Bom­bar­deos so­bre edi­fi­cios de Do­netsk

La Tercera - - MUNDO -

Una mu­jer de­ses­pe­ra­da en De­bal­tse­ve ha­bla con el ca­nal ucra­niano Hro­mads­ke, des­pués de que su de­par­ta­men­to fue al­can­za­do por el bom­bar­deo. “No hay dón­de ir. Te­ne­mos dos ni­ños y no po­de­mos eva­cuar­lo. So­mos los úl­ti­mos que que­da­mos”, di­ce, mien­tras se es­cu­chan más bom­bar­deos a los le­jos.

“To­da­vía te­ne­mos tra­ba­jo aquí. Por fa­vor, fir­men cual­quier ofer­ta de paz ¡Ya no po­de­mos se­guir vi­vien­do así! De­bal­tse­ve ha si­do ro­dea­da du­ran­te seis me­ses, no te­ne­mos elec­tri­ci­dad, gas o agua. Por fa­vor, ayú­den­nos”, aña­de.

Una gran car­pa se ins­ta­ló cer­ca de la es­ta­ción de tre­nes de Sla­viansk, con el fin de ser­vir como re­fu­gio en el frío.

Una mu­jer l l a ma­da Ol e n a , acom­pa­ña­da de una ado­les­cen­te, mi­ra ha­cia aden­tro: es­tá va­cía y se de­cep­cio­na por­que no se pue­den que­dar ahí. “Vi­vía­mos en Yasy­nu­va­ta (en las afue­ras de Do­netsk). Nues­tro de­par­ta­men­to fue des­trui­do: los ata­ques

Pe­se a los lla­ma­dos de al­to el fue­go de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y de dis­tin­tos lí­de­res mun­dia­les, la vio­len­cia en el es­te de Ucra­nia es­tá fue­ra de con­trol. Ayer, en­tre cua­tro y 10 ci­vi­les mu­rie­ron por un bom­bar­deo que al­can­zó un hos­pi­tal, un jar­dín de in­fan­til y una clí­ni­ca den­tal en Do­netsk, se­gún in­for­mó la fis­ca­lía lo­cal, que atri­bu­yó el ata­que a los pro­rru­sos. Sin em­bar­go, los se­pa­ra­tis­tas se­ña­la­ron que los res­pon­sa­bles del bom­bar­deo ha­bían si­do las fuer­zas ucra­nia­nas, y di­je­ron que ha­bía cua­tro ci­vi­les muer­tos. Mien­tras, en la lo­ca­li­dad De­bal­tse­ve, en la re­gión de Do­netsk, con­ti­nua­ban las eva­cua­cio­nes de ci­vi­les, de­bi­do al re­cru­de­ci­mien­to del con­flic­to ( ver no­ta prin­ci­pal). En tan­to, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, John Kerry, tie­ne pre­vis­to vi­si­tar hoy Kiev, en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre so­bre si Was­hing­ton su­mi­nis­tra­rá ar­mas al go­bierno ucra­niano. jus­to ca­ye­ron arri­ba de don­de vi­vía­mos, es­tá­ba­mos en el quin­to pi­so, aho­ra no te­ne­mos te­cho”, cuen­ta.

“Nos fui­mos has­ta don­de mi sue­gra en el dis­tri­to de Yasy­nu­vat y aho­ra hay en­fren­ta­mien­tos ahí tam­bién. No po­de­mos vi­vir ahí. He­mos es­ta­do vi­vien­do en Sla­viansk por una se­ma­na, con nues­tros fa­mi­lia­res. Una pie­za de un hos­tal cues­ta en­tre 500 y 600 griv­na y ten­go un hi­jo de tres me­ses ¿Có­mo po­de­mos vi­vir en un hos­tal?”, se pre­gun­ta. A los re­fu­gia­dos que no quie­ren via­jar en tren fi­nal­men­te se les ofre­ce re­fu­gio en Sv­ya­tohirsk, pe­ro se es­tá lle­nan­do ahí tam­bién. Y na­die sa­be cuán­tos más lle­ga­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.