“La De­mo­cra­cia Cris­tia­na tie­ne que ser leal al pro­gra­ma de go­bierno de la Pre­si­den­ta”

Ex mi­nis­tra de Sa­lud so­bre des­pe­na­li­za­ción del abor­to: La ex au­to­ri­dad ana­li­zó el pro­yec­to de ley so­bre in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y se­ña­ló que “la ob­je­ción de con­cien­cia es in­di­vi­dual” y no de las ins­ti­tu­cio­nes. Tam­bién sos­tu­vo que el ac­ce­so a es­ta pres­ta

La Tercera - - NACIONAL - Ka­ren González y Oriana Fernández

A po­co más de un mes de su re­nun­cia, la ex mi­nis­tra de Sa­lud, He­lia Molina, en su ca­sa, ro­dea­da de hi­jos y nie­tos, se re­fi­rió al te­ma que la ale­jó de su car­te­ra el 30 de di­ciem­bre pa­sa­do: el pro­yec­to que des­pe­na­li­za la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo por tres cau­sa­les. En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra hi­zo un lla­ma­do a la Nue­va Ma­yo­ría a apo­yar la ini­cia­ti­va, pues de­fien­de los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos de la mu­jer. ¿Que­dó con­for­me con el pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do? Es ex­ce­len­te. Y no se es­tá pro­mo­vien­do el abor­to, sino que sal­va­guar­da el de­re­cho de la mu­je­res a de­ci­dir. Es­ta nor­ma exis­te en to­das par­tes del mun­do, con la ex­cep­ción de cua­tro paí­ses. Ade­más, reúne la in­for­ma­ción de los pro­yec­tos que sa­lie­ron del Po­der Le­gis­la­ti­vo y se cum­ple con una pro­me­sa de cam­pa­ña de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. El en­vío de la ini­cia­ti­va abre un cam­po de dis­cu­sión. Hay opo­si­ción en cier­tos le­gis­la­do­res de la DC, sien­do de la Nue­va Ma­yo­ría ¿Se po­drá apro­bar una ley con ese re­cha­zo? El mun­do es di­ver­so y no me gus­ta de­cir que al­gu­nos as­pec­tos de la sa­lud pú­bli­ca son va­ló­ri­cos o an­ti­va­ló­ri­cos. Aquí he­mos uni­do una po­lí­ti­ca de sa­lud pú­bli­ca con una de res­pe­to a los de­re­chos de las mu­je­res. He­mos he­cho com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les don­de las tres cau­sa­les es­tán con­tem­pla­das y las Na­cio­nes Uni­das rea­li­za­ron ob­ser­va­cio­nes por es­te in­cum­pli­mien­to de Chile. Acá hay pos­tu­ras re­li­gio­sas res­pe­ta­bles e in­di­vi­dua­les que son le­gí­ti­mas. Pe­ro es­ta ley re­quie­re una ba­se de con­sen­so que es­tá da­da por la ciu­da­da­nía que vo­tó por el plan de go­bierno y la DC siem­pre apo­yó el pro­gra­ma en to­dos sus com­po­nen­tes. La DC dio li­ber­tad a sus par­la­men­ta­rios pa­ra vo­tar ¿Po­dría eso afec­tar el pro­yec­to? La De­mo­cra­cia Cris­tia­na tie­ne que ser leal al pro­gra­ma de go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let. To­dos los par­ti­dos es­ta­ban re­pre­sen­ta­dos en el plan de go­bierno, por lo que hu­bo tiem­po pa­ra po­der cam­biar co­sas. La DC tie­ne en­ten­der que se go­bier­na pa­ra to­dos: ca­tó­li­cos, ju­díos o ag­nós­ti­cos. ¿Qué pien­sa de la pos­tu­ra del rec­tor de la UC y de la “ob­je­ción de con­cien­cia” ins­ti­tu­cio­nal. La ob­je­ción de con­cien­cia de­be ser in­di­vi­dual. Es di­fí­cil no en­ten­der que la UC y la clí­ni­ca de la U. Los An­des, que per­te­ne­cen a la Igle­sia, no ten­gan una po­si­ción. La dis­cu­sión se abre aho­ra y apun­ta­rá a có­mo re­sol­ver­lo. En lo per­so­nal, pien­so que es­to no se tra­ta de per­se­guir a las ins­ti­tu­cio­nes. Si hay una ley de la Re­pú­bli­ca de­be apli­car­se, in­de­pen­dien­te­men­te de la ins­ti­tu­ción. Us­ted tra­ba­jó en la UC, don­de los mé­di­cos fir­man una de­cla­ra­ción de prin­ci­pios ¿Us­ted lo hi­zo? Nun­ca. Es­tu­ve 30 años en la UC, y nun­ca me sen­tí juz­ga­da por mis ideas po­lí­ti­cas o cre­do. En cuan­to a su re­nun­cia, ¿Cuál es su eva­lua­ción de lo ocu­rri­do a un “La De­mo­cra­cia Cris­tia­na tie­ne en­ten­der que se go­bier­na pa­ra to­dos: ca­tó­li­cos, ju­díos o ag­nós­ti­cos”. “Po­dría ha­ber di­cho en ‘al­gu­nas clí­ni­cas’. Pe­ro no, ti­ré una fra­se que ge­ne­ra­li­za y es muy pe­yo­ra­ti­va: ‘cui­cas’. Ahí es don­de la em­ba­rré”. mes de de­jar su pues­to? Plan­teé mi pos­tu­ra y eso ge­ne­ró po­pu­la­ri­dad en las re­des so­cia­les por­que es po­co fre­cuen­te. Es­ta de­be ser una dis­cu­sión sa­na (...) Y re­afir­mo lo que di­je. Tras re­nun­ciar hay un due­lo des­pués de ser mi­nis­tra. La pres­ta­ción abor­to es­tá co­di­fi­ca­da en las isa­pres ¿eso re­afir­ma su fra­se? Po­dría ha­ber di­cho en ‘al­gu­nas clí­ni­cas’ o en ‘clí­ni­cas de al­to cos­to’. Pe­ro no, ti­ré una fra­se que ge­ne­ra­li­za y es muy pe­yo­ra­ti­va: ‘cui­cas’. Ahí es don­de la em­ba­rré (...) Lo que qui­se de­cir es que la ley era muy im­por­tan­te por un te­ma equi­dad. Pa­ra la gen­te que no tie­ne re­cur­sos es fun­da­men­tal, por­que sino, no po­seen nin­gu­na po­si­bi­li­dad de to­mar una de­ci­sión, que es un de­re­cho de la mu­jer. ¿Se arre­pien­te de ha­ber di­cho esa fra­se de esa for­ma? Me arre­pien­to de ha­ber­la di­cho como la di­je (’clí­ni­cas cui­cas’). Creo que fui des­cui­da­da y eso tie­ne un cos­to.

