CREA­DOR DE LA TÉC­NI­CA

La Tercera - - SOCIEDAD - Doug Turn­bull

Cuan­do se plan­teó la po­si­bi­li­dad de que un ni­ño tu­vie­ra en sus ge­nes una mez­cla de ADN de tres per­so­nas, mu­chos pen­sa­ron que so­lo era ciencia fic­ción, pe­ro ayer el par­la­men­to del Reino Uni­do apro­bó una mo­di­fi­ca­ción a la ley de fer­ti­li­za­ción del país, que per­mi­ti­rá que es­ta téc­ni­ca, que po­si­bi­li­ta a un be­bé te­ner tres pa­dres bio­ló­gi­cos, sea usa­da a par­tir de 2016.

El nue­vo pro­ce­di­mien­to de fer­ti­li­za­ción in vi­tro per­mi­te crear ge­né­ti­ca­men­te un em­brión me­dian­te la unión de dos óvu­los (nú­cleo de la ma­dre y ci­to­plas­ma de otra ma­dre do­nan­te) con el es­per­mio del pa­dre, una téc­ni­ca que ya te­nía un re­gla­men­to, crea­do en 2014 tras una con­sul­ta pú­bli­ca en el país, pe­ro que ne­ce­si­ta­ba ser apro­ba­do le­gal­men­te.

Y ayer, la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes apro­bó su uso en el país con 382 vo­tos a fa­vor y 128 en con­tra.

Pe­se a que aún fal­ta el trá­mi­te le­gis­la­ti­vo en la Cá­ma­ra de los Lo­res, to­do in­di­ca que ellos tam­bién apro­ba­rán la en­mien­da a la Ley de Em­brio­lo­gía y Fer­ti­li­za­ción Hu­ma­na de 2008, que le­ga­li­za el uso de es­tá téc­ni­ca y con­vier­te al Reino Uni­do en el primer país en per­mi­tir la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca de em­brio­nes.

El pro­ce­di­mien­to

La for­ma­ción de un ser hu­mano re­quie­re la unión de dos cé­lu­las (un óvu­lo y un es­per­mio), ca­da una con in­for­ma­ción ge­né­ti­ca di­fe­ren­te. Es­tas cé­lu­las es­tán for­ma­das por un nú­cleo y el ci­tos­plas­ma, la es­truc­tu­ra que lo en­vuel­ve. En al­gu­nos ca­sos, las mi­to­con­drias, una es­truc­tu­ra del ci­to­plas­ma del óvu­lo en­car­ga­das de pro­veer de com­bus­ti­ble a es­ta cé­lu­la, pre­sen­ta fa­llas que más tar­de pro­vo­ca­rán la muer­te fe­tal o el na­ci­mien­to de un be­bé con en­fer­me­da­des que pue­den ir des­de una sor­de­ra, has­ta pro­ble­mas he­pá­ti­cos, mus­cu­la­res, ce­re­bra­les o car­día­cos.

Pa­ra evi­tar es­tos pro­ble­mas, el nue­vo pro­ce­di­mien­to, desa­rro­lla­do por Doug Turn­bull, ex­per­to de la U. de New­castle, uti­li­za el nú­cleo del óvu­lo de la ma­dre y el ci­to­plas­ma con mi­to­con­drias sa­nas de una mu­jer do­nan­te. Ese nue­vo óvu­lo re­cién for­ma­do se uni­rá con el es­per­mio del pa­dre. Es de­cir,

Por un pro­ble­ma ge­né­ti­co en el óvu­lo de mu­chas mu­je­res, en los 90 se creó una téc­ni­ca que usa óvu­los

de dos ma­dres. La téc­ni­ca per­mi­te el desa­rro­llo de un be­bé

con el ADN de tres pa­dres (dos ma­dres y un pa­pá), lo que ge­ne­ró

una dis­cu­sión éti­ca. Tras un lar­go de­ba­te en el país, el Par­la­men­to

au­to­ri­zó el uso del pro­ce­di­mien­to a par­tir

del año 2016 . el be­bé que na­ce­rá ten­drá el ma­te­rial ge­né­ti­co de tres pa­dres (dos ma­dres y un pa­pá).

Reac­cio­nes

El pro­ce­di­mien­to ge­ne­ró mu­chas vo­ces crí­ti­cas, es­pe­cial­men­te en sec­to­res li­ga­dos a la igle­sia cris­tia­na en el país, que re­cha­zan es­tá ma­ni­pu­la­ción ge­né­ti­ca del em­brión y se­ña­lan que es el primer pa­so pa­ra crear be­bés de di­se­ño.

