ro­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.