Co­ber­tu­ra gra­tui­ta

Cuan­do par­ti­ci­pó en el di­se­ño del pro­yec­to ¿Se la ju­gó por al­gún pun­to? Por las tres cau­sa­les, por pro­to­co­li­zar y de­fi­nir muy bien las co­sas. Qué se va a con­si­de­rar un fe­to in­via­ble, ries­go de vida de la ma­dre, los ries­gos si­co­so­cia­les y fí­si­cos. Una ni­ña de 14 años tie­ne ries­go de te­ner pro­ble­mas con el em­ba­ra­zo y cuan­do hay una ley, de­be que­dar sú­per cla­ro pa­ra que no ha­ya equí­vo­cos. ¿Cree que el Es­ta­do de­be cu­brir es­ta pres­ta­ción? Sí, ab­so­lu­ta­men­te. En Fo­na­sa (el se­gu­ro pú­bli­co) de­be­ría ser sin copago. En isa­pres, ten­dría que ser par­te de la co­ber­tu­ra de un plan ba­se de sa­lud. Un pun­to con­tro­ver­ti­do es in­cluir a las me­no­res de 14 años. ¿A esa edad pue­den dis­cer­nir? Es que los ni­ños y ado­les­cen­tes tie­nen de­re­chos. Si se tra­ta de que­rer o no un hi­jo, yo creo que sí. Pe­ro an­tes de los 14 años tie­ne que ser con el con­sen­ti­mien­to de los pa­dres. Hu­bo crí­ti­cas por po­ner el de­ber de con­fi­den­cia­li­dad por so­bre el de de­nun­cia. In­clu­so, al­gu­nos sec­to­res han in­di­ca­do que es­to po­dría dar pie pa­ra to­da cla­se de abor­to. ¿Cree que pue­de ser así? Pa­ra na­da. Si a us­ted le lle­ga una per­so­na con pér­di­da y uno sos­pe­cha que ha to­ma­do al­gu­na dro­ga, no me pa­re­ce que de­bie­ra ha­cer una de­nun­cia por­que sos­pe­cho de al­go. Ahí pri­ma la con­fi­den­cia­li­dad de la pa­cien­te. ¿Le pa­re­ce que la mi­nis­tra Car­men Cas­ti­llo po­drá de­fen­der el pro­yec­to? Ella no tie­ne mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca. Tie­ne to­da la for­ta­le­za, el co­no­ci­mien­to, el con­ven­ci­mien­to, un tre­men­do ca­rác­ter y va a ha­cer un buen tra­ba­jo. Y se­gu­ro que no va a me­ter la pa­ta como yo (…) Que no ten­ga par­ti­do pue­de eso en al­gún mo­men­to trans­for­mar­se en for­ta­le­za o de­bi­li­dad se­gún como tra­ba­je. Ha si­do res­pe­tuo­sa con los equi­pos de tra­ba­jo que ha­bían y eso per­mi­te dar­le una con­ti­nui­dad a lo que se ve­nía ha­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.