El ca­so del ex es­pía del KGB que com­pli­ca a Pu­tin

Ale­xan­der Lit­vi­nen­ko mu­rió en no­viem­bre de 2006 en Lon­dres, don­de es­ta­ba asi­la­do. El go­bierno bri­tá­ni­co abrió una investigación pú­bli­ca pa­ra es­cla­re­cer los he­chos.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Sa­las

En no­viem­bre de 2006, el ex es­pía del KGB, Ale­xan­der Lit­vi­nen­ko, ago­ni­za­ba en su ca­ma en un hos­pi­tal de Lon­dres. Ha­bía si­do en­ve­ne­na­do con Po­lo­nio 210, que pro­du­ce una muer­te len­ta y do­lo­ro­sa por ra­dia­ción. Aún así, uti­li­zó sus úl­ti­mas fuer­zas pa­ra in­di­car al su­pues­to cul­pa­ble de su inevi­ta­ble muer­te. “Po­drá lo­grar si­len­ciar a un hom­bre, pe­ro el au­lli­do de pro­tes­ta, se­ñor Pu­tin, re­tum­ba­rá en sus oí­dos du­ran­te el res­to de su vida”, ase­gu­ró.

Su muer­te en­frió las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Lon­dres y Moscú y re­ve­ló un jue­go de es­pías que nun­ca tu­vo res­pues­tas. Has­ta aho­ra, ya que ocho años des­pués de su muer­te, el go­bierno de David Ca­me­ron au­to­ri­zó una investigación que co­men­zó el pa­sa­do 27 de enero.

Cuan­do mu­rió, Lit­vi­nen­ko te­nía 43 años. An­tes de lle­gar a Lon­dres, ha­bía si­do un ofi­cial del Ser­vi­cio de Se­gu­ri­dad Fe­de­ral de Ru­sia (FSB), la an­ti­gua KGB. Pe­ro en 2000 via­jó a la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, don­de pi­dió asi­lo po­lí­ti­co pa­ra lue­go con­ver­tir­se en un gran crí­ti­co del Krem­lin, ra­zón por la que hu­yó de su país na­tal.

En 1980, Lit­vi­nen­ko se unió a una uni­dad mi­li­tar del Mi­nis­te­rio del In­te­rior de la Unión So­vié­ti­ca, in­cor­po­rán­do­se a la KGB ocho años des­pués. Su úl­ti­mo je­fe en los 90, fue Vla­di­mir Pu­tin, a quien cul­pó de dis­tin­tos de­li­tos tiem­po des­pués. Ya re­fu­gia­do en Lon­dres, se con­vir­tió en un ciu­da­dano bri­tá­ni­co e in­clu­so, se­gún re­ve­ló su viu­da en una au­dien­cia, tra­ba­ja­ba pa­ra la agen­cia de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca MI6.

Se­gún la ca­de­na BBC, Lit­vi­nen­ko in­ves­ti­ga­ba víncu­los en­tre la ma­fia ru­sa y Es­pa­ña y te­nía pen­san­do via­jar a es­te país con el ex agen­te An­drei Lu­go­voi. En un ho­tel

Ale­xan­der Lit­vi­nen­ko

Ex es­pía ru­so cen­tral de Lon­dres, el 1 de no­viem­bre de 2006, se reunió a to­mar té con Lu­go­voi y Dmi­tri Kov­tun. Esa no­che, Lit­vi­nen­ko pa­só vo­mi­tan­do. Tres días des­pués, fue in­gre­sa­do a un hos­pi­tal, don­de su con­di­ción fue em­peo­ran­do has­ta su muer­te el 23 de no­viem­bre. Su mu­jer de­cla­ró ayer que él no se pu­do en­ve­ne­nar por sí so­lo y que ade­más re­ci­bió ame­na­zas du­ran­te años an­tes de mo­rir. 23 de no­viem­bre de 2006 Mue­re en­ve­ne­na­do, lue­go de in­ge­rir Po­lo­nio 210. 31 de ma­yo de 2007 El es­pía y prin­ci­pal sos­pe­cho­so, An­drei Lu­go­voi nie­ga cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad. Enero de 2014 La es­po­sa de Lit­vi­nen­ko so­li­ci­ta una au­dien­cia pú­bli­ca . 27 de enero de 2015 Co­mien­za investigación ju­di­cial, au­to­ri­za­da por Ca­me­ron.

FO­TO: AFP

Ana­toly Lit­vi­nen­ko, hi­jo del ex agen­te y su ma­dre lle­gan ayer a la Cor­te de Jus­ti­cia de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.