PRO­TA­GO­NIS­TA

La Tercera - - DEPORTES - Sebastián Ro­co

Con un jue­go prag­má­ti­co, a ve­ces, bas­ta pa­ra man­te­ner­se en la par­te al­ta de un cam­peo­na­to de fút­bol. Y Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción ha cum­pli­do de ma­ne­ra per­fec­ta con es­ta po­si­bi­li­dad. Ano­che lo de­mos­tró de ma­ne­ra pal­ma­ria, cuan­do de­rro­tó por 2-1 a Bar­ne­chea, en San Carlos de Apo- quin­do, c o n u n p r i mer tiem­po de buen ni­vel y un se­gun­do de­di­ca­do a so­por­tar el es­té­ril ase­dio de los an­fi­trio­nes.

La apues­ta de Ro­nald Fuen­tes tie­ne po­cas com­ple­ji­da­des y re­cuer­da, en mu­chos sen­ti­dos, al tra­ba­jo que ha rea­li­za­do Emi­li­ano As­tor­ga con Unión La Ca­le­ra, Pa­les­tino y Wan­de­rers. Así, el ex za­gue­ro de Uni­ver­si­dad de Chile plantea a su equi­po con mu­cha pre­cau­ción y pre­fie­re es­pe­rar, con po­co es­pa­cio en­tre sus lí­neas, a que el ri­val de­je jus­ta­men­te va­cíos en su de­fen­sa pa­ra li­qui­dar con con­tra­gol­pe. O bien, como su­ce­dió con Wan­de­rers en el Aper­tu­ra 2014, apro­ve­char al­gún ba­lón de­te­ni­do.

Es­ta, la se­gun­da vía, fue la que sir­vió pa­ra que el Campanil a br i e r a la c uen­ta, cuan­do un ti­ro de es­qui­na ser­vi­do por el uru­gua­yo Die­go Guas­ta­vino fue ca­be­cea­do por Sebastián Ro­co, con una dé­bil opo­si­ción de Jor­ge Man­du­ca. El tan­to, ade­más, se pro­du­jo en el con­tex­to des­cri­to: con Bar­ne­chea gas­tan­do su ener­gía en ata­que inú­ti­les y los pen­quis­tas ape­lan­do a con­tra­gol­pes ve­lo­ces, con Guas­ta­vino, Hans Sa­li­nas Ga­briel Var­gas y Pe­dro Mu­ñoz como ges­to­res prin­ci­pa­les.

El se­gun­do tan­to sur­gió con una ac­ción ur­di­da pre- “Hoy no hi­ci­mos el me­jor par­ti­do. Des­de aho­ra se­rá mu­cho más di­fí­cil. Es una cam­pa­ña im­por­tan­te, pe­ro no he­mos con­se­gui­do na­da”. ci­sa­men­te por Guas­ta­vino y Sa­li­nas, que con­clu­yó con un cen­tro que apro­ve­chó Pe­dro Mu­ñoz de ma­ne­ra fron­tal al ar­co.

Las ilu­sio­nes de los lo­ca­les, sin em­bar­go, re­na­cie­ron gra­cias a un error de Jor­ge Tron­co­so, quien co­me­tió una fal­ta evi­den­te so­bre Ch­ris­tian Martínez. El pe­nal fue eje­cu­ta­do con cer­te­za, de zur­da y a un án­gu­lo, por el la­te­ral Moi­sés Vás­quez, quien ce­le­bró le­van­tan­do su bra­zo de­re­cho con el pu­ño, como im­pul­san­do a s us com­pa­ñe­ros a una igual­dad que, en esos mo­men­tos, ya no pa­re­cía tan le­ja­na.

Cam­bio im­pro­duc­ti­vo

En el se­gun­do tiem­po, el en­cuen­tro de­ca­yó de mo­do no­to­rio, so­bre to­do lue­go de la sa­li­da de Guas­ta­vino y el in­gre­so del ar­gen­tino Mar­ce­lo Agui­rre, con me­no­res ca­pa­ci­da­des que el uru­gua­yo en los mano a mano, aun­que con al­gu­na do­sis de pre­ci­sión en los pa­ses pro­fun­dos. El pro­ble­ma es que es­ta vez tu­vo es­ca­so con­tac­to con el ba­lón, por lo que Pe­dro Mu­ñoz y Var­gas ape­nas con­ta­ron con al­gu­na po­si­bi­li­dad de acer­car­se al ar­co de Man­du­ca.

El pro­ble­ma pa­ra el equi­po del jo­ven Francisco Bo­zán es que ca­re­ce de con­tun­den­cia en el área. Tan­to, que el pe­nal de Moi­sés Vás­quez fue su primer tan­to en el cam­peo­na­to y ano­che no le al­can­zó pa­ra más. Cristian Iva­nobs­ki, por ejem­plo, es mu­cho lo que co­rre, en­ca­ra y pro­po­ne, pe­ro ra­ra vez con­clu­ye bien sus mo­vi­mien­tos. Y así, no hay es­que­ma que fun­cio­ne.

La en­tra­da de Daniel González apor­tó al­go más de cla­ri­dad, pe­ro fue in­su­fi­cien­te pa­ra los huai­co­che­ros, que ven día a día como ex ex­tin­gue su per­ma­nen­cia en Pri­me­ra Di­vi­sión, pues ocu­pan el úl­ti­mo lu­gar en el coe­fi­cien­te de ren­di­mien­to.

En la par­te fi­nal, ade­más, fue el otro Mu­ñoz del Campanil, el ar­que­ro Cristian, quien se en­car­gó de sal­var la cam­pa­ña per­fec­ta de los es­tu­dian­ti­les, quie­nes, con to­da su simpleza a cues­tas, acu­mu­lan el má­xi­mo po­si­ble lue­go de cin­co fe­chas: 15 pun­tos, un re­gis­tro que en­vi­dian otros equi­pos que sí es­tán acos­tum­bra­dos a vi­vir en las al­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.