“Us­ted no es­tá cu­ran­do a al­guien cuan­do es­tá crean­do a al­guien di­fe­ren­te. Las per­so­nas lo han com­pa­ra­do con las trans­fu­sio­nes de san­gre. Eso es in­co­rrec­to “, di­jo Ja­cob Rees Mogg dipu­tado que vo­tó en con­tra. “No po­de­mos pre­de­cir las im­pli­can­cias de es­to, pe­ro una vez que se au­to­ri­cen es­tos pro­ce­di­mien­tos, no ha­brá un pa­so atrás”, di­jo la dipu­tada con­ser­va­do­ra Fio­na Bru­ce.

Pe­ro David Ca­me­ron, primer mi­nis­tro del Reino Uni­do, se­ña­ló que “en nin­gún ca­so los cien­tí­fi­cos es­tán ju­gan­do a ser Dios. Es más pa­re­ci­do a una do­na­ción de ri­ñón o de pul­món”, agre­gó.

La mi­nis­tra de Sa­lud, Ja­ne Elli­son, in­di­có que se han se­gui­do “to­dos los pa­sos ra­zo­na­bles y ri­gu­ro­sos pa­ra lle­gar a es­te pun­to. Es­te es un pa­so au­daz to­ma­do por el par­la­men­to, pe­ro es un pa­so in­for­ma­do.

Ra­chel Kean (26) fue una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vis­tas que de­fen­die­ron la idea de le­gis­lar. Des­cu­brió que te­nía un his­to- rial fa­mi­liar de mi­to­con­dria de­fec­tuo­sa cuan­do la her­ma­na de su ma­dre mu­rió por es­ta cau­sa. “Es­to ha cam­bia­do nues­tras vi­das”, di­jo, agre­gan­do que su­frió una gran car­ga emo­cio­nal pen­san­do que po­día tras­pa­sar­le ese ries­go a sus fu­tu­ros hi­jos.

Pa­ra Juan En­ri­que Sch­war­ze, je­fe de La­bo­ra­to­rio In Vi­tro de la Uni­dad de Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va de Clí­ni­ca Mon­te­blan­co, la téc­ni­ca es, des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co un “tre­men­do avan­ce” que pue­de ofre­cer al­ter­na­ti­vas a las mu­je­res que desean ser ma­dres y que quie­ren que sus hi­jos lle­ven su ADN.

En Chile, ex­pli­ca Sch­war­ze, las mu­je­res que tie­nen pro­ble­mas en sus mi­to­con­drias pue­den op­tar a la do­na­ción de óvu­lo. Por esa vía, el óvu­lo de una do­nan­te es fer­ti­li­za­do con el es­per­mio de su pa­re­ja y es­te em­brión es im­plan­ta­do en su úte­ro. “Así ellas pue­den te­ner un hi­jo sano aun­que no com­par­ta los ge­nes de la ma­dre. Lo que ha­ce la ma­ter­ni­dad es la crian­za”, di­ce Sch­war­ze.

La téc­ni­ca, agre­ga, no es di­fí­cil y ha si­do pro­ba­da en ani­ma­les, pe­ro a su jui­cio to­da­vía es ex­pe­ri­men­tal y lo se­rá has­ta que se ha­gan es­tu­dios y ha­yan más ca­sos de ni­ños sa­nos que sean se­gui­dos a tra­vés de los años. Re­cién en­ton­ces, se­rá una te­ra­pia re­co­men­da­da pa­ra cier­tos ca­sos. Se es­ti­ma que uno de ca­da 6.500 re­cién na­ci­dos su­fre una en­fer­me­dad mi­to­con­drial. Y en Reino Uni­do, unos cien ni­ños na­cen con es­te pro­ble­ma.

En la dé­ca­da de los 90, en EE.UU., al­gu­nos mé­di­cos usa­ron una téc­ni­ca si­mi­lar que les per­mi­tía agre­gar mi­to­con­drias de una mu­jer do­nan­te a un em­brión. Se es­ti­ma que una vein­te­na de ni­ños na­cie­ron por es­ta vía, pe­ro en 2002 el pro­ce­di­mien­to se prohi­bió por cues­tio­nes éti­cas. “Es una investigación su­ge­ri­da por pa­cien­tes, apo­ya­da por ellos y en pos de ellos. Eso es lo im­por­tan­te”.

FO­TO: AP

RRRa­chel Kean, una de las prin­ci­pa­les ac­ti­vis­ta que de­fen­dió la le­ga­li­za­ción de la téc­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.