La Pre­si­den­ta y el abor­to

La Tercera - - OPINIÓN - Clau­dio Alvarado

AHO­RA QUE co­no­ce­mos el pro­yec­to de ley de abor­to del Eje­cu­ti­vo, va­le la pe­na re­cor­dar la jus­ti­fi­ca­ción ofre­ci­da por la Pre­si­den­ta Ba­che­let cuan­do el 21 de ma­yo pa­sa­do anun­ció que su go­bierno avan­za­ría en es­ta ma­te­ria. En su dis­cur­so an­te el Con­gre­so, y en el con­tex­to de una du­ra crí­ti­ca a los abu­sos con­tra las mu­je­res, la Pre­si­den­ta se­ña­ló: “Pe­rió­di­ca­men­te co­no­ce­mos por las no­ti­cias ca­sos de mu­je­res que se prac­ti­can abor­tos clan­des­ti­nos que po­nen en ries­go sus vi­das, y sin du­da las mar­can con una ex­pe­rien­cia de do­lor y an­gus­tia. Y ha­ce po­co he­mos sa­bi­do de una mu­jer en gra­ví­si­mo es­ta­do. Y ca­da abor­to en el país es una se­ñal de que como so­cie­dad es­ta­mos lle­gan­do tar­de”.

Como pue­de ver­se, la Man­da­ta­ria, más allá de lo equí­vo­co de sus pa­la­bras, nun­ca di­jo que el abor­to fue­ra al­go desea­ble -más bien lo con­tra­rio-, y eso tie­ne sus im­pli­can­cias. Una co­sa es pro­mo­ver el abor­to li­bre, y otra muy dis­tin­ta apro­xi­mar­se al asun­to en los tér­mi­nos en que apa­ren­ta­ba ha­cer­lo Mi­che­lle Ba­che­let. En ri­gor, si de ver­dad el abor­to es con­si­de­ra­do un mal pa­ra el ni­ño, la mu­jer o am­bos, ar­gu­men­tos del ti­po “la mu­jer es due­ña de su cuer­po” y otros si­mi­la­res, sen­ci­lla­men­te no tie­nen ca­bi­da. Si es un te­ma di­fí­cil, es por­que es­tán en jue­go no só­lo una, sino dos vi­das hu­ma­nas. Y por lo mis­mo, si en reali­dad juz­ga­mos crí­ti­ca­men­te el abor­to, hay una so­la al­ter­na­ti­va: ana­li­zar de ma­ne­ra se­ria si exis­ten ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra per­mi­tir­lo en de­ter­mi­na­das hi­pó­te­sis.

Un aná­li­sis de esa ín­do­le obli­ga a ha­cer­se car­go, en­tre otros ele­men­tos, de la evi­den­cia que in­di­ca que el nú­me­ro de abor­tos clan­des­ti­nos es muy in­fe­rior al que ale­gan al­gu­nos ac­ti­vis­tas; de la evi­den­cia, am­plia­men­te ex­ten­di­da y apo­ya­da en el ru­bro mé­di­co, que mues­tra que las ma­dres cu­ya vida co­rre pe­li­gro sí re­ci­ben los tra­ta­mien­tos que re­quie­ren -no es ca­sua­li­dad que Chile sea uno de los paí­ses con me­no­res ta­sas de mor­ta­li­dad ma­ter­na-; de la evi­den­cia, res­pal­da­da por da­tos de Gen­dar­me­ría y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que acre­di­ta que las mu­je­res con­de­na­das por abor­to son con­ta­das con los de­dos de una mano; de la evi­den­cia que po­ne en se­rio en­tre­di­cho la exis­ten­cia de al­go así como la “in­via­bi­li­dad” fe­tal cer­te­ra­men­te diag­nos­ti­ca­da. Sin em­bar­go, no te­ne­mos ni la más re­mo­ta no­ti­cia de un aná­li­sis de esa es­pe­cie por par­te del go­bierno. Pe­ro de lo que sí he­mos sa­bi­do, en cam­bio, es de las mi­nu­tas fil­tra­das del Ser­nam y del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, y tam­bién de las in­fruc­tuo­sas ges­tio­nes de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na pa­ra mo­ri­ge­rar la pro­pues­ta pre­si­den­cial so­bre abor­to. Si a eso agre­ga­mos la po­lé­mi­ca -azu­za­da por el mi­nis­tro del In­te­rior- en­tre el go­bierno y la red de sa­lud de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, ¿có­mo creer que aquí se tra­ta sim­ple­men­te de “des­pe­na­li­zar” cier­tas con­duc­tas?

To­do in­di­ca, por des­gra­cia, que pa­ra Mi­che­lle Ba­che­let y su ga­bi­ne­te, la vida del que se en­cuen­tra en el vien­tre ma­terno no es igual­men­te dig­na -si aca­so lo es- que la vida de un ni­ño na­ci­do o de un adul­to. Pe­ro es­to, si a al­guien com­pli­ca­rá en es­ta dis­cu­sión, es al pro­pio go­bierno: nun­ca es fá­cil ni gra­tui­to es­tar dis­pues­to a ter­mi­nar con la vida de se­res hu­ma­nos pe­que­ños, inocen­tes e in­de­fen­sos. To­do in­di­ca que pa­ra Ba­che­let y su ga­bi­ne­te, la vida del que es­tá por na­cer no es igual­men­te dig­na que la de un ni­ño na­ci­do o de un adul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.