El abor­to y la iz­quier­da

La Tercera - - OPINIÓN - Daniel Man­suy

LA PRE­SI­DEN­TA Mi­che­lle Ba­che­let pre­sen­tó fi­nal­men­te su pro­yec­to que bus­ca le­ga­li­zar el abor­to ba­jo tres con­di­cio­nes: pe­li­gro de vida de la ma­dre, vio­la­ción e in­via­bi­li­dad fe­tal. El pro­yec­to tam­bién pre­vé res­pe­tar la ob­je­ción de con­cien­cia, pe­ro só­lo pa­ra per­so­nas y no pa­ra ins­ti­tu­cio­nes. Por de pron­to, es in­ne­ga­ble que la fun­da­men­ta­ción del pro­yec­to re­sul­ta in­su­fi­cien­te, pues se echa en fal­ta una re­fle­xión más ela­bo­ra­da so­bre una ma­te­ria tan de­li­ca­da.

Por un la­do, es sa­bi­do que el abor­to di­rec­to ya no es re­que­ri­do pa­ra sal­var la vida de la ma­dre, y que la le­gis­la­ción ac­tual re­suel­ve las si­tua­cio­nes lí­mi­te. En se­gui­da, es di­fí­cil com­pren­der por qué un ser hu­mano pro­duc­to de una vio­la­ción ten­dría me­nos dig­ni­dad que otros. Al­guien po­dría ob­je­tar que el pun­to en dis­cu­sión es pre­ci­sa­men­te si hay allí un ser hu­mano o no, pe­ro en ri­gor el pro­yec­to pre­su­po­ne que hay al­go así como una per­so­na, de lo con­tra­rio no ten­dría por qué res­trin­gir­se só­lo a al­gu­nas cau­sa­les. Te­nien­do ese dato a la vis­ta, es­tá de más re­cor­dar cuán pe­li­gro­so es se­lec­cio­nar quié­nes me­re­cen vi­vir: hay allí un evi­den­te ger­men to­ta­li­ta­rio, por más que la idea se vis­ta de ro­pa­jes li­be­ra­les.

Por otro la­do, el con­cep­to de in­via­bi­li­dad en­vuel­ve pro­fun­das di­fi­cul­ta­des cien­tí­fi­cas y fi­lo­só­fi­cas. En efec­to, ¿qué dian­tres pue­de sig­ni­fi­car que un ser hu­mano sea in­via­ble? ¿Quién tie­ne de­re­cho a de­ter­mi­nar eso? ¿Des­de cuán­do un diag­nós­ti­co mé­di­co —fa­li­ble por de­fi­ni­ción— equi­va­le a una con­de­na a muer­te? De­trás de la in­via­bi­li­dad pa­re­ce es­con­der­se al­go bru­tal, por­que la dig­ni­dad hu­ma­na no pue­de res­pe­tar­se a me­dias o cor­tar­se en pe­da­zos. Por úl­ti­mo, al que­rer for­zar a ins­ti­tu­cio­nes a prac­ti­car abor­tos, el Eje­cu­ti­vo abre un flan­co ab­sur­do e in­fan­til que só­lo pue­de traer­le pro­ble­mas. Es per­fec­ta­men­te aten­di­ble, da­do el ca­rác­ter com­ple­jo y sen­si­ble de la dis­cu­sión, que ha­ya es­ta­ble­ci­mien­tos que no quie­ran prac­ti­car abor­tos, y cual­quier so­cie­dad plu­ra­lis­ta de­be­ría ad­mi­tir esa pre­mi­sa.

Con to­do, la pa­ra­do­ja cen­tral tie­ne que ver con el res­pal­do ca­si uná­ni­me de la iz­quier­da chi­le­na al pro­yec­to. En efec­to, el abor­to vie­ne sien­do el úl­ti­mo es­la­bón de un in­di­vi­dua­lis­mo que in­ten­ta eri­gir la au­to­no­mía y los de­re­chos de la mó­na­da como dog­ma sa­cro­san­to, in­clu­so por so­bre la dig­ni­dad del más dé­bil.

En es­ta ló­gi­ca, la de­ci­sión in­di­vi­dual pri­ma siem­pre so­bre cual­quier otro ti­po de bien in­vo­lu­cra­do (y por eso Marx, en La cues­tión ju­día, cri­ti­ca con tan­ta fuer­za la no­ción de de­re­chos in­di­vi­dua­les). Al apo­yar una me­di­da de es­ta na­tu­ra­le­za, la iz­quier­da acep­ta el mis­mo li­be­ra­lis­mo exa­cer­ba­do que di­ce com­ba­tir en otras di­men­sio­nes de la vida so­cial, y ad­mi­te un prin­ci­pio que tie­ne po­co que ver con aque­llo que se su­po­ne son su his­to­ria y sus con­vic­cio­nes, como lo han ad­ver­ti­do ti­pos tan lú­ci­dos como Pier Pao­lo Pa­so­li­ni o Jean-Clau­de Mi­chéa. Si efec­ti­va­men­te la vo­ca­ción ori­gi­na­ria de la iz­quier­da es la pro­tec­ción del dé­bil —es­té don­de es­té—, uno pue­de pre­gun­tar­se si un sec­tor que aprue­ba y pro­mue­ve el abor­to (aun­que fue­ra im­plí­ci­ta­men­te) como so­lu­ción a gra­ví­si­mos pro­ble­mas so­cia­les me­re­ce lle­var ese nom­bre. Si la vo­ca­ción ori­gi­na­ria de es­te sec­tor po­lí­ti­co es la pro­tec­ción del más dé­bil, cues­ta com­pren­der que pro­mue­va el abor­